SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Musicoterapia

Musicoterapia

Resumen:

La música se ha usado como una herramienta curativa reconocida desde la antigüedad, mencionada en los escritos de los filósofos griegos Pitágoras, Aristóteles y Platón. Nativos americanos y otros grupos indígenas se han utilizado música para aumentar la práctica de curación tradicional desde hace muchos siglos. Referencias a la música para curación han aparecido en pictografías de los nativos americanos, petroglifos africanos, y otros inscripciones antiguos. Canciones curativas y música también se han transmitido a través de las tradiciones orales por todo el mundo. Profesionales de la Medicina Tradicional China (MTC) han utilizado la música para curación. Rāgas ("modos melódicos" usados en la música clásica de India) se han utilizado para crear diferentes estados de ánimo para curación.

Algunos eruditos creen que musicoterapia comenzó en la mitad del siglo XVIII, cuando Louis Roger escribió "Tratado de los efectos de la música en el cuerpo humano." Otros dicen que la disciplina moderna de la terapia musical comenzó al principio del siglo XX, para el tratamiento de los soldados en recuperación durante y después de dos guerras mundiales. La respuesta de los pacientes ocasionó el crecimiento de los programas y una curiosidad en la comunidad científica sobre los posibles efectos clínicos de la música.

La música se ha utilizada para influenciar a las personas de manera física, emocional, cognitiva y en su bienestar social, así como para mejorar la calidad de vida no sólo de las personas sanas, sino de aquellos incapacitados o enfermos. Terapia se puede lograr al escuchar o interpretar la música, sea en presencia o ausencia de un músico-terapeuta.

Los músico-terapeutas tienen adiestramiento profesional para diseñar aplicaciones especializadas de música de acuerdo con las necesidades de los individuos, a través de la improvisación, escucha receptiva, escritura de canciones, charlas sobre el contenido de las canciones, imaginería, interpretación y a través del mismo aprendizaje de la música.

Las sesiones son diseñadas para individuos o grupos, de acuerdo con las necesidades específicas de los participantes. Personas que apoyan la musicoterapia dicen que los bebés, niños, adolescentes, adultos, personas ancianas e incluso los animales pueden potencialmente beneficiarse de la musicoterapia.

Los músico-terapeutas trabajan en muchos tipos de lugares de cuidado de salud como hospitales siquiátricos, prisiones, centros de rehabilitación, hospitales médicos, clínicas de tratamientos ambulatorios, centros para tratamientos durante el día, organizaciones para servicio de personas con incapacidad de desarrollo, centros comunitarios de salud mental, programas de alcohol y drogas, centros de personas ancianas, casas de reposo, centros para enfermos terminales, centros correccionales, centros de rehabilitación para personas en probatoria, escuelas y consultorios de práctica privada.

Teoría:

Todas las formas de música pueden tener efectos terapéuticos, aunque la música de la cultura propia de la persona puede ser más efectiva. En la teoría medicinal china, se cree que los cinco sistemas internos orgánicos y de meridianos tienen tonos musicales correspondientes, los cuales se utilizan para estimular la curación.

Las diferentes clases de música difieren en la estimulación neurológica que evocan; por ejemplo, la música clásica ha demostrado causar comodidad y relajamiento, mientras que la música rock puede ocasionar incomodidad. El efecto terapéutico de la música se puede alcanzar en parte al elevar el umbral del dolor.

La música junto con la imaginería guiada se pueden utilizar para producir estados alterados de conciencia que permitan el descubrimiento de respuestas emocionales ocultas y estimulen el entendimiento creativo. La música también puede utilizarse en los salones de clases para ayudar a los niños a desarrollar sus habilidades de lectura y lenguaje.

Los métodos receptivos conllevan la escucha y reacción a música en vivo o grabada. Se cree que discutir acerca de sus respuestas puede ayudar a las personas a expresarse en formas aceptadas socialmente y a examinar asuntos personales.

La improvisación conlleva la creación espontánea de música con voz, instrumentos o sonidos corporales. Esto permite la expresión creativa, la liberación de energía, el desarrollo del entendimiento creativo y el redireccionamiento de las emociones negativas.

Las experiencias recreativas conllevan el canto y la interpretación de música pre-compuesta. Se cree que esto ayuda a desarrollar un sentido de maestría y a incrementar la autoconfianza.

Los métodos de composición conllevan la creación de piezas vocales e instrumentales como un medio de expresión propia.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Abuso, adicción, adjunto en la cirugía (reducir el estrés durante oxigenación por la membrana extra corpórea), agresión, alcoholismo, enojo, comportamiento antisocial, asma, equilibrio, trastorno bipolar, lesiones cerebrales, dificultades respiratorias, trastornos cardiacos, parto, fortalecimiento de desempeño cognitivo (solución de problemas), mejora la concentración, enfermedad obstructiva pulmonar crónica (EPOC), habilidades para enfrentar situaciones adversas, diabetes, disnea, trastornos alimenticios, epilepsia, dolor de cabeza, alucinaciones (auditivos), hipertensión, impulsividad, mejora agilidad, irritabilidad, movilidad de articulaciones, deficiencia de melotonin (en personas con Alzhéimer), migraña (niños), mareo por movimiento, esclerosis múltiple, tensión muscular, neurodermatitis, trauma neurológico, recuperación posquirúrgica, rehabilitación después de apoplejía, complicaciones del embarazo, soriasis, trastornos psicológicas (baja motivación en la terapia), afecciones pulmonares (ritmo respiratorio, fortaleza del ritmo respiratorio), agitación, fortaleza, apoplejía, bienestar (desesperanza).

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Fortalecimiento del estado anímico (A)

    Se ha encontrado que los programas estructurados de musicoterapia mejoran el estado anímico de los empleados de instituciones de cuidados de salud a largo plazo, los cuales están a punto de sufrir de agotamiento, así como el estado de pacientes con trasplante autólogo de células madres. También existe evidencia de que la combinación de música e imaginería guiada puede lograr disminución en la fatiga, alteración del estado anímico y niveles sanguíneos de cortisol (una hormona del estrés).

  • Relajación/estrés/ansiedad (A)

    La respuesta de relajación es un estado fisiológico que acelera muchas de las respuestas curativas del cuerpo. Este estado se caracteriza por un ritmo cardiaco menor, disminución de la presión arterial, de la tensión y muchos otros cambios benéficos. Se ha encontrado evidencia de que la musicoterapia puede provocar la respuesta de relajación.

  • Autismo (B)

    Las personas que padecen trastornos de espectro autístico a menudo muestran un marcado interés y respuesta a la música. Con ello se puede ayudar a la enseñanza de habilidades de comunicación verbales y no verbales y al establecimiento de procesos de desarrollo normales. os problemas de comportamiento.

  • Demencia (B)

    Se ha encontrado que las personas adultas mayores con demencia por Alzheimer y con otros trastornos mentales se benefician de la musicoterapia al reducir su comportamiento agresivo, los síntomas de demencia, al mejorar su estado anímico así como su cooperación con las actividades diarias tales como el baño. La musicoterapia también puede disminuir el riesgo de enfermedades cardiacas o del cerebro en pacientes ancianos con demencia.

  • Depresión (B)

    Existe evidencia de que la musicoterapia puede incrementar la capacidad de respuesta de los medicamentos antidepresivos. También se ha encontrado que un programa de musicoterapia en casa puede lograr efectos duraderos en adultos ancianos que padecen de depresión. En cuando a la depresión de mujeres adultas, la musicoterapia puede lograr reducciones en el ritmo cardiaco y respiratorio, la presión arterial y en el estado anímico depresivo. Por último, la musicoterapia puede ayudar a mitigar la depresión posterior a la cirugía de reemplazo total de rodilla o en pacientes sometidos a hemodiálisis.

  • Desarrollo infantil /cuidado neonatal (B)

    Existe evidencia de que los niños que escuchan música desde que están en el vientre en la instancia avanzada del embarazo son más receptivos a la música luego del nacimiento. La música suave ayuda a los recién nacidos a estar más relajados, menos agitados. Los bebés nacidos antes de término que son expuestos a la música pueden incrementar su ritmo de ingesta, reducir los días de estancia en el hospital, incrementar la ganancia de peso así como la tolerancia a la estimulación. También pueden reducir el ritmo cardiaco y lograr un sueño más profundo posteriormente a la terapia.

