SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Líderes: saludable es mejor que inteligente

Por -
Líderes: saludable es mejor que inteligente
CRÉDITO: THINKSTOCK

Sabemos que a las personas atractivas las cosas parecen irle mejor, pero ¿cómo funciona la percepción de una persona? ¿Qué es lo que llama la atención en el otro y lo hace verlo confiable o atractivo?  Un nuevo estudio realizado en Holanda, asegura que la gente prefiere líderes que luzcan saludables más que inteligentes.

"Una coloración facial saludable, a consecuencia de la dieta, parece ser muy importante cuando se trata de percibir a un líder", explicó el autor del estudio Brian Spisak, quien es profesor del Departamento de Organización y Management de la Universidad de Amsterdam. 

El estudio incluyó el análisis de la conducta de unos 148 individuos a los que les mostraron una serie de fotos de rostros masculinos, y les pidieron que elijan el próximo CEO o director ejecutivo de empresas.

Las fotos que les mostraban eran del mismo hombre, de las cuales tenían que elegir una. Las fotografías fueron alteradas de tal manera que una estaba modificada hacia un look más saludable y otra hacia un look más intelectual.

En general, los participantes eligieron los rostros que lucían más saludables que los más inteligentes casi un 70% de las veces, describieron los expertos en el estudio publicado en la última edición de la revista Frontiers in Human Neuroscience.

"Lo que podemos demostrar aquí es que a los aspirantes a líderes les conviene apuntar a un estilo saludable, lo cual parece explicar por qué los políticos y ejecutivos invierten tanto esfuerzo y dinero en su apariencia", dijo Spisak en un comunicado de prensa.

"Si quieres ser elegido para una posición de liderzgo, lucir saludable parece rendir mejor en más contextos que el lucir inteligente", agregó.

¿A los lindos les es más fácil?

No hay mucho secreto en esto: en el mundo de hoy les va mejor a los que lucen mejor. A toda edad, la gente más atractiva es juzgada en forma más favorable, tratada mejor.

A la gente linda las cosas les son más fáciles. Y esto se ve con los maestros, quienes ven a sus alumnos más atractivos incluso como más inteligentes, los jueces tienden a verlos como menos culpables, en general reciben más paga por su trabajo e incluso las madres son más afectivas con los bebés más hermosos, dice un informe publicado en la página de la Asociación de Psicología Científica (conocida por las siglas en inglés, APS). 

Hay muchos factores que afectan la forma en que se percibe la atracción personal, la forma de vestirse, la forma de caminar, el estatus social y económico, la raza y la forma del cuerpo. Sin embargo, lo primero que vemos en una persona es su cara. Es decir, es la cara la que activa el detector de belleza en el cerebro del otro.

Si bien la belleza es atravesada por cuestiones culturales, existe cierto acuerdo universal sobre lo que se considera atractivo y esto puede comprobarse desde la infancia, dicen los expertos.

Por otra parte, nuestro rostro está moldeado por nuestras hormonas y en ese sentido, estamos programados para apreciar indicadores del otro género, es decir de masculinidad y de femineidad, según sea nuestro objeto de deseo sexual.  

SIn embargo, la belleza es injusta ya que no todos nacen con esos genes, dice el informe y agrega que el maquillaje, el dormir bien, y otra vez, el lucir saludable son cosas que están en nuestras manos y nos hacen ver mucho más atractivos.  Y la gente más atractiva tiene más chances de que el otro se interese por cuestiones más internas que tienen más que ver con la persona. "Es como la tapa de un libro, si te resulta atractiva es más probable que leas el libro", dicen los investigadores de la Universidad British Columbia.

Otro de los factores que la asociación de psicólogos aseguran que se ha probado que genera atracción es el pensamiento y la actitud positiva. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?