SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Diez enfermedades y fármacos que causan ira

Por HolaDoctor -
Diez enfermedades y fármacos que causan ira
CRÉDITO: THINKSTOCK

Si estás de mal humor muy a menudo, quizá se deba a algo más profundo que una simple reacción. Aquí, varios médicos especialistas te dicen cuáles son las enfermedades y medicinas que te irritan y enojan. 

Un enojo, que se podría tomar como una reacción ante determinados eventos, muchas veces esconde algo más serio.

"Hay condiciones médicas sorprendentemente numerosas que se presentan con ira e irritabilidad como un efecto secundario", asegura la Dra. Helen Stokes-Lampard, del Colegio Real de Médicos Generales del Reino Unido.

Por ejemplo, ponerse furioso y gritar a los niños o a la pareja, podría ser desencadenada por un problema de tiroides. Y ciertos medicamentos también pueden alterar la personalidad, volviéndola más reaccionaria, afirma la especialista en una entrevista publicada en el periódico Daily Mail. Ésta es la lista de esos 10 responsables: 

1. Tiroides hiperactiva

Esta afección, que se presenta en mayor escala en mujeres (aproximadamente a 1 de cada 100) afecta al carácter y se presenta cuando la glándula produce demasiada hormona tiroidea.
"Esta hormona afecta a todo lo relacionado con el metabolismo del cuerpo, incluyendo la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal; las hormonas circulantes afectan a cada tejido, incluyendo el cerebro" dice el Dr. Neil Gittoes, endocrinólogo del Hospital Universitario de Birmingham, del Reino Unido.

2. Estatinas

Uno de cada cuatro estadounidenses mayores de 45 años, es decir 40 millones de personas, toman estatinas para bajar el colesterol y prevenir enfermedades cardíacas. Pero existen varios riesgos involucrados al tomar estos medicamentos, un hecho que incluso la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos reconoce ahora, imponiendo nuevas normas de advertencia en las etiquetas.

Y justamente, uno de esos efectos es el mal genio, e incluso la depresión. En un estudio realizado en la Universidad de California, seis pacientes que sufrían de irritabilidad constante, mejoraron casi de inmediato una vez que habían renunciado a las estatinas.

3. Diabetes

Los niveles bajos de azúcar en la sangre pueden causar repentinos estallidos de ira. Afectan a todos los tejidos del cuerpo, incluyendo el cerebro, y pueden conducir a un desequilibrio en las sustancias químicas, como la serotonina. A los pocos minutos de haber bajado el azúcar en la sangre, se presenta la agresión, ira, confusión, agitación y ataques de pánico, afirma la Dra. Hellen Stokes-Lampard. “El tratamiento consiste en beber o comer algo azucarado tan pronto como sea posible y, afortunadamente, usted debe sentirse mejor al cabo de 20 minutos”, señala.

4. Depresión

Se cree que esta condición está relacionada con los niveles bajos de serotonina. La depresión no sólo se expresa como letargo y tristeza. "También puede hacer que te sientas enojado, agitado e irritable", dice Paul Blenkiron, psiquiatra del Bootham Park Hospital, del Reino Unido.

5. Alzheimer

La enfermedad que roba la memoria a sus víctimas, afecta a cerca de 5,2 millones de personas en Estados Unidos. A medida que progresa el Alzheimer, una serie de síntomas conductuales y psicológicos pueden ocurrir en hasta el 90 % de los enfermos. "Estos pueden incluir irritabilidad y arrebatos de ira, que se producen durante varios años después de la aparición de la enfermedad," dice el Dr. Michael Gross, neurólogo del Hospital Spire Bushey, de Londres.

6. Inflamación del hígado

El hígado estaba vinculado a la ira en la medicina antigua, y con razón. Varias enfermedades que afectan al hígado, como la cirrosis y la hepatitis, producen una condición llamada encefalopatía hepática, que puede provocar cambios de personalidad, incluyendo el comportamiento hosco y la agresividad.
"Cuando todo está bien, el hígado se asegura de que ciertas sustancias tóxicas del propio cuerpo o ingeridas por el cuerpo, como los medicamentos, se vuelvan inofensivas," dice la Dra. Stokes-Lampard. «Sin embargo, cuando el hígado está dañado, estos venenos se acumulan en el torrente sanguíneo y esto afecta al cerebro."

7. Epilepsia

A veces, los pacientes pueden experimentar ira inmediatamente después de una convulsión.
"Las convulsiones son causadas por una súbita explosión de actividad eléctrica en el cerebro," dice el Dr. Cock Hannah, neurólogo del Hospital St. George, de Londres. Y agrega: “Si el ataque es grave, los arrebatos de ira delirante ocurren inmediatamente después de éste."

8. Somníferos

“La falta de sueño es suficiente para sobreexcitar a cualquier persona, pero uno de los medicamentos que supuestamente alivia el insomnio, también puede producir ira, dice el profesor Steve Bazire, profesor honorario de la Facultad de Farmacia de la Universidad de East Anglia, del Reino Unido.
El grupo de fármacos, conocidos como benzodiazepinas, también recetados para la ansiedad, alteran la función cerebral y causan enojo. 

9. Enfermedad de Wilson

Las explosiones de ira también podrían ser una consecuencia de la enfermedad de Wilson, un trastorno genético que provoca que el cobre se acumule en el hígado o el cerebro.
La Dra. Stokes-Lampard señala que "mientras que las personas sanas expulsan el cobre que no necesitan, quienes tienen la enfermedad de Wilson, no pueden hacerlo." Y la acumulación de cobre ataca el tejido cerebral que cubre el cerebro, incluyendo el lóbulo frontal, que es responsable de la personalidad, informa la especialista.

10. ACV

“Perder el control después de un accidente cerebrovascular es relativamente común", dice el Dr. Michael Gross, neurólogo del Hospital Spire Bushey, de Londres.
Y añade: "Si la zona del cerebro afectada es la parte inferior del lóbulo frontal, el que se ocupa de nuestra capacidad de sentir empatía y el control de nuestras emociones, la agresividad puede ocurrir de inmediato".

Más para Leer

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?