SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Embarazadas pueden vacunarse contra la gripe H1N1

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -

Un segundo estudio informa un ligero incremento en el síndrome de Guillain-Barré después de la vacuna

Nuevos estudios muestran que la vacuna contra la gripe H1N1, aunque se creó a toda prisa en respuesta a la amenaza de pandemia que suponía el virus H1N1, es segura, incluso para las mujeres embarazadas y sus bebés.

Un estudio danés en el que participaron más de 53,000 mujeres embarazadas, el 13 por ciento de las cuales recibió la vacuna H1N1, no encontró un incremento en el riesgo de defectos congénitos importantes o problemas del embarazo.

"Comparamos la vacuna con las mujeres embarazadas no vacunadas con relación a una serie de eventos adversos: defectos congénitos importantes, nacimientos prematuros y problemas de desarrollo fetal. Ninguno de estos eventos adversos fue más frecuente entre las mujeres embarazadas vacunadas contra la gripe H1N1. Concluimos que las mujeres embarazadas vacunadas contra la gripe H1N1 no están en mayor riesgo de estos eventos adversos", señaló el doctor Anders Hviid, investigador principal del Statens Serum Institut, en Copenhague.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 11 de julio de la revista Journal of the American Medical Association.

El primer caso de influenza H1N1 se diagnosticó en los Estados Unidos en abril de 2009. Esta nueva gripe fue declarada como gripe pandémica a mediados de junio de 2009. Para mediados de octubre, las autoridades de salud ya habían creado y fabricado la vacuna contra la gripe H1N1 en cantidad suficiente como para comenzar a inmunizar a las personas en mayor riesgo de complicaciones y muerte por la gripe H1N1. Para diciembre de 2009 la vacuna ya estaba ampliamente disponible.

Las mujeres embarazadas estaban entre los grupos de alta prioridad, pero los datos de seguridad acerca de los posibles efectos sobre el feto eran limitados. Sin embargo, los riesgos de contraer la gripe H1N1 durante el embarazo fueron considerados como más graves, y los beneficios de la vacuna parecían pesar más que cualquier riesgo potencial. Más de 2.4 millones de mujeres estadounidenses se vacunaron contra la gripe H1N1, de acuerdo con el estudio.

En el presente estudio, no se detectó ninguna diferencia en el peso al nacer entre los bebés de las madres que recibieron la vacuna contra la gripe H1N1 durante el embarazo ni tampoco un aumento evidente de malformaciones congénitas importantes en los bebés hasta un año, señalaron los autores.

Hviid apuntó que aunque este estudio se añade a la literatura sobre la seguridad de las vacunas contra la influenza en el embarazo, no es una evaluación completa de las vacunas en el embarazo. "No podemos recomendar cursos específicos de acción en base a sólo nuestro estudio. Sin embargo, nuestros resultados son ciertamente tranquilizantes para las mujeres embarazadas y los profesionales médicos", apuntó Hviid.

Además, aunque los datos sobre vacunación en el primer y segundo trimestre proporcionan "pruebas sólidas de seguridad", los autores señalaron que los hallazgos sobre la vacunación en el primer trimestre se consideran preliminares y necesitan confirmarse.

El John Treanor, director de la división de enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Nueva York, señaló: "Esto no es más que un poco de información sobre la seguridad de las vacunas durante el embarazo. En aquel momento habían muchas preocupaciones sobre los efectos secundarios potenciales, pero no lo observamos". Agregó, "Una de las cosas que debemos mejorar es lograr que la gente tenga acceso a la vacuna con suficiente antelación. En los Estados Unidos no tuvimos la vacuna lista hasta la segunda ola de la pandemia".

Otro estudio que aparece en la misma edición de la revista encontró que aunque el riesgo de síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico que provoca debilidad y pérdida de reflejos, se incrementó ligeramente después de la vacunación contra la gripe H1N1, el riesgo fue de aproximadamente dos casos por un millón de dosis.

Cuando la vacuna contra la gripe H1N1 estaba en desarrollo hubo mucha preocupación debido al número inusualmente alto de casos de síndrome de Guillain-Barré entre 1976 y 1977 después de la administración de la vacuna contra la gripe porcina. Desde entonces, no ha habido un riesgo significativo relacionado con el síndrome de Guillain-Barré y la vacuna contra la gripe estacional.

Entre octubre de 2009 y marzo de 2010 en Quebec, Canadá, 4.4 millones de personas recibieron la nueva vacuna contra la gripe H1N1. Durante este tiempo, 83 personas de toda la población desarrollaron el síndrome de Guillain-Barré. 25 de los cuales habían sido vacunados contra la gripe H1N1 en las últimas ocho semanas, y 19 de los 25 habían sido vacunados en las últimas cuatro semanas. Eso se tradujo en un riesgo de casi dos casos de síndrome de Guillain-Barré por cada millón de dosis de la vacuna. El riesgo sólo se observó en personas mayores de 50, de acuerdo con el estudio.

"En Quebec, la gripe A (H1N1) de 2009 se relacionó con un pequeño riesgo, pero significativo, del [síndrome de Guillain-Barré] Es probable que los beneficios de la inmunización superen los riesgos", escribieron los autores del estudio el Dr. Philippe De Wals de la Universidad Laval, en Quebec, y colegas.

Treanor señaló que es casi imposible saber a ciencia cierta si la vacuna causó los nuevos casos de síndrome de Guillain-Barré, aunque hizo énfasis en que el riesgo individual es "muy, muy pequeño".

Más información

Para más información sobre la gripe y la vacuna contra la gripe estacional, visite los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?