SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El amor ayuda a combatir el frío

Por -
El amor ayuda a combatir el frío
CRÉDITO: THINKSTOCK

Todos sabemos y sentimos la calidez de un abrazo o de una palabra de amor, el aceleramiento de nuestro ritmo cardíaco, las mariposas en el estómago. Pero ¿Sabías que está científicamente comprobado que la temperatura el de cuerpo puede aumentar con el amor? Si el afecto resulta siempre bienvenido, en tiempos de frío polar, mucho más.

Un grupo de investigadores científicos de Finlandia realizaron un experimento y le preguntaron a la gente que definiera las emociones tal como las sienten en su cuerpo y encontraron una serie de patrones de respuesta, incluso dentro de las diferentes culturas, que les permitieron sacar algunas conclusiones.

Para la investigación se utilizó un mapeo del cerebro y sensores externos que permitieron medir los cambios externos en el cuerpo producidos por las emociones como el aumento de la temperatura y la sudoración.

¿Dónde se sienten las emociones?

Como primera conclusión, el grupo de investigadores de la Universidad AAlto, en Finlandia, publicada recientemente en la revista  Proceedings of the National Academy of Sciences asegura que las emociones se sienten por todo el cuerpo de diferente manera según se trate de emociones positivas como la felicidad y el amor o negativas como la depresión.

Para esto, los investigadores entrevistaron a unas 700 personas de Finlandia, Taiwan y Suecia y la mayoría de ellos señaló que el amor y la felicidad provocaba actividad en todo el cuerpo mientras que la tristeza y depresión lo hacía en los brazos, piernas y en la cabeza.

Por otro lado, las sensaciones de peligro y de miedo provocarían sentimientos fuertes localizados en el área del pecho, expresaron quienes participaron en el estudio. Siguiendo con esta línea, el enojo se manifestaría sobre todo en los brazos.

Estas apreciaciones corporales, podrían servir para algún día poder diagnosticar y tratar trastornos mentales y del comportamiento. "Nuestro sistema emocional envía señales al cerebro y el cuerpo reacciona para lidiar con estas emociones", explica el psicólogo Lauri Nummenmaa, de la Universidad de Aalto y la director del proyecto de investigación.

"Pongamos el siguiente ejemplo: si ves una serpiente sientes miedo. Entonces, tu sistema nervioso aumenta la demanda de oxígeno en los músculos y se incrementa el ritmo cardíaco para que puedas lidiar con la amenaza. Es una reacción automática, en la que ni siquiera tenemos que pensar", explica el experto.

Si bien esto no resulta tan novedoso, los científicos aún discuten sobre si estos cambios corporales son distintivos de cada emoción  y si el descubrimiento de estos patrones serviría como una forma de identificar emociones.

Cómo se realizó la investigación

Los candidatos también fueron expuestos a palabras, películas, expresiones faciales e historias online y el equipo de trabajo le mostró a los voluntarios dos siluetas blancas en una pantalla y luego le dijeron a los sujetos que piensen en alguna de las siguientes 14 emociones entre las cuales estaban el amor, el orgullo, la ira, el disgusto, etc. Los voluntarios debían pintar las áreas del cuerpo que ellos creían que eran estimuladas por esa emoción. 

En una segunda silueta, los sujetos colorearon las áreas del cuerpo que se desactivaban durante esa emoción. "La gente se divirtió realizando este experimento", agregó el investigador.

Si bien no todos los participantes pintaron las emociones de la misma forma, los científicos pudieron trazar un mapeo de algunos patrones universales para cada una de ellas. Aún queda por evaluar si las sensaciones reportadas en el cuerpo son realmente correlativas a las respuestas psicológicas que marcaron los individuos.

Según los investigadores existirían emociones básicas como la alegría, el amor y la tristeza  actuarían como bloques para emociones más complejas como la envidia o la ansiedad o la sorpresa.

El poder entender la vinculación que existe entre las sensaciones del cuerpo y las emociones abriría una serie de investigaciones en el sentido contrario: es decir, surgiría la pregunta si las emociones podrían modularse a través de los cambios en las reacciones físicas. Uno de los ejemplos de esto sería la teoría sobre cómo la terapia de sonrisas, el sonreír en sí mismo, mejoraría los síntomas de ansiedad.

Más información

¿Cómo frenar una obsesión?

¿Necesito ir psicólogo?

¿Quién tiene salud mental?

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?