SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Orugas

Por A.D.A.M. -

Definición

Las orugas son las larvas (formas inmaduras) de las mariposas y las mariposas de la luz (palomillas). Existen muchos millares de tipos, con una enorme variedad de colores y tamaños. Su apariencia es similar a la de un gusano y están cubiertas de pequeños vellos. La mayoría de las orugas son inofensivas, pero algunas pueden causar reacciones alérgicas, especialmente si los ojos, la piel o los pulmones entran en contacto con los vellos, o si se los come.

Este artículo es sólo para fines informativos. NO lo utilice para tratar o manejar síntomas relacionados con una exposición a orugas. Si usted o alguien con quien se encuentre quedaron expuestos, debe llamar al número local de emergencias (como 911 en los Estados Unidos) o al Centro Nacional de Toxicología (National Poison Control Center) a la línea 1-800-222-1222.

Síntomas

A continuación se encuentran síntomas de una exposición a vellos de oruga en diferentes partes del cuerpo.

Ojos

  • Dolor
  • Enrojecimiento
  • Aumento de las lágrimas

Estómago e intestinos

  • Babeo
  • Irritación en boca y garganta
  • Vómito si se ha ingerido la oruga o sus vellos

Sistema nervioso

  • Dolor de cabeza

Aparato respiratorio

  • Tos
  • Inflamación de las membranas de la nariz
  • Dificultad para respirar
  • Sibilancias

Piel

  • Ampollas
  • Ronchas
  • Picazón
  • Erupción
  • Enrojecimiento

En todo el cuerpo

  • Dolor
  • Reacción alérgica grave (anafilaxia, si bien es rara)
  • Hinchazón

Cuidados en el hogar

Retire los vellos irritantes de la oruga. Si la oruga estuvo en su piel, pegue cinta adhesiva (como cintas plateada o cinta para enmascarar) en el lugar en el que se encuentren los vellos y luego arránquela. Repita el proceso hasta retirar todos los vellos. Aplique loción de calamina en la zona afectada y luego hielo. Coloque el hielo (envuelto en un paño limpio) en la zona afectada por 10 minutos y luego retírelo y deje descansar la zona por 10 minutos. Repita el proceso. Si el paciente tiene problemas del flujo sanguíneo, disminuya el tiempo de aplicación de hielo para evitar posibles daños a la piel.

Si la oruga entró en contacto con sus ojos, lávelos cuanto antes con abundante agua y luego busque ayuda médica.

Consiga atención médica si usted inhaló vellos de la oruga.

Antes de llamar a emergencias

Tenga esta información a la mano:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Tipo de oruga, si es posible
  • Hora del incidente

Centro de Toxicología

Se puede llamar al Centro Nacional de Toxicología (National Poison Control Center) al 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita nacional le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. No tiene que ser necesariamente una emergencia; puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de urgencias

Lleve la oruga con usted al hospital, de ser posible. Asegúrese de que esté en un recipiente seguro.

El proveedor de atención médica medirá y vigilará sus signos vitales, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Se dará tratamiento para los síntomas. Usted puede recibir:

  • Exámenes de sangre y orina
  • Soporte respiratorio, incluso oxígeno
  • Examen ocular y gotas anestésicas para los ojos
  • Enjuague de los ojos con agua o solución salina
  • Medicinas para controlar el dolor, la picazón y las reacciones alérgicas
  • Examen de piel para quitar todos los vellos de la oruga

En caso de reacciones más serias, pueden ser necesarios líquidos por vía intravenosa (líquidos aplicados a través de una vena), radiografías y ECG (electrocardiograma o rastreo cardíaco).

Expectativas (pronóstico)

Cuanto más rápido reciba ayuda médica, más pronto se aliviarán los síntomas. La mayoría de las personas no presenta problemas duraderos a raíz de exposición a orugas.

Referencias

Erickson, TB, Márquez A, Jr. Arthropod envenomation and parasitism. In: Auerbach PS, ed. Wilderness Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2011:chap 50.

James WD, Berger TG, Elston DM. Parasitic infestations, stings, and bites. In: James WD, Berger TG, Elston DM, eds. Andrews' Diseases of the Skin: Clinical Dermatology. 12th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 20.

Steen CJ, Schwartz RA. Arthropod bites and stings. In: Wolff K, Goldsmith LA, Katz SI, et al., eds. Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine. 7th ed. New York, NY: McGraw-Hill; 2008:chap 210.