SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hipnoterapia, hipnosis

Por - -
Hipnoterapia, hipnosis

Resumen:

A través de la historia, diferentes formas de hipnosis, trance y estados de conciencia alterados han jugado roles en la diferentes culturas. Hay evidencia de que las prácticas similares a la hipnosis se remontan al antiguo Egipto, Babilonia, Grecia, Persia, Britania, Escandinavia, América, África, India y China. Wong Tai, uno de los padres de la medicina China, escribió una referencia acerca de la hipnosis que data del 2600 A.C. Las prácticas hipnóticas han jugado roles en las religiones y sus ceremonias. Se han mencionado en la Biblia, el Talmud y los Vedas del hinduismo; algunas ceremonias de los nativos americanos y africanos también incluyen estados de trance.

El término hipnosis se deriva de la palabra griega hypnos, cuyo significado es dormir. El origen de la hipnoterapia moderna occidental a menudo se remonta al médico austriaco Franz Anton Mesmer (1734-1815). Mesmer sostenía que la enfermedad era causada por un desbalance de los fluidos magnéticos en el cuerpo y que podía corregirse a través del "magnetismo animal." Él aseveraba que el magnetismo personal del hipnotizador podía transferirse al paciente. El término en inglés "mesmerize" (hipnotizar, en español), se deriva de su apellido, Mesmer.

A mediados del siglo XX, las asociaciones British and American Medical Associations y la American Psychological Association apoyaron la hipnosis como procedimiento médico. En 1995, The U.S. National Institutes of Health emitieron una declaración en consenso apoyando la evidencia científica a favor del uso de la hipnosis para el dolor crónico, especialmente cuando estaba relacionado con el cáncer.

El proceso de hipnoterapia se divide en las fases de pre-sugestión, sugestión y post-sugestión. El componente de pre-sugestión puede incluir concentración de la atención selectiva con métodos de distracción, imaginería y relajación. El propósito es alcanzar un estado alterado de conciencia en el que la mente conciente esté relajada, para tener mayor acceso a la mente inconsciente y así el sujeto es más susceptible a la sugestión. En la fase de sugestión, se presentan las metas específicas o impresiones, se pueden hacer preguntas al sujeto, o explorar sus recuerdos. La fase de post-sugestión ocurre después de que el individuo retorna a su estado normal de conciencia; pueden aparecer comportamientos diferentes con base en las sugestiones hipnóticas. Se ha indicado que se corre el riesgo de crear recuerdos falsos (confabulación) como resultado de algunas clases de hipnoterapia, aunque la investigación científica disponible es limitada en esta área.

El grado de susceptibilidad a la hipnosis y sugestión parece variar entre los distintos individuos. Las metas terapéuticas de la hipnoterapia también son variables y pueden incluir el tratamiento de enfermedades sicológicas o médicas, así como el cambio de comportamientos/hábitos. Los sujetos pueden recurrir a la hipnoterapia para lograr el control de ciertos comportamientos o emociones. Las técnicas de autohipnosis se pueden utilizar como adyuvante a las sesiones con un hipnoterapeuta.

Existe una amplia variación en los métodos de capacitación y credenciales de los hipnoterapeutas. Múltiples organizaciones confieren certificaciones, con distintos requisitos. En Estados Unidos, no existe una licencia o un estándar universal para los hipnoterapeutas. Aunque muchos terapeutas no son profesionales licenciados en medicina, algunos doctores, odontólogos y sicólogos están capacitados para realizar hipnoterapia y pueden utilizar la hipnosis cuando practican su profesión. Existen libros y cintas de audio disponibles para la capacitación en la autohipnosis; estos materiales no se han evaluado científicamente de manera rigurosa. La hipnoterapia también pueden ofrecerse en sesiones grupales; la duración de las sesiones puede variar desde una sesión breve hasta varias citas más prolongadas, programadas de manera continua.

Teoría:

Aún no se conoce con certeza la manera como opera la hipnosis. Se han asociado a la hipnosis algunos cambios en el cuerpo, tales como cambios en la temperatura de la piel, ritmo cardiaco, secreciones intestinales y respuesta inmunológica. Durante la hipnosis, se han observado disminuciones en el ritmo cardiaco, presión arterial, temperatura corporal y patrones de ondas cerebrales (ondas alfa). Se han reportado cambios similares con otras formas de relajación.

