SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cómo lidiar con los primeros signos de estrés escolar

Por -
Cómo lidiar con los primeros signos de estrés escolar
CRÉDITO: THINKSTOCK

Con el comienzo de clases, se reaviva el fantasma del estrés escolar por las tareas, nuevos amigos, la necesidad de organizarse y volver a implementar una rutina diaria. Aquí tienes una guía para ayudar a tu hijo y sacar provecho de toda crisis.

Año nuevo, cosas nuevas

"Cada vez que se produce un cambio de grado o de escuela, aparecen nuevos maestros, nuevos compañeros lo cual puede representar un disparador de estrés", explica la psicóloga Kate Eshleman de la Clínica Cleveland.

El estrés se define como la respuesta del cuerpo a situaciones que perturban el equilibrio emocional y surge cuando las exigencias de la vida diaria superan los recursos con los que se cuenta para resolverlas.

Existen signos sutiles de que el niño está pasando situaciones de estrés como algnos cambios en los patrones de sueño,  cambios en el apetito, dolores de cabeza, de estómago o incluso cambios en el humor o síntomas de irritabilidad.

Para los expertos, el primer paso es establecer un plan y estar preparado a la angustia que puede representar los cambios en la escolaridad. 

“Establecer una rutina lo antes posible es una de las claves. Los niños deben saber cuáles son las expectactivas. Como sucede siempre, los niños deben hacer lo que tienen que hacer, en este caso la tarea, antes de hacer lo que quieren hacer", explica la experta quien recomienda que a los niños se les de una media hora después del colegio para relajarse antes de comenzar con la tarea.

"Puedes agendar cierta hora del día para hacer la tarea o establecer que ésta debe estar terminada antes de la cena por ejemplo. Es importante que las expectativas estén claras", explicó la especialista.

Los padres pueden ayudar

"Es importante que los niños sepan que pueden contar con sus padres para grandes proyectos y para ayudarlos con su tarea sin por supuesto, hacerla por ellos. Organizarse y hacer las cosas bien, sin duda les aliviará el estrés en forma significativa", agrega.

Los niños empiezan a sentir estrés desde muy temprana edad y son más vulnerables que los adultos, porque aún no han aprendido maneras efectivas de lidiar con ciertas situaciones.

La escuela representa el lugar donde el niño experimenta algunos de sus mayores desafíos, éxitos, miedos y fracasos.

¿Por qué se estresan?

Las presiones y las expectativas de padres y maestros pueden causar estrés en un niño, sobre todo en niños que tienen algunos signos de autoestima baja o rasgos en su personalidad que pueden llevar a hacerlos extremadamente detallistas perfecccionistas o críticos consigo mismos.

Como padres, es importante que le prestemos a atención al estado emocional de nuestros hijos y los apoyemos para enfrentar los retos escolares.

¿Cuáles son los síntomas de estrés escolar?

Los síntomas que pueden indicar estrés escolar son: 

Irritabilidad 

• Angustia 

• Somnolencia 

• Tristeza 

• Dolor de cabeza constante 

• Diarrea o estreñimiento                

• Falta de apetito 

• Palpitaciones rápidas 

• Sarpullidos o alergias 

• Dificultad de adaptación en cambios de rutina 

• Apego exagerado por ciertas personas

Cómo manejar del estrés escolar

  • Lo primero es identificar el origen de la situación de estrés y conflicto. Si es que la presión es demasiada para él, o las expectativas muy altas, su desempeño insuficiente, baja autoestima o exceso de actividades extraescolares y por ende, cansancio.
  • Puedes ir a la escuela y hablar con sus maestros y directores para saber qué es lo que está ocurriendo en el salón de clases.
  • Organiza la rutina: ayúdalo en la organización de las tareas, pueden establecer un horario fijo, con algunos espacios destinados al descanso.
  • No lo critiques ni lo regañes cuando se equivoque, intenten juntos descubrir dónde estuvo el error para tratar de evitar que se repita.
  • Debes asegurarte que tu hijo duerma y descanse lo suficiente, ya que de lo contrario podría sentirse más irritable y nervioso durante el día. 
  • Pasa tiempo de ocio con él. Intenta establecer una comunicación libre que le permita decir lo que siente sin temor a ser juzgado o criticado. 
  • Cuando detectes alguna de las causas de su estrés o ansiedad, escúchalo con atención e interés y ayúdalo a que tome la iniciativa en intentar resolver las situaciones que le causan estrés. 
  • Intenta ayudar a tu hijo a manejar sus emociones y comprender que los problemas son oportunidades de aprendizaje y crecimiento. 
  • Ante la presencia de un malestar o síntoma físico, acude a su pediatra. Si los síntomas de estrés persisten, puedes realizar una evaluación psicológica. 

 El estrés puede ser positivo "Los padres no deben actuar de forma exagerada, aunque los niños tengan una transición problemática... Los niños tienen que afrontar esos sentimientos incómodos", asegura Christine Kodman-Jones, psicóloga clínica de Bala Cynwyd, Pensilvania. "Da miedo, pero si persisten y lo logran, eso muestra una fortaleza y resistencia reales".

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?