SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La verdad sobre el tratamiento del dolor en las articulaciones

Por Consumer Reports -
La verdad sobre el tratamiento del dolor en las articulaciones
CRÉDITO: CONSUMER REPORTS

Medicamentos. Suplementos. Inyecciones. Cirugía. Qué es lo mejor para ti y cómo tomar decisiones seguras.

Una vida de desgaste en las caderas y las rodillas hace que el dolor articular sea casi inevitable. Uno de cada dos adultos con el tiempo presentará molestias en las rodillas a causa de la artrosis, una afección caracterizada por una pérdida gradual del cartílago que protege los extremos de los huesos. Uno de cada cuatro presentará dolor de cadera debido a este padecimiento.

Otra cosa que es inevitable es la búsqueda de alivio para estas molestias. Las tiendas están repletas de medicamentos y suplementos de venta libre que, de acuerdo con los fabricantes, ofrecen alivio. 

Los médicos a menudo recomiendan inyecciones de esteroides ente otras y los hospitales promocionan los beneficios de la cirugía de reemplazo de articulaciones. Muchas de estas medidas pueden ayudar, pero algunas no lo hacen. Algunas personas se precipitan eligiendo soluciones quirúrgicas cuando una solución más simple resolvería el problema, mientras que otras soportan el dolor y la discapacidad por mucho más tiempo del necesario. Esta es una guía para aliviar las incomodidades de forma segura:

Para el dolor leve: medicamentos de venta libre (OTC – Over the counter)

Cuándo considerar usarlos: Cualquier persona que presenta dolor articular debe comenzar con actividades de bajo impacto como caminar y nadar, combinadas con ejercicios para estirar y fortalecer las piernas. Sin embargo, probablemente también necesitarás un analgésico. Considera primero el paracetamol (Tylenol y genéricos). Cuando se toma en la dosis recomendada, es más seguro que otros analgésicos de venta libre como el ibuprofeno (Advil o genéricos) y el naproxeno (Aleve y genéricos). Guarda esos medicamentos, que alivian el dolor y reducen la inflamación, para cuando se intensifiquen los síntomas. 

Otra opción: Las cremas de venta libre contienen capsaicina o salicilato de metilo. Ambos estimulan los nervios cerca de la articulación, lo que crea una sensación que te distrae del dolor.

Medidas para mantenerte seguro: El uso prolongado de paracetamol puede dañar el hígado y el uso frecuente de antiinflamatorios puede provocar sangrado estomacal e incrementar el riesgo de hipertensión arterial, ataques cardíacos y ataques cerebrales. Las personas que beben mucho alcohol o las que tienen enfermedades hepáticas deben evitar el paracetamol; quienes padecen cardiopatías deben usar antiinflamatorios con moderación.

Para dolor prolongado: Inyecciones

Cuándo considerar usarlas: Si tienes dolor o discapacidad a pesar de tomar medicamentos de venta libre, pregunta a tu médico sobre las inyecciones de esteroides (que alivian la inflamación) o de ácido hialurónico (que lubrican la articulación).

Medidas para mantenerte seguro: El ácido hialurónico solo proporciona un alivio leve, de acuerdo con una revisión del New England Journal of Medicine de 2015, y hasta 3 por ciento de las personas que reciben las inyecciones presentan efectos secundarios como un empeoramiento en la inflamación de la rodilla. Así que utilízalas únicamente si no ves mejorías con otras opciones, pero no estás listo para una cirugía.
Para dolor intenso: cirugía de la articulación

Cuándo considerarla: Aproximadamente un millón de estadounidenses se someten a un reemplazo de rodilla o de cadera cada año y la mayoría considera que ayuda mucho. Aun así, ambas son cirugías significativas que, al igual que todas las operaciones, conllevan riesgos de complicaciones serias y recuperaciones que pueden tomar meses. Así que asegúrate de haber probado otras soluciones, de entender los riesgos y la recuperación necesaria y de elegir cuidadosamente a tu cirujano y el hospital donde se llevará a cabo.

Medidas para mantenerte seguro: Busca un cirujano que practique al menos 50 de estas cirugías al año, y de preferencia 100. Pregunta por sus tasas de complicaciones e infección e investiga un poco. Estas son dos opciones: La herramienta de cirujanos de ProPublica (projects.propublica.org/surgeons) y healthgrades.com. Los suscriptores a nuestro sitio web pueden comparar las tasas de complicaciones de los hospitales tras cirugías de cadera y rodilla y las tasas de infecciones consultando ConsumerReports.org/hospitalratings.

Ten cuidado con los suplementos

A pesar de su popularidad, hay poca evidencia de que los suplementos de glucosamina y condroitina alivien el dolor a causa de la artritis o mejoren la función de las articulaciones. Es por eso que el Colegio Estadounidense de Reumatología recomienda que las personas no los tomen. Además, los suplementos no se regulan con el mismo cuidado que los medicamentos, así que no puedes estar seguro de que lo hay en el frasco es lo que indica la etiqueta. 

Si de cualquier forma deseas probarlo, suspéndelos luego de algunos meses si no te sientes mejor. Evítalos del todo si tomas el anticoagulante warfarina (Coumadin y genéricos) porque los suplementos pueden intensificar el efecto de ese medicamento.

¿QUIERES SABER MÁS?

Obtén información sobre la seguridad de las articulaciones artificiales visitando Safe Patient Project.org.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?