SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Técnica Alexander

Técnica Alexander

Resumen:

La técnica Alexander es un programa de entrenamiento que enseña patrones de movimiento y posturas con el ánimo de mejorar la coordinación y el equilibrio, reducir la tensión, aliviar el dolor, eliminar la fatiga, mejorar diferentes afecciones médicas y promover el bienestar. Los actores, bailarines y atletas usan la técnica Alexander con el objetivo de mejorar el desempeño. Esta técnica está disponible a través de centros de bienestar, programas de educación de la salud y de practicantes individuales.

La técnica Alexander se remonta a F.M. Alexander, un actor australiano-inglés, quien atribuyó su propia pérdida de voz intermitente a la mala postura de la cabeza y del cuello. Alexander creía que las personas podían recibir entrenamiento para detectar y eliminar los patrones de movimientos y posiciones perjudiciales.

Los acercamientos músculo-esqueléticos con la técnica Alexander son defendidos por muchos científicos y fisiólogos del comportamiento, aunque existen pocos estudios científicos de esta técnica específicamente.

Teoría:

Un supuesto sobre el cual se apoya la técnica Alexander es que las personas pueden recibir entrenamiento para alterar patrones de movimiento habituales, incluidos los movimientos que se consideran involuntarios. Mejorar la posición de la cabeza y de la columna se considera importante para lograr una salud óptima. Se ha sugerido que los movimientos y las relaciones músculo-esqueléticos pueden tener efectos directos en otros aspectos de la salud o funcionamiento, y que los patrones de movimientos benéficos pueden reforzarse a través de la repetición.

El Centro Norteamericano para la Técnica Alexander fue fundado en Nueva York en 1964 con el fin de ofrecer certificación para su enseñanza. Para certificarse, los individuos deben completar 1,600 horas de entrenamiento en un mínimo de tres años a través de un programa aprobado por la Sociedad Norteamericana de la Técnica Alexander (AmSAT). En 1987, se formó la Sociedad Norteamericana de Maestros de la Técnica Alexander con el fin de educar al público para establecer y mantener las normas de la certificación de maestros y los cursos de entrenamiento de maestros en los Estados Unidos.

La mayoría de los maestros de la técnica Alexander enseñan a los estudiantes mediante el uso de instrucciones verbales y contacto leve. Se motiva a los estudiantes a entender y sentir lo que están haciendo, y a hacer uso de lo que han aprendido en su vida cotidiana.

Las sesiones duran hasta una hora, y por lo general se usa un espejo para las instrucciones. Generalmente, las clases son privadas, aunque también hay instrucción en grupo. Se usa un acercamiento práctico suave para enseñar los movimientos empezando por la cabeza y siguiendo con la columna, por ejemplo con los movimientos de pasar de estar de pie a sentarse (stand-to-sit), caminar, girar, respirar o hablar. Pueden ser necesarias entre 10 y 30 clases para que los estudiantes adquieran un nivel competente. Algunas personas continúan con las clases por periodos prolongados.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Ansiedad, artritis, desempeño atlético, síndrome del túnel carpiano, bronquitis crónica, síndrome de fatiga crónica, mejoramiento del desempeño cognitivo, trastornos de coordinación, depresión, trastornos de digestión, resistencia, epilepsia, fibromialgia, hombro congelado, dolor de cabeza, enfermedad cardiaca, presión arterial alta, dolor de cadera, voz ronca, mayor energía, trastornos de las articulaciones, trabajo de parto y alumbramiento (mejorar la respiración, promover la relajación), laringitis, calambres en las piernas, baja energía, enfermedad de Lyme, migraña, esclerosis múltiple, dolor de cuello, osteoartritis, osteoporosis, trastorno de pánico, ansiedad por el desempeño, resistencia física, embarazo (reducir la tensión en la espalda, aliviar la compresión de órganos internos o vasos sanguíneos, mejorar la capacidad de levantarse estando sentado), lesión repetitiva por tensión, trastornos reumáticos, ciática, trastornos del sueño, problemas de la columna (escoliosis), rigidez, úlceras estomacales (enfermedad de úlcera péptica), problemas de estrés/relacionados con el estrés, apoplejía, lupus sistémico eritematoso, tendonitis, codo de tenista, trastornos sexuales relacionados con tensión, tensión en la voz.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Asma (crónica) (C)

    No existe suficiente evidencia para hacer una recomendación sólida del uso de la técnica Alexander para los pacientes de asma. Se necesita más estudio en esta área.

  • Dolor de espalda (C)

    Existe evidencia limitada en esta área y no se puede sacar una conclusión firme con base en la investigación científica.