  • Dolor (adjunto) (B)

    La musicoterapia ayuda al tratamiento de varias enfermedades de dolor, especialmente por su efecto de mejorar el estado anímico, promover la relajación y elevar el umbral de dolor. La mayoría de las investigaciones demuestran resultados positivos. Sin embargo, los estudios no han demostrado beneficios, especialmente aquellos que se relacionan con dolor severo.

  • Enfermedad de Parkinson (B)

    Los pacientes de Parkinson han mostrado mejoramientos modestos en los síntomas de algunos aspectos como coordinación motriz, claridad de dicción e intensidad vocal, bradiquinesia (movimiento lento), funcionamiento emocional, actividades de la vida diaria y calidad de vida.

  • Calidad de vida (B)

    El concepto de calidad de vida es tan amplio que comprende asuntos del estado anímico, humor, autoestima, funcionamiento diario, dolor, bienestar general, satisfacción con la vida y aspectos relacionados. Se ha relacionado la musicoterapia con mejor calidad de vida de diversas poblaciones, que usualmente reciben sesiones grupales habituales, durante varias semanas. Los beneficios en la calidad de vida con este enfoque terapéutico se han notado en pacientes con cáncer, personas mayores con enfisema, ancianos que viven en centros de cuidados de largo plazo, pacientes terminales y aquellos con esclerosis múltiple.

  • Esquizofrenia (B)

    La musicoterapia que consiste en un programa coral o de karaoke puede ayudar al funcionamiento interpersonal de personas con esquizofrenia. También puede ayudar a reducir los síntomas de esquizofrenia, tales como la sicosis. Se encontró que la música diferente al género clásico fue más efectiva que la música de género clásico. También es importante anotar que no parece existir diferencia cuando la terapia es estructurada o no, o cuando la música se toca en vivo o mediante reproducción de una grabación.

  • Calidad del sueño (B)

    Las personas mayores que escuchan música pueden lograr una calidad de sueño significativamente mejor, así como una duración de sueño mayor, mejor eficiencia del sueño, disminución del tiempo necesario para dormirse, menor alteración del sueño y disfunción durante el día. También existe evidencia de los beneficios de la música en niños con edad para asistir a la escuela primaria, o en infantes pretérmino estables. La musicoterapia puede ser tan efectiva como el hidrato de cloral para la inducción al sueño o la sedación en niños que serán sometidos a electroencefalogramas.

  • Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (C)

    Se requieren estudios adicionales en esta área antes de ofrecer recomendaciones firmes.

  • Afecciones cardiacas (C)

    La músicoterapia puede ayudar a reducir el dolor y la ansiedad en adultos que se someterán a cirugía del corazón, aunque no parece mejorar el ritmo cardiaco o la presión arterial. En niños, la músicoterapia puede mejorar el ritmo cardiaco y de respiración, a la vez de reducir el dolor.

  • Habilidades de comunicación (C)

    Con base en investigación preliminar se sugiere que la musicoterapia puede beneficiar a los niños que aprenden inglés como segunda lengua, aunque se requieren estudios adicionales para confirmar estos resultados. También se ha estudiado la musicoterapia para el tratamiento del síndrome de Rett o la enfermedad vascular pseudo-parkinsoniano, con el fin de mejorar las habilidades de aprendizaje y comunicación.

  • Fibrosis quística (C)

    La fisioterapia rutinaria de pecho es un componente de la terapia profiláctica en niños con fibrosis quística, que requiere de bastante tiempo y energía. Existe alguna evidencia de que la musicoterapia es benéfica para la tolerancia y disfrute de los niños mientras se someten a fisioterapia.

  • Aflicción (niños) (C)

    Los niños afligidos se pueden beneficiar del programa de musicoterapia grupal al mejorar su estado anímico y reducir los problemas de comportamiento en la escuela.

  • Desempeño mental (C)

    La musicoterapia puede ayudar al mantenimiento del funcionamiento mental en adultos ancianos que se sometan a procedimientos quirúrgicos, reducir la confusión y delirio postoperatorio e incrementar su nivel de energía.

  • Náusea/vómito (C)

    La musicoterapia puede disminuir los niveles de náusea y episodios de vómito para pacientes con trasplante de médula espinal durante el período de preparación para la cirugía, cuando reciben altas dosis de ciclofosfamidas.

  • Zumbidos en los oídos (C)

    Una musicoterapia especialmente diseñada puede ayudar a mejorar los síntomas de zumbidos en los oídos; se requiere investigación adicional.

  • Sedación (C)

    La música puede provocar un efecto calmante o sedante. Existe evidencia en pacientes que se someten a procedimientos de endoscopía gastrointestinal y colonoscopía, de que la intervención musical puede conllevar a una tasa mayor de colonoscopías realizadas en un tiempo de examen menor. Otro estudio realizado en pacientes a los que se les aplicó anestesia espinal sugiere una necesidad menor de sedantes durante y después de la cirugía.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

De la misma manera que ciertos tipos de música pueden ayudar a inducir la relajación y estados de calma, otros tipos de música pueden provocar agitación.

Existe evidencia de que la música que refleja la preferencia personal de quien la escucha probablemente sea más efectiva para lograr los efectos deseados.

Es posible que cuando el paciente escuche la música a través de audífonos ocurra interferencia en su cooperación con el procedimiento médico. Igualmente, escuchar música a altos volúmenes puede lesionar los oídos y llevar a pérdida de audición.

Música no se debe usar como el único tratamiento para condiciones médicas o psiquiátricas que pueden ser peligrosas.

El uso de música no se recomienda en los que no les gusta musicoterapia porque puede resultar en agitación o estrés.

Referencias:

  • Boso, M., Emanuele, E., Minazzi, V., Abbamonte, M., and Politi, P. Effect of long-term interactive music therapy on behavior profile and musical skills in young adults with severe autism. J Altern Complement Med 2007;13(7):709-712.
  • Bruer, R. A., Spitznagel, E., and Cloninger, C. R. The temporal limits of cognitive change from music therapy in elderly persons with dementia or dementia-like cognitive impairment: a randomized controlled trial. J Music.Ther 2007;44(4):308-328.
  • Hatem TP, Lira PI, Mattos SS. The therapeutic effects of music in children following cardiac surgery. J Pediatr (Rio J) 2006 May-Jun;82(3):186-92.
  • Hilliard RE. The effects of orff-based music therapy and social work groups on childhood grief symptoms and behaviors. J Music Ther 2007 Summer;44(2):123-38.
  • Holmes C, Knights A, Dean C, et al. Keep music live: music and the alleviation of apathy in dementia subjects. Int Psychogeriatr 2006 Dec;18(4):623-30.
  • Jaber S, Bahloul H, Guetin S, et al. [Effects of music therapy in intensive care unit without sedation in weaning patients versus non-ventilated patients]. Ann Fr Anesth Reanim 2007 Jan;26(1):30-8.
  • Kern P, Aldridge D. Using embedded music therapy interventions to support outdoor play of young children with autism in an inclusive community-based child care program. J Music Ther 2006 Winter;43(4):270-94.
  • Kwon IS, Kim J, Park KM. Effects of music therapy on pain, discomfort, and depression for patients with leg fractures. Taehan Kanho Hakhoe Chi 2006 Jun;36(4):630-6.
  • Leardi S, Pietroletti R, Angeloni G, et al. Randomized clinical trial examining the effect of music therapy in stress response to day surgery. Br J Surg 2007 Aug;94(8):943-7.
  • Liu RW, Mehta P, Fortuna S, et al. A randomized prospective study of music therapy for reducing anxiety during cast room procedures. J Pediatr Orthop 2007 Oct-Nov;27(7):831-3.
  • Ostermann T, Schmid W. Music therapy in the treatment of multiple sclerosis: a comprehensive literature review. Expert Rev Neurother 2006 Apr;6(4):469-77.
  • Rudin D, Kiss A, Wetz RV, et al. Music in the endoscopy suite: a meta-analysis of randomized controlled studies. Endoscopy 2007 Jun;39(6):507-10.
  • Sendelbach SE, Halm MA, Doran KA, et al. Effects of music therapy on physiological and psychological outcomes for patients undergoing cardiac surgery. J Cardiovasc Nurs 2006 May-Jun;21(3):194-200.
  • Silverman MJ. The influence of music on the symptoms of psychosis: a meta-analysis. J Music Ther 2003 Spring;40(1):27-40.
  • Talwar N, Crawford MJ, Maratos A, et al. Music therapy for in-patients with schizophrenia: exploratory randomised controlled trial. Br J Psychiatry 2006 Nov;189:405-9.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?