Algunos científicos sugieren que los corredores neuroendocrinos del cerebro tales como el eje hipotalámico pituitario adrenal o el sistema límbico (centro emocional del cerebro) son centrales en la conexión de las funciones del cuerpo con la mente, memoria y emociones. Se cree que la hipnosis activa esos corredores. Se ha propuesto que varias partes del cerebro y de la médula espinal son importantes para las propiedades de alivio del dolor que tiene la hipnoterapia. Se ha sugerido que la liberación de los péptidos opioides endógenos pueden tener algún rol, aunque la evidencia preliminar sugiere que las endorfinas (químicos del cerebro) podrían no participar en el mecanismo de acción.

Se asocia la hipnosis con un estado profundo de relajación. Existe un debate científico acerca de si la hipnosis representa un estado alterado de conciencia específico. Existen reportes que indican que la sugestión sola, sin el proceso de hipnosis puede lograr muchos de los mismos resultados, aunque la investigación en esta área no es concluyente. Tampoco se conoce el motivo por el cual algunos individuos son más susceptibles a la sugestión que otros.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Acné, envejecimiento, agorafobia, estado de alerta, enfermedad de Alzheimer, amenorrea, amnesia, anticoagulación (adelgazamiento de la sangre), arritmias (ritmo cardiaco anormal), trastorno por déficit de atención con hiperactividad, sangrado, ceguera, ampollas, agrandamiento de los senos, moretones, cáncer, parálisis cerebral, diarrea crónica, disnea crónica (falta de aliento), síndrome de fatiga crónica, dolor crónico (en adultos mayores), mejoramiento de la concentración, fortalecimiento de la autoconfianza, eritroderma ictiosiforme congénito (trastorno de la piel), estreñimiento, fibrosis quística, diabetes mellitus, procedimiento diagnóstico (forense), trastorno de identidad disociativo, desempeño al conducir, dismenorrea (menstruación dolorosa), dispareunia (dolor con el coito), resistencia, mejoramiento de la visión, mejoramiento del funcionamiento inmunológico, miedo a volar, reflejo nauseoso, gastritis, trastornos gastrointestinales (síndrome de dolor abdominal funcional), enfermedad de reflujo gastroesofágico (reflujo ácido), gota, enfermedad de Graves, tristeza, cardiopatía, anemia hemolítica, VIH/SIDA, enfermedad de Huntington/corea, vejiga hiperreflexiva, incremento de la fuerza, infecciones, cardiopatía isquémica, estimulación de lactancia, aplicación de la ley (recuerdo de memorias reprimidas), apoyo a transiciones en la vida, mejoramiento de la memoria, enfermedad de Ménière, cólicos menstruales, migraña, motivación, trastornos del movimiento, trastornos de personalidad múltiple, esclerosis múltiple, espasmos musculares, trastornos músculoesqueléticos, miastenia grave, comerse las uñas, narcolepsia, neurodermatitis, trastornos neurológicos (síndrome periódico de las piernas), higiene oral, dolor (detección de calor/umbral del dolor), trastornos de pánico, parálisis, enfermedad de Parkinson, paruresis (retención urinaria sicogénica), pénfigo vulgar (trastorno de la piel), desarrollo de la personalidad, fobias, neuralgia posherpética, cuidado de posparto, depresión posparto, síndrome premenstrual, prurito (picazón), calidad de vida, enfermedad de Raynaud, recuerdo de memorias reprimidas, síndrome de piernas inquietas, incapacidad de descansar, control de producción salival, escoliosis, ataques (no epilépticos), aumento de la autoestima, estimulación sensorial (agudez sensorial), trastorno de terror durante el sueño, trastornos de la dicción, apoplejías, aumento de las habilidades de estudio, tartamudeo, síndrome de muerte súbita en infantes, lupus eritematoso sistémico, succión del dedo, tics, mordida de la lengua, tortícolis (espasmos en el cuello), trauma, tricotilomanía (halarse el cabello compulsivamente), tuberculosis, vaginismo (espasmo involuntario de los músculos vaginales).

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Complemento para la terapia cognitiva del comportamiento (B)

    Las técnicas de hipnoterapia se pueden combinar con la terapia cognitiva del comportamiento para el tratamiento de afecciones tales como ansiedad, insomnio, dolor, orinarse en la cama, trastorno de estrés postraumático u obesidad. