SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Irrigación nasal

Irrigación nasal

Resumen:

Los entusiastas del yoga han utilizado la irrigación nasal durante miles de años para limpiar los senos paranasales y la mente. Actualmente, la irrigación nasal gana cada día más aceptación como un remedio casero contra las alergias, resfriados e infecciones de los senos paranasales. La irrigación nasal puede hacerse hasta dos veces al día en el hogar o en el consultorio médico, siempre y cuando no cause irritación de las membranas mucosas.

El lavado salino es un tipo de irrigación nasal que utiliza una solución líquida tibia. El lavado con aire tibio humidificado (hipertermia) utiliza rocío caliente, vapor o aire humidificado. La terapia de nebulización en aerosol con partículas grandes utiliza un rociador de solución salina nasal. Ocasionalmente se añaden antibióticos a la solución.

Las técnicas de irrigación nasal presentan diferencias, tales como el método de aplicación de la solución salina, la potencia de la solución salina y el uso de otros aditivos. Los métodos de aplicación son, entre otros, el tradicional neti (irrigación) pot, rociador nasal, pera de goma, manos ahuecadas y otros dispositivos de aplicación que se venden en el mercado. La potencia de la solución salina depende de la cantidad de sal que se añade al agua. Dentro de los aditivos usados se encuentran antibióticos, sustancias que contraen los vasos sanguíneos (conocidos como vasoconstrictores) y neutralizadores, los cuales reducen la acidez. Algunos profesionales recomiendan una solución hipersalina neutralizada, aunque ésta podría irritar los tejidos nasales. La solución salina normal administrada por gravedad a menudo se utiliza en Jali Neti, una forma de irrigación nasal.

Existe evidencia cada vez mayor que respalda la irrigación nasal porque es un método más natural, calmante y generalmente seguro, además de ser mucho menos costoso que muchos de los medicamentos que se venden sin receta. Además, porque tampoco causa los efectos secundarios que a menudo se atribuyen a tales medicamentos, como por ejemplo aletargamiento y náuseas.

El Reporte del consenso internacional sobre el diagnóstico y tratamiento de la rinitis recomienda la irrigación nasal para el tratamiento de las vías nasales inflamadas (afección conocida como rinitis). Existe evidencia favorable para el uso de la irrigación nasal en el tratamiento de la rinitis alérgica y la sinusitis. También existe evidencia preliminar promisoria que indica que la irrigación nasal puede ayudar al tratamiento del resfriado común, síntomas respiratorios por exposición ocupacional y lesiones posteriores a cirugías de los senos paranasales o de la nariz. La irrigación salina nasal aún constituye el tratamiento principal para la rinitis aguda en infantes debido a que el uso excesivo de gotas nasales que constriñen los vasos sanguíneos no es seguro en edades tempranas.

Teoría:

Existe poca claridad sobre la actuación que la irrigación salina nasal pueda tener. Se ha indicado que puede despejar la mucosidad, mejorar el funcionamiento de los diminutos vellos que transportan la mucosidad a través de los pasajes nasales, reducir el número de partículas que se adhieren al interior de los pasajes nasales, disminuir la inflamación y/o disminuir los niveles de químicos que causan la inflamación. También se ha indicado que el calor proveniente de la irrigación nasal puede interferir directamente con los alergenos. El vapor puede estabilizar la superficie mucosa y reducir los síntomas de congestión así como el goteo nasal.

En los sistemas curativos tradicionales, se considera que la irrigación nasal ayuda a la prevención de enfermedades y a mejorar los síntomas de una variedad de afecciones nasales y de los senos paranasales.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Asma, mareos, resistencia a múltiples medicamentos (antibióticos), desviación nasal septal, inflamación de las membranas mucosas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Alergias (rinitis alérgica) (B)

    Varios estudios indican que la irrigación nasal con solución salina hipertónica o normal puede ser un tratamiento efectivo contra la rinitis alérgica en adultos y niños. Se requieren mejores estudios para ofrecer una recomendación sólida.

  • Sinusitis (B)

    Las investigaciones preliminares indican que la irrigación nasal puede ayudar al tratamiento de la sinusitis crónica, mejorando la calidad de vida en relación a los senos paranasales, disminuye los síntomas y la utilización de medicamentos. Se requiere investigación adicional para ofrecer una recomendación sólida.

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (C)

    La investigación preliminar indica que el aerosol salino hipertónico puede mejorar la eliminación de secreciones pulmonares. Se requiere investigación adicional.

  • Resfriado común (C)

    La investigación preliminar en humanos encontró que la inhalación nasal de vapor podría no tener efectos para mejorar los síntomas del resfriado común. Se requiere investigación adicional de buen diseño para respaldar el caso.

  • Fibrosis quística (C)

    Existe alguna evidencia de que la irrigación nasal salina o la inhalación de vapor pueden mejorar la eliminación de mucosidad en personas con fibrosis quística. Algunos estudios han añadido antibióticos o medicamentos que afectan los canales celulares de sodio. Se requiere investigación adicional.

  • Cirugía nasal (cuidado post-operatorio) (C)

    Los estudios han examinado si la cantidad de bacterias presentes en los pasajes nasales antes y después de una cirugía nasal puede reducirse con lavado nasal (con o sin adición de antibióticos o corticosteroides). Aunque alguna evidencia indica que se produce reducción en la cantidad de bacterias, no existe claridad en relación a si esta terapia reduce el riesgo de infecciones después de cirugía.

