Editar mi perfil

Cerrar

Iridología

Resumen:

La iridología es el estudio del iris (parte de color del ojo) con la intención de obtener información acerca de enfermedades subyacentes. Los naturópatas y otros practicantes pueden usar esta técnica.

La iridología se basa en la creencia de que cada región y órgano del cuerpo están representados en una ubicación específica del iris. Se indica que las anormalidades en una región corresponden a anormalidades en el órgano respectivo. Esta técnica la desarrolló en Budapest, Hungría en los años 1800 el doctor Ignatz von Pezcely. Posteriormente, la iridología fue adaptada por Bernard Jensen, un quiropráctico norteamericano. Jensen basó su práctica en diagramas detallados del iris izquierdo y derecho, asignando cada órgano, muchas partes del cuerpo y varias funciones del cuerpo a una ubicación específica en uno o ambos iris.

La popularidad de la iridología aumentó en los años 90. Los iridólogos tienen acceso visual al iris del paciente mediante el examen directo o el estudio de fotografías tomadas de cerca. Algunos iridólogos usan esclerología, una técnica que estudia las líneas de la esclerótica (la parte blanca del ojo), la cual ellos creen que puede mostrar cambios en los patrones y afecciones de salud. También se puede usar el modelo Rayid, el cual estudia los patrones del ojo con la intención de evaluar el balance mental, emocional, espiritual y físico.

Teoría:

Los iridólogos creen que los grados de luz y oscuridad en el iris dan indicaciones de la salud general del cuerpo. Un iridólogo puede usar una cámara especial para tomar fotos del iris de un cliente o puede examinarlo con un oftalmoscopio. Algunos iridólogos toman fotografías o transparencias a color, las cuales ellos agrandan para su lectura. Se pueden usar microscopios o imágenes por computadora.

Al estudiar estas imagines, los practicantes intentan identificar las debilidades del cuerpo o diagnosticar la enfermedad. El estado de la salud se analiza mediante el estudio de colores, marcas y señales en el iris, la pupila y las escleróticas del ojo. Se estudian los cambios de pigmentación y los depósitos potenciales de drogas. Se cree que las enfermedades pueden manifestarse en forma de cambios de pigmento, rayas claras u oscuras, motas o manchas. También se estudian las texturas de "fibras" en el iris. Según la Asociación Internacional de Investigación de Iridología, esta técnica no permite identificar una enfermedad; lo que sólo un doctor puede hacer.

Los iridólogos pueden usar tres tipos básicos de categorías de diagnóstico para identificar los estados de enfermedad de los pacientes. (1) Linfático (azul y gris azul): Los iridólogos creen que estos pacientes pueden ser susceptibles a problemas en el sistema inmunológico, alergias, asma, eczema, infecciones del tracto respiratorio superior, tonsilitis y artritis. Se creen que ahí se aprecia el estado de los pulmones, membranas mucosas, tracto urogenital, riñones, articulaciones y glándulas adrenales. (2) Hematogénico (marrón): Los iridólogos creen que estos pacientes pueden tener conteos reducidos de células sanguíneas, anemia, trastornos glandulares y circulatorios. (3) Biliar (azul y marrón): Los iridólogos creen que estos pacientes pueden tener alergias, trastornos del hígado, vesicular o sistema digestivo y anormalidades con el azúcar en la sangre o metabolismo del calcio. Se cree que el sistema circulatorio, el bazo, la médula ósea y las glándulas endocrinas se reflejan aquí.

Se cree que diferentes colores que se observan dentro del iris representan diferentes aspectos de la salud. Por ejemplo, el amarillo se puede interpretar como el reflejo de una función renal deficiente. También se cree que los anillos del ojo juegan un papel importante en el diagnóstico.

