SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El miedo: el peor de todos los virus

Por -
El miedo: el peor de todos los virus
CRÉDITO: THINKSTOCK

Mientras el doctor Kent Brantly, quien se infectó con el virus del Ébola en Liberia, recibe un tratamiento experimental en Atlanta, y se espera la llegada de Nancy Writebol, la otra estadounidense infectada, el hospital que los recibió y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) reciben llamadas "desagradables" de personas que cuestionan que hayan traído este gérmen letal al país... ¿podrá la solidaridad superar al miedo?

El miedo se propaga al mismo tiempo en que se desarrolla la mayor epidemia de Ébola de la historia, una enfermedad que no tiene cura ni vacuna y posee una tasa de mortalidad de entre el 60 y el 90%.

Las autoridades sanitarias ya hacen mención a que han recibidos muchos llamados de protesta, cuestionando el por qué han traído la enfermedad al país.

Así lo aseguró en declaraciones a la prensa, Tom Frieden, director de los CDC, quien dijo que se están recibiendo llamadas "desagradables" de personas que preguntan "por qué trajeron el Ébola al país".

"El Ébola es atemorizante y por lo tanto, es entendible que las personas se preocupen ante la presencia de una enfermedad mortal", dijo Frieden y se dirigió a quienes temen por su seguridad que "la verdad es que podemos detener el Ébola. Sabemos cómo controlarla y no vamos a cerrar herméticamente las fronteras de Estados Unidos porque no es necesario".

Por otro lado, Frieden agregó que enviarán un equipo de 50 personas capacitadas a África Occidental porque "lo más importante que tenemos que hacer para proteger a los estadounidenses es detener la enfermedad en donde se originó".

Si bien el contagio del Ébola sólo se produce por contacto directo y estrecho con el paciente infectado, algo que incrementa el miedo y agrava la situación son las condiciones sanitarias, culturales y sociales de la región africana.

"Se trata del brote más grande en términos de casos y muertes, así como de propagación geográfica", dicen los expertos de la Organización Mundial de la Salud

Médicos infectados

El hecho de que el Dr. Omar Khan haya muerto infectado por el virus y que el médico estadounidense Kent Brantly, de 33 años, se infectara trabajando con pacientes de Liberia, ha desatado una ola de especulaciones sobre el posible contagio de los profesionales y personal de salud.

El doctor Omar Khan había sido hospitalizado días atrás, y fue calificado por la ministra de salud de Sierra Leona, Miatta Kargbo, como un “héroe nacional” porque “pasaba doce horas al día salvando vidas, haciendo un sacrificio formidable”.

Las autoridades estadounidenses también están preocupadas. “Nuestra preocupación es que la epidemia prenda en el exterior, como un incendio forestal que puede propagarse a partir de un solo árbol, sólo con las chispas”, expresó Stephan Monroe de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Sin embargo, contagiarse no es tan sencillo como parece.  La formas de contagio del virus del Ébola es a través del contacto directo con la sangre, líquidos biológicos o tejidos de personas o animales infectados. Los síntomas muchas veces son confundidos con un estado gripal pero con los días la fiebre que provoca se manifiesta con hemorragias, vómitos y diarrea.

Vencer el terror

Si bien ya ha cobrado cerca de 700 víctimas, es importante saber que la mejor forma de combatir el virus es a través del conocimiento, la información y por ende la prevención. 

El miedo puede resultar la peor de las amenazas para este plan. Cuando las personas tienen miedo, paradójicamente toman menor cantidad de medidas de precaución, actúan con impulsividad y vuelven al virus más fuerte aún.

El miedo o temor es una emoción caracterizada por una intensa sensación de angustia o ansiedad, habitualmente desagradable, provocada por la percepción de un peligro, real o imaginario.  Es una emoción primaria, una reacción no voluntaria,  que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza. Pero el miedo no puede ser paralizante sino más bien movilizante, es decir, venir acompañado de una acción de defensa o cuidado.

Otro de los problemas con el tema del Ébola,  es que a su vez, la alerta, el miedo y el estigma hace que aumente la movilización entre fronteras en una región donde es constante el tránsito de personas de un país a otro.

Las autoridades y personal de ayuda insisten en difundir que si bien se contagia entre personas, no es un contagio como el de la gripe, por el sólo hecho de estornudar o estar en el mismo ambiente. También los expertos dicen que no es muy probable que alguien se contagie el virus en un avión, muchas veces debido a que el virus es tan letal que mata al portador antes de que lo disemine por muchos lados.

Información clara y precisa

Los pasos para controlar el Ébola suelen ser bastante claros y específicos. Una vez confirmado el virus, se ponen en marcha campañas de sensibilización, planes de aislamiento, rastreo de nuevos casos y aumento de capacidad de análisis de muestras.

 Los pacientes de Ébola son aislados, de la misma forma que cualquier paciente con enfermedad viral contagiosa  y el personal debe usar un equipo que los proteja del contagio.

El problema es que muchas veces la alerta viene acompañada de rumores e historias que se transmiten con más facilidad y frecuencia que la información oficial y las campañas de concientización que son vitales para controlar la epidemia.

Hoy miles de personas trabajan en la prevención y campañas de información, incluso sobrevivientes del virus. "Soy parte de un equipo de voluntarios de la Cruz Roja y visitamos comunidades; creamos consciencia sobre cómo prevenir la propagación de la enfermedad. Uno de los mensajes que trato de transmitir a las comunidades es que vayan a tiempo al centro de salud, en cuanto los enfermos presenten los síntomas. El tratamiento no tiene costo. La gente te dará alimentos y ropa y tendrás una oportunidad de sobrevivir", explicó a la prensa un sobreviviente de la enfermedad cuyo padre falleció infectado.

Según reportan los medios, cuando las organizaciones de ayuda internacional estaban a punto de declarar la epidemia como controlada, aparecieron nuevos casos en Liberia y esto no pudo suceder.

Para que la epidemia de Ébola se declare controlada, deben pasar 21 días desde el último caso, que es  el tiempo máximo para que aparezcan los síntomas de la enfermedad en una persona.

Para declarar el fin de la epidemia, se debe duplicar ese tiempo de espera.

Más información

¿Por qué no hay cura para el Ébola?

Traen a EU enfermos de Ébola 

El Ébola  ataca de nuevo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?