SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Qué serías capaz de hacer para educar a tu hijo?

Por -
¿Qué serías capaz de hacer para educar a tu hijo?

Todos sabemos que la adolescencia es una etapa de rebeldía y reafirmación de la personalidad. Cansados de lidiar con esto, algunos padres implementan estrategias extremas para detener y desanimar a los jóvenes a hacer cosas como tatuarse o usar mini shorts. Hasta el presidente lo hizo.

Tal es el caso del padre de una adolescente del estado de Utah, cansado de pelear con su hija para que deje de usar mini shorts ajustados, quiso enseñarla a su hija una lección que ella ni muchos jamás olvidarán.

Y decidió subirlo a internet para darle una lección a su hija y una idea a todos los padres desesperados que no saben qué hacer para que sus hijos adolescentes les hagan caso y les presten atención a lo que dicen. 

Así fue como Scott Mackintosh públicamente modeló su propia versión de los shorts, muy similares a los de su hija y se convirtió en una especie de héroe para muchos. 

"Lo hice con la esperanza de que mi hija pudiera darse cuenta del inmenso amor que le tengo y de todo lo que vale...Ahora que muchos lo han visto, espero que las jóvenes de todos lados entiendan el inmenso valor que poseen. No me importa lucir como un idiota todos los días si logro que llegue el mensaje", dijo Mackintosh a la prensa.

Una estrategia presidencial

Pero Macintosh no es el único que tuvo esa idea. El mismísimo presidente de Estados Unidos señaló en una entrevista aparecida el pasado abril en la cadena de televisión NBC, que si sus hijas se hacían un tatuaje él y la primera dama Michelle Obama, mostrarán sus respectivos tatuajes por el portal de reproducción de videos You Tube.

El presidente recalcó que esta estrategia familiar tiene como objetivo de desestimar la rebeldía característica de los adolescentes.  Y al parecer, hasta ahora le ha funcionado.

Conoce la nueva ley de Seguros de Salud propuesta por el presidente Obama

¿Cómo surgió la idea?

Ante la negativa de su hija Myley a cambiarse el mini short para la cena, Mackintosh fue en busca de sus jeans y los convirtió en pantalones cortos y así vestido fue a cenar y a jugar mini golf.

En lugar de comenzar una batalla interminable, Mackintosh implementó esta novedosa estrategia.

"Cada uno tiene sus valores, pero en nuestra familia no permitimos las polleras cortas ni el uso de mini shorts, incluso las camisetas sin mangas, salvo que estén practicando deportes en la playa...me pueden decir que estoy pasado de moda pero soy un firme creyente que como nos vestimos da un mensaje sobre quienes somos", explicó Mackintosh, padre de siete, en el blog de su esposa Becky.

Myley al principio no se percató del "modelito" de su padre, pero después se negó a bajar del auto con él.

Según palabras de su padre, Myley se viste un poco más recatada desde ese día.

La rebeldía y la adolescencia

La adolescencia es una etapa en donde impera la rebeldía y el negativisimo, es decir, hacer siempre lo contrario a lo que los padres dicen o esperan por el sólo hecho de reafirmarse y establecer su propia identidad más allá de los padres de la infancia, explican los expertos.

Todo lo que en otras etapas puede ser considerado anormal, en la adolescencia puede ser una etapa normal y esperable, sobre todo lo referente a desafíos a la autoridad y puesta de límites.

No es novedad y varios estudios dan cuenta que la violencia trae violencia, y por lo tanto, castigar físicamente a nuestros hijos puede generarles conductas de agresión y depresión. Sin embargo, un nuevo estudio dice que gritarles traería las mismas consecuencias.

De acuerdo con un informe recientemente publicado sobre las conclusiones de un estudio de la Universidad de Pittsburgh y la Universidad de Michigan  toda la calidez y contención de los padres no son suficientes para neutralizar el efecto negativo que puede tener en los chicos palabras como "vago o "estúpido".

Los límites imprescindibles

Sin embargo, es importante poner límites y dar el ejemplo es una forma de hacerlo. Si le gritas a tu hijo adolescente, de alguna forma estás enseñándole indirectamente que gritar es una opción válida en caso de desacuerdo, en vez de enseñarle negociar o debatir. En vez de gritar, intenta enseñarle a tu hijo a discutir de forma tranquila. Los gritos alejarán más a su adolescente y hará más difícil aún el diálogo

Recuerda mostrarle sus aciertos. Así como cuando hace algo incorrecto, te aseguras de hacérselo saber, cuando tu hijo llega a casa en horario o cumple con sus tareas, debe ser reconocido también. Dar el ejemplo. 

Si van a establecer normas, puedes permitir que participe tu hijo adolescente cuando se fijen normas nuevas, como una forma de enseñarle el arte de la negociación y además al haber participado, se sentirá más comprometido a cumplirlas.

Tratar de ser siempre justos y demostrarles que somos seres humanos intentando hacer las cosas lo mejor posible.

Ser consistentes y firmes es parte de la función de los padres. Poder sostener un límite le enseña a tu hijo que debe respetarte y que debe dejar de insistir porque no logrará cambiar las reglas impuestas. Si cedes, tu hijo adolescente asumirá que así será siempre, lo cual puede resultar agotador.

Ser fiel a tus principios es importante. Todos tenemos nuestros propios valores y somos distintos. Muchas veces tu hijo te confrontará con el hecho de que el resto de los padres dan permisos que tú no. Dile que cada uno decide cuáles son las normas de su casa y recuerda que es parte de la adolescencia cuestionar a los padres y sus normas.

Señales de alerta

Además de lo que se da dentro de un contexto normal de esta etapa de la vida, hay muchos niños y adolescentes que manifiestan problemas de conducta a los que es necesario darles cierto seguimiento porque pueden representar un trastorno mental.

Los niños con trastorno de conducta tienden a ser impulsivos, difíciles de controlar y despreocupados por los sentimientos de los demás.

Según datos de la Biblioteca Nacional de Medicina, los síntomas de atención y necesidad de consulta con un profesional  pueden abarcar:

  • Romper las reglas sin razón aparente.
  • Comportamiento cruel o agresivo hacia personas y animales (por ejemplo, intimidar, pelear, usar armas peligrosas, forzar la actividad sexual y robar).
  • Ausentismo escolar (inasistencia, comenzando antes de los 13 años).
  • Consumo excesivo de alcohol y/o de drogas psicoactivas.
  • Iniciar incendios de manera deliberada.
  • Mentir para conseguir un favor o evitar cosas que tiene que hacer.
  • Escaparse.
  • Vandalismo o destrucción de la propiedad.

Estos niños a menudo no hacen ningún esfuerzo por ocultar su comportamiento agresivo y pueden tener dificultad para hacer amigos verdaderos.

Es difícil saber realmente qué tan frecuente son estos trastornos, debido a que muchas de las cualidades necesarias para hacer el diagnóstico, tales como "actitud desafiante" y la "desobediencia de las reglas", pueden ser difíciles de definir. 

Para realizar un diagnóstico preciso, el comportamiento tiene que ser mucho más extremo que una simple rebeldía de adolescente.

Más información

Los hijos problema de los famosos

Cómo hablar de sexo con tus hijos

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?