Las afecciones que se diagnostican con estos métodos las puede tratar el iridólogo, dependiendo del tipo de entrenamiento que posea, o éste podría recomendar a otro terapeuta. Los iridólogos también pueden asesorar a sus clientes acerca de nutrición y estilo de vida.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Diagnóstico de: alergias, anemia, artritis, asma, trastornos circulatorios, tos, diabetes, trastornos del sistema digestivo, eczema, trastorno endocrino, trastornos glandulares, enfermedad cardiaca, problemas del sistema inmunológico, trastornos intestinales, enfermedad del hígado, bajo conteo de glóbulos blancos, enfermedad del pulmón, problemas con el metabolismo del azúcar en la sangre, soriasis, trastornos estomacales, tonsilitis, colitis ulcerosa, páncreas sub-activo, infecciones del tracto respiratorio superior, cálculos urinarios.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Hipertensión (diagnóstico) (C)

    Los estudios preliminares indican que la iridología puede ayudar en la identificación de predisposiciones individuales para enfermedades vasculares como hipertensión (presión arterial alta). Se necesita más información para confirmar estos hallazgos.

  • Cáncer (diagnóstico) (D)

    Actualmente los datos disponibles son limitados en los cuales se apoye la iridología como herramienta de diagnóstico para el cáncer. Se necesitan estudios adicionales.

  • Enfermedad de la vesícula (diagnóstico) (D)

    Los estudios preliminares revisaron la capacidad de los iridólogos para diagnosticar la enfermedad de la vesícula a partir de fotografías de pacientes con la enfermedad sin que se encontrara evidencia de consenso o exactitud en el diagnóstico. No hay evidencia que apoye la iridología como herramienta de diagnóstico para la enfermedad de la vesícula.

  • Enfermedad del riñón (diagnóstico) (D)

    El estudio preliminar presentó fotografías de iris de pacientes con enfermedad del riñón a iridólogos practicantes sin que se encontrara evidencia de una detección precisa de la enfermedad de riñón. No existe evidencia que apoye la iridología como una herramienta de diagnóstico para la enfermedad del riñón.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

La iridología es por lo general una técnica no invasora. Sin embargo, podría representar un peligro si se usa para el diagnóstico de enfermedades en vez de usar métodos más probados. Se han reportado diagnósticos incorrectos con el uso de este método y puede conducir potencialmente al tratamiento incorrecto o a estrés sicológico de los pacientes. Además, pueden dejarse de diagnosticar problemas médicos de gravedad. Por lo tanto, no se recomienda la iridología como un método único de diagnóstico o para el tratamiento de cualquier afección.

Referencias:

  • Bartholomew RE, Likely M. Subsidising Australian pseudoscience: is iridology complementary medicine or witch doctoring? Aust N Z J Public Health 1998;22(1):163-164.
  • Berggren L. Iridology. A critical review. Acta Ophthalmol 1985;63(1):1-8.
  • Buchanan TJ, Sutherland CJ, Strettle RJ, et al. An investigation of the relationship between anatomical features in the iris and systemic disease with reference to iridology. Complement Ther Med 1996;4:98-102.
  • Caradonna B. Western medicine looks at iridology again. Iridol Rev J 1990;2(2):13-14.
  • Caradonna B. Iridology research part 1-design. Iridol Rev J 1994;2(3):3-5.
  • Cockburn D. A study of the validity of iris diagnosis. Austral J Optom 1981;64(4):154-157.
  • Davidson F. How iridology and orthodox medicine work together. J Altern Med 1985;3(11):17-18.
  • Ernst E. Iridology: not useful and potentially harmful. Arch Ophthalmol 2000;118(1):120-121.
  • Friedman GD, Selby JV, Quesenberry CP, et al. Eye color and hypertension. Med Hypoth 1990;33(3):201-206.
  • Kleinstein RN, Seitz MR, Barton TE, et al. Iris color and hearing loss. Am J Optom Physiol Opt 1984;61(3):145-149.
  • Knipschild P. Looking for gall bladder disease in the patient's iris. BMJ 1988;297(6663):1578-1581.
  • Popescu MP, Waniek DA. [Improved irido-diagnostic method: possibilities of computerized iridology]. Rev Chir Oncol Radiol 1986;30(1):29-33.
  • Simon A, Worthen DM, Mitas JA. An evaluation of iridology. JAMA 1979;242(13):1385-1389.
  • Worrall RS. Pseudoscience--a critical look at iridology. J Am Optom Assoc 1984;55(10):735-739.
  • Yoo CS, Hwang WJ, Hong SH, et al. Relationship between iris constitution analysis and TNF-alpha gene polymorphism in hypertensives. Am J Chin Med 2007;35(4):621-629.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo