SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Psicología de la nueva Barbie humana

Por -
Psicología de la nueva Barbie humana
CRÉDITO: FACEBOOK

Sus proporciones corporales y sus rasgos faciales dan la impresión de estar mirando a una muñeca gigante. Y eso es lo que quiere ser: la nueva Barbie humana. Dice que no tiene ni una cirugía ni retoques en sus fotos. Se llama Lolita Richi (foto, arriba), tiene 16 años y es ucraniana. ¿Qué hay detrás de esta obsesión por parecerse a la popular muñeca?

Desde que las muñecas Barbies salieron al mercado hace ya más de 50 años, las jóvenes de todo el mundo quieren parecerse a ellas. Pero hay un grupo que ha hecho de esto la razón de sus vidas. Y algunas ni siquieran son mayores de edad. Tal es el caso de Lolita Richi, una ucraniana de 16 años que asegura ser la única Barbie humana natural. 

Sus pechos son exuberantes, sus piernas largas, su cintura mínima y su mirada plástica. Si bien asegura y reasegura que jamás se ha sometido a una cirugía y que en sus fotos no hay retoques, hay médicos que opinan que sus medidas son desproporcionadas y las consideran "virtualmente imposibles" de lograr sin bisturí, tal como lo expresó el Dr. Anthony Youn, cirujano plástico de Michigan.

¿Qué hay detrás de esta obsesión?

Cuidar nuestro cuerpo y estar interesados en nuestra apariencia es algo natural. Sin embargo, hay personas que pasan demasiado tiempo frente al espejo y parecen no conformarse con lo que ven. 

La forma en la que nos sentimos respecto a nuestra apariencia es parte de la imagen que tenemos de nuestro cuerpo y de nosotros mismos. Hay quienes no están conformes con esta imagen, ya sea por cuestiones reales o imaginarias y esta disconformidad extrema se presenta sobre todo en adolescentes, que atraviesan una etapa signada por cambios corporales, explican los expertos del portal de educación para adolescentes sin fines de lucro teens.org.

Es posible que estas mujeres que emulan el modelo Barbie y luchan por lograr un cuerpo exagerado y desproporcionado, sufran de un trastorno que se conoce como Trastorno Dismórfico Corporal en inglés body dysmorphic disorder (BDD), dicen los expertos. 

Las personas con BDD viven en preocupación importante y fuera de lo normal y se obsesionan con algo que perciben como un defecto corporal, ya sea real o imaginario. Para estas personas, la preocupación sobre su apariencia puede ser extrema al punto de sentirse obsesionados. 

El trastorno puede desarrollarse en torno a uno o varios defectos y este trastorno puede crearle síntomas de angustia y ansiedad que pueden terminar afectándolos en su desempeño social y laboral. 

Si una persona enfoca su atención en imperfecciones imaginarias o pequeñas de su apariencia a tal punto que no puede dejar de pensar en eso, y está constantemente preocupada y enojada por esos defectos, es probable que sufra de BDD.

"Cuando una persona que sufre de BDD se mira al espejo, no ve lo que todos miramos sino algo diferente", explica Youn al ser consultado por el caso Lolita Richi y agrega que en esta joven, el cambio de apariencia y la transformación extrema es una forma de revertir y negar aquello que tanto le disgusta de sí misma.

La fealdad imaginaria

Así como las personas con trastornos de la alimentación se enfocan en su peso, las personas con BDD se obsesionan con un aspecto de su apariencia. 

Este trastorno se conoce también como "fealdad imaginaria" porque los temas sobre la apariencia que obsesionan a la persona suelen ser tan pequeños que las otras personas no los ven o perciben como tal.

Además de las obsesiones, el trastorno BDD también incluye comportamientos compulsivos y evitar ciertas actividades. Y en estas compulsiones se encuentra el maquillar e intentar corregir una y otra vez aquello que no luce como ellos desearían. Estos actos actúan como alivio para la ansiedad que les produce su imagen y son la forma que encuentran para escapar de los sentimientos negativos que esto le ocasiona.

Evitar actividades también es parte del trastorno BDD, ya que la persona que lo sufre puede quedarse en su casa para evitar ser vista por otros.

Las alteraciones drásticas de la Barbie humana puede ser consideradas una variante extrema de esta enfermedad. De su obsesión por parecerse al icono de belleza mundial e irreal como es una Barbie puede desprenderse una profunda disconformidad por su apariencia.

“Creo que todas las mujeres deben ser bien cuidadosas y mantenerse impecables. Yo quería ser mi propia inspiración. Si una chica no tiene ojos hermosos entonces debe usar lentes de contacto para solucionar el problema. Si tienen una nariz torcida, entonces deben hacer algo al respecto, sea con cirugía plástica o no”, dijo en una entrevista la joven que usa ropa interior talle 32 F.

Pero esta actitud ha despertado numerosas críticas, incluso en los comentarios que aparecen en su propia página de Facebook. "Sólo porque tú tienes la autoestima baja no significa que todos la tenemos. Luces como plástico y apuesto a que sientes como un plástico también", dice en una de sus fotos.

“La gente hace comentarios buenos y malos sobre mí. Los que no me gustan los bloqueo y listo”, agregó la joven, quien asegura que se siente apoyada por su madre y que piensa estudiar psicología una vez que termine la escuela secundaria.

Más información

Gastó 100 mil en cirugías para parecerse a Ken

Hicieron una Barbie con medidas reales

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?