  • Exposición ocupacional (C)

    La evidencia preliminar respalda el uso de irrigación nasal para los síntomas respiratorios o las enfermedades causadas por exposición ocupacional al polvo o contaminantes del aire. Adicionalmente, varios estudios indican que la irrigación nasal se puede utilizar para examinar los efectos de inhalación cuando ocurre exposición ocupacional aguda, especialmente a contaminantes. Se requiere investigación adicional en esta área.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

La irrigación nasal es posiblemente segura para la población general cuando se utiliza diariamente con la técnica apropiada. Existen algunos reportes de irritación nasal, molestia nasal, comezón, dolor de oído, tos, estornudos, sangrado nasal, aumento de los síntomas de alergia, mareos y acumulación de solución salina en los senos paranasales.

Algunos preparados contienen medicamentos que pueden causar efectos secundarios. Los estudios que usaron solución salina junto con efedrina han reportado episodios breves de latidos cardiacos irregulares, sensación de aturdimiento y ardor nasal en algunas personas. Los pacientes con fibrosis quística han presentado aumento de tos (algunas veces con sangre), irritación de la garganta y constricción del pecho.

Las personas que sangran con frecuencia por la nariz deben tener precaución con la irrigación nasal.

Debe consultarse con el cirujano sobre la conveniencia de realizar irrigación nasal posterior a una cirugía nasal.

Las personas con reflejo nauseoso deprimido así como los pacientes que sufren de enfermedades crónicas o que se recuperan de una cirugía pueden tener el riesgo de que la tráquea o los pulmones se llenen de fluido (aspiración). Debe consultarse con un proveedor de cuidados de salud antes de comenzar el tratamiento.

Puede ocurrir irritación o quemadura del pasaje nasal cuando la solución de irrigación está muy caliente.

Es posible contraer infecciones bacterianas debido a equipos sucios.

Algunas veces los proveedores de cuidados de salud realizan irrigación nasal en niños. La investigación científica limitada indica que la irrigación nasal es segura en niños mayores de siete años. Sin embargo, no se tiene seguridad de la irrigación nasal en niños cuando ésta no se realiza en el consultorio del doctor.

El tratamiento de desinfección es efectivo en la prevención de infecciones bacterianas cuando se hace una selección cuidadosa de los materiales, un buen diseño de circuito y buenas prácticas de mantenimiento.

La irrigación nasal puede afectar la acción de otros medicamentos, hierbas y suplementos tales como antibióticos, antihistamínicos, anti-inflamatorios, antivirales, supresores de tos y rociadores nasales.

Referencias:

  • Berger ME, Jones OW, Ricks RC, et al. Decontaminating the nasal passages. Health Phys 2003;84(5 Suppl):S80-S82.
  • Cordray S, Harjo JB, Miner L. Comparison of intranasal hypertonic dead sea saline spray and intranasal aqueous triamcinolone spray in seasonal allergic rhinitis. Ear Nose Throat J 2005;84(7):426-30.
  • Desrosiers MY, Salas-Prato M. Treatment of chronic rhinosinusitis refractory to other treatments with topical antibiotic therapy delivered by means of a large-particle nebulizer: results of a controlled trial. Otolaryngol Head Neck Surg 2001;125(3):265-269.
  • Friedman M, Vidyasagar R, Joseph N. A randomized, prospective, double-blind study on the efficacy of dead sea salt nasal irrigations. Laryngoscope 2006;116(6):878-82.
  • Garavello W, Di Berardino F, Romagnoli M, et al. Nasal rinsing with hypertonic solution: an adjunctive treatment for pediatric seasonal allergic rhinoconjunctivitis. Int Arch Allergy Immunol 2005;137(4):310-314.
  • Garavello W, Romagnoli M, Sordo L, et al. Hypersaline nasal irrigation in children with symptomatic seasonal allergic rhinitis: a randomized study. Pediatr Allergy Immunol 2003;14(2):140-143.
  • Greiff L, Anderson M, Wollmer P, et al. Hypertonic saline increases secretory and exudative responsiveness of human nasal airway in vivo. Eur Respir J 2003;Feb, 21:308-312.
  • Heatley DG, McConnell KE, Kille TL, et al. Nasal irrigation for the alleviation of sinonasal symptoms. Otolaryngol Head Neck Surg 2001;125(1):44-48.
  • Passali D, Damiani V, Passali FM, et al. Atomized nasal douche vs nasal lavage in acute viral rhinitis. Arch Otolaryngol Head Neck Surg 2005;131(9):788-790.
  • Rabago G, Manito N, Palomo J, et al. Improvement of chronic renal failure after introduction of mycophenolate mofetil and reduction of cyclosporine dose. J Heart Lung Transplant 2001;20(2):193.
  • Rabago D, Zgierska A, Mundt M, et al. Efficacy of daily hypertonic saline nasal irrigation among patients with sinusitis: a randomized controlled trial. J Fam Pract 2002;Dec, 51(12):1049-1055.
  • Ricchetti A, Landis BN, Maffioli A, et al. Effect of anti-fungal nasal lavage with amphotericin B on nasal polyposis. J Laryngol Otol 2002;116(4):261-263.
  • Shin SH, Ye MK. Effects of topical amphotericin B on expression of cytokines in nasal polyps. Acta Otolaryngol 2004;124(10):1174-1177.
  • Tano L, Tano K. A daily nasal spray with saline prevents symptoms of rhinitis. Acta Otolaryngol 2004;124(9):1059-1062.
  • Wormald PJ, Cain T, Oates L, et al. A comparative study of three methods of nasal irrigation. Laryngoscope 2004;114(12):2224-2227.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?