SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Masacre en Washington, DC: ¿Y ahora qué?

Por -
Masacre en Washington, DC: ¿Y ahora qué?
CRÉDITO: THINKSTOCK

Una tragedia como la que acabamos de vivir en la capital del país deja un vacío inmenso en la sociedad. Sin embargo, los verdaderos protagonistas son los que ahora deben regresar a sus trabajos, y enfrentarse a las sillas vacías de los compañeros muertos. ¿Cómo superar ese gran desafio y atravesar un dolor que parecerá interminable?

El estrés que deja un trauma

Después de sufrir un hecho traumático como el ocurrido en la base naval de Washington, DC, el 16 de septiembre, que dejó un saldo de 13 muertos y varios heridos, los testigos y aquéllos que perdieron a sus seres queridos se vuelven más vulnerables psíquicamente.

Se denomina estrés post-traumático al trastorno de ansiedad ocasionado por un hecho de mucho impacto, la persona experimenta un estado de ansiedad importante, que la deja en cierta forma incapacitada para funcionar como antes y que la hace tener pensamientos recurrentes, vivir al borde del llanto permanente y recordar una y otra vez la tragedia vivida, explica el Instituto Nacional de Salud Mental.

En Estados Unidos, nada menos que 7.7 millones de personas adultas sufren de estrés post-traumático y existe también una gran cantidad de niños que lo padecen.

Cómo detectarlo

Los síntomas el estrés post-traumático pueden surgir a los dos días hasta un mes después del acontecimiento.

Para saber si un ser querido o si tú estás sufriendo este problema, debes tener en cuenta que las personas que sufren de estrés post-traumático tienen entre otras cosas:

  • Problemas para dormir
  • Irritabilidad y cambios drásticos de humor
  • Hipersensibilidad a los sonidos cotidianos
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Problemas de adaptación
  • Abuso de alcohol y drogas
  • Sentimientos de culpa por haber sobrevivido
  • Reacciones violentas y desproporcionadas
  • Tendencia a evadir lugares y personas que puedan recordarle el acontecimiento vivido.

Si estos síntomas duran más de un mes, es importante consultar a un profesional de la salud mental.

Pedir ayuda no significa que estás loco o que eres débil sino justamente que tienes la valentía de enfrentar tus problemas. 

Un reciente estudio asegura que entre los soldados que volvieron de Irak, sólo el 40% de los que sufrían síntomas de traumas de guerra estuvieron dispuestos a pedir ayuda. El resto prefirió "arreglárselas" solo por miedo a quedar con antecedentes psiquiátricos y perjudicar sus carreras.

Todos podemos hacerlo

Aunque a algunos parece costarle más y a otros menos, todos los seres humanos tenemos la capacidad de superar cualquier situación y salir adelante, incluso fortalecidos. Muchas veces este proceso se hace en forma solitaria y otra reforzando el sentido de comunidad, y apoyándose en personas que han atravesado situaciones similares.

Los especialistas en salud mental suelen utilizar una palabra que proviene del griego y proviene de la física, "resiliencia", para definir la capacidad de las personas de recomponer su estructura y reconstruirse psíquicamente después de un episodio de gran impacto.

Esta capacidad de salir adelante es “un músculo mental que todos tenemos”, según la descripción de la Sociedad Americana de Psicología. 

Podemos tener esta capacidad más o menos desarrollada, pero lo importante es saber que es algo con lo que todos contamos. 

En este caso, cuando se trata de una tragedia compartida, la familia extendida, los miembros de la comunidad, vecinos y amigos ocupan un lugar muy importante en el proceso de sanación de las personas.

El sufrimiento es una parte inevitable de toda tragedia y hasta una etapa necesaria para poder asimilarla. Salir adelante no significa no sufrir sino no quedar estancados en el dolor emocional.

Recursos a la mano para volver al ruedo

Para poder lidiar con el estrés y volver a trabajar la Asociación Americana de Psicología (APA) te recomienda tomarte un descanso de las noticias. 

Apaga la televisión y la radio ya que si bien es importante mantenerse informado, es fundamental cortar con esa repetición de imágenes y hechos que reavivan la tragedia y muchas veces impide el aislamiento natural de estas situaciones de inmenso dolor.

  • Si debes volver a trabajar inmediatamente, apóyate en tu familia, amigos, vecinos, el contacto incluso con otros familiares de las víctimas u otros damnificados te puede ayudar en el proceso de superación.
  • Pide ayuda. Existen organizaciones que ayudan a sobrevivientes de tragedias de diferentes formas. 
  • Acepta que hay cosas que pasan y que no puedes controlar e intenta poner orden y seguir adelante con aquellas que sí puedes controlar y manejar como ir a trabajar o cocinar. Piensa en tus seres queridos que te rodean, en lo que deseas para ellos, en tus objetivos en la vida.
  • Descansa. Come. Respeta tu cuerpo y sus necesidades. Una alimentación balanceada, el dormir lo suficiente, el ejercicio, el aire libre, ayudan a despejar malos pensamientos y reducen la ansiedad.

Si estos recursos no resultan suficientes un profesional de la salud mental puede ayudar en ese caso para poder desarrollar una estrategia de salir adelante.

Tipos de tratamiento

Si bien no existe el tratamiento perfecto y definitivo, hay varias alternativas disponibles para las personas que atraviesan un cuadro de estrés post traumático.

Entre los tratamientos que se utilizan para este tipo de afeccciones están:

Psicoterapia: en la cual un profesional entrenado a través de la charla ayuda a la persona a elaborar el trauma. La psicoterapia puede ir acompañada de la administración de algunos medicamentos.

Antidepresivos y ansiolíticos: son medicamentos que ayudan a calmar los síntomas de ansiedad y depresión. Funcionan muy bien para problemas y momentos específicos y sobre todo cuando están acompañados de una psicoterapia.

Tratamiento cognitivo: es un tipo de terapia que se basa en intentar cambiar la conexión entre pensamientos y sentimientos que tiene la persona. Por ejemplo en el caso de un soldado que disparó su arma y se siente culpable, la terapia cognitiva lo ayudaría a entender que disparar era su única alternativa y que no debería sentir culpa por ello.

Terapia de exposición: a través de revivir imágenes y escenas traumáticas la persona empieza a elaborar los sentimientos y por ejemplo, a sentir menos miedo o angustia a través de la exposición repetida. Se trabaja con el relato repetido de la tragedia.

Insensibilización: se trabaja paso a paso con el acercamiento a la situación traumática. La persona va de a poco trabajando cada elemento y secuencia hasta acercarse a la zona o momento de mayor sensibilidad.

Tratamiento de grupo: en esta terapia se reúnen varias personas que comparten sus vivencias y relatan situaciones estresantes por las que han pasado, con el objetivo de mitigar el dolor y elaborar el trauma a través de escuchar experiencias ajenas y elaborar en conjunto estrategias para afrontar los problemas y elaborar el duelo.

¿Necesitas un seguro de salud?

Bajo la normativa de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act o ACA en inglés), el 1 de octubre se lanza el nuevo mercado de seguros de salud por internet, en donde aquéllos que no tienen cobertura, o quieran cambiarla, podrán adquirir un seguro accesible y a la medida de sus necesidades médicas.

La prevención es uno de los ejes fuertes de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio. Por eso, hay una amplia gama de exámenes preventivos a los que podrás acceder de manera gratuita o a un costo moderado. Conoce más de estas opciones en el Centro de Seguros Médicos.

Un buen terapeuta

  • Respeta tus opioniones
  • No censura ni critica
  • Escucha y te anima a hablar de tus sentimientos
  • No te debe presionar si hay algo de lo que prefieres no hablar

Más información

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?