SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El azúcar causa 4 enfermedades mentales

Por -
El azúcar causa 4 enfermedades mentales
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Una dieta rica en azúcar se sabe que eleva los riesgos de padecer diabetes y problemas cardíacos, pero los últimos estudios la señalan también como culpable de varias enfermedades mentales: demencia, depresión, adicción y esquizofrenia. Conoce el lado amargo del azúcar en tu mente.

Los estudios científicos señalan la importancia de regular el consumo de azúcar, dado que su exceso provoca una avalancha de daños físicos y mentales, entre éstos últimos, puede producir:

1. Demencia

Tener un alto nivel de azúcar en la sangre supone un gran riesgo. Incluso cuando está muy por debajo de llegar a la diabetes, aumentaría el riesgo de desarrollar demencia, según un estudio desarrollado en siete años y publicado en 2013.

Los autores son investigadores de la Universidad de Washington en Seattle, y dicen que esto sugiere una nueva manera de prevenir la enfermedad de Alzheimer: mantener la glucosa en un nivel saludable.

Desde hace tiempo se sabe que diabetes y Alzheimer forman una peligrosa pareja: los médicos creen que la primera puede llevar a la segunda enfermedad.

2. Adicción

El efecto del azúcar sobre el cerebro crea adicción. "El azúcar genera tantos peligros para la salud que debería ser considerada una sustancia controlada, como ocurre con el alcohol y el tabaco, y hasta prohibida en algunos casos", afirma un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF).

En el artículo "La verdad tóxica sobre el azúcar", publicado en la revista Nature en 2012, los investigadores argumentan que es poco apropiado considerar el azúcar solamente como "calorías”. Afirman que hay pruebas científicas de que puede provocar adicción, toxicidad en el hígado y está ligada a varias enfermedades crónicas.

3. Depresión

Las bebidas azucaradas se asocian con un mayor riesgo de depresión en los adultos, según un estudio dado a conocer en Marzo de 2013 en la 65° reunión anual de la Academia Americana de Neurología celebrada en San Diego (EE.UU.).

En un estudio durante 4 años, las personas que bebían más de 4 latas o vasos de gaseosa por día, fueron un 30% más propensas a desarrollar depresión que las que no bebían refrescos.

"Las bebidas azucaradas se consumen en todo el mundo y pueden tener importantes consecuencias en la salud mental", afirma el autor del estudio, Honglei Chen, de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y miembro de la Academia Americana de Neurología.

4. Esquizofrenia

En un estudio publicado en British Journal of Psychiatry hace unos años atrás, se encontró que una ingesta alta de azúcar produjo un empeoramiento de los síntomas de la esquizofrenia en las personas.

¿Por qué sucede esto? Primero, porque el azúcar suprime la actividad de una hormona de crecimiento cerebral llamada BDNF, que es muy baja tanto en la depresión como en la esquizofrenia. Y segundo, cuando se consume azúcar, se desencadena una cascada de reacciones químicas en el cuerpo que promueven la inflamación crónica de las neuronas y ocasionan desgaste mental.

El azúcar: ¿un enemigo?

Un informe amplio de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) brinda detalles sobre los efectos del azúcar: el consumo en exceso puede cambiar el metabolismo, aumentar la tensión arterial, alterar la señalización de las hormonas y dañar el hígado.

Además, se la asocia con la diabetes, enfermedad cardíaca, artritis y cáncer. Por lo tanto, el consumo en exceso puede ocasionar una serie de efectos negativos en el cuerpo.

¿Cuánto se debe consumir? La Asociación Americana del Corazón (AHA) recomienda limitar la cantidad de azúcar en la alimentación. Las mujeres no deben obtener más de 100 calorías por día provenientes del azúcar (6 cucharaditas), y los hombres, 150 calorías por día (9 cucharaditas).

Más para leer

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?