  • Equilibrio (C)

    La investigación limitada indica que el desempeño de alcance funcional puede mejorar con la instrucción de la técnica Alexander, particularmente en personas mayores de 65 años. Se necesita evidencia de mejor calidad antes de llegar a una conclusión firme.

  • Función pulmonar (C)

    Se cuenta con poca investigación acerca de los efectos de la técnica Alexander en la función pulmonar de personas saludables y músicos que tocan instrumentos de viento. Hasta que se cuente con evidencia disponible, es todavía incierto si la técnica Alexander mejora la capacidad pulmonar.

  • Enfermedad de Parkinson (C)

    La investigación inicial indica que la instrucción de la técnica Alexander puede mejorar los movimientos finos y gruesos y reducir la depresión en pacientes con la enfermedad de Parkinson. Se necesita investigación adicional en humanos antes de poder emitir una recomendación clara.

  • Postura en niños (C)

    Se ha indicado la técnica Alexander como un medio para mejorar el desarrollo de la postura de los niños. No se conocen los efectos a largo plazo de dicha instrucción.

  • Tartamudeo (C)

    No existe suficiente evidencia científica para emitir una recomendación firme para el uso de la técnica Alexander en pacientes tartamudos. Se necesita más estudio en esta área.

  • Dolor crónico en la articulación temporo-mandibular (C)

    Datos preliminares de series de casos indican que la técnica Alexander puede reducir los síntomas de las personas con dolor crónico por la articulación temporo-mandibular. Se necesita más investigación en humanos antes de emitir una recomendación.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Se carece de informes publicados acerca de complicaciones graves como resultado de la instrucción de la técnica Alexander. Se ha indicado que esta técnica podría ser menos efectiva en pacientes con discapacidad para el aprendizaje o con enfermedad mental. Se ha usado la técnica Alexander en mujeres durante el embarazo y el alumbramiento sin que se hayan informado complicaciones, no obstante, la seguridad en estas situaciones no se ha establecido científicamente.

La técnica Alexander no se debe usar como el único tratamiento para afecciones médicas o siquiátricas, y no debe retrasar el tiempo para considerar terapias más probadas.

Referencias:

  • Austin JH, Ausubel P. Enhanced respiratory muscular function in normal adults after lessons in proprioceptive musculoskeletal education without exercises. Chest 1992;102(2):486-490.
  • Cacciatore TW, Horak FB, Henry SM. Improvement in automatic postural coordination following alexander technique lessons in a person with low back pain. Phys Ther 2005;85(6):565-578.
  • Dennis RJ. Musical performance and respiratory function in wind instrumentalists: effects of the Alexander technique of musculoskeletal education (abstract). Dissertation Abstracts International 1988;48(7):1689a.
  • Dennis J. Alexander technique for chronic asthma. Cochrane Database Syst Rev 2000;(2):CD000995.
  • Dennis RJ. Functional reach improvement in normal older women after Alexander Technique instruction. J Gerontol A Biol Sci Med Sci 1999;54(1):M8-11.
  • Ernst E, Canter PH. The Alexander technique: a systematic review of controlled clinical trials. Forsch Komplementarmed Klass Naturheilkd 2003;10(6):325-329.
  • Knebelman S. The Alexander technique in diagnosis & treatment of craniomandibular disorders. Basal Facts 1982;5(1):19-22.
  • Little P, Lewith G, Webley F, et al. Randomised controlled trial of Alexander technique lessons, exercise, and massage (ATEAM) for chronic and recurrent back pain. BMJ 2008 Aug 19;337:a884.
  • Maitland S, Horne R, Burtin M. An exploration of the application of the Alexander technique for people with learning disabilities. Br J Learn Disabil 1996;24:70-76.
  • Nuttall W. The Alexander principle: a consideration of its relevance to early childhood education in England today. Eur Early Child Ed Res J 1999;7(2):87-101.
  • Schulte D, Walach HFM. Alexander technique in the treatment of stuttering-- a randomized single-case intervention study with ambulatory monitoring. Psychother Psychosom 2006;75(3):190-191.
  • Stallibrass C. An evaluation of the Alexander Technique for the management of disability in Parkinson's disease--a preliminary study. Clin Rehabil 1997;11(1):8-12.
  • Stallibrass C, Hampson M. The Alexander technique: its application in midwifery and the results of preliminary research into Parkinson's. Complement Ther Nurs.Midwifery 2001;7(1):13-18.
  • Swinburne C. From the top. Nurs Stand. 1-25-2006;20(20):20-22.
  • Valentine ER, Gorton TL, Hudson JA, et al. The effect of lessons in the Alexander technique on music performance in high and low stress situations. Psychol Music 1995;23:129-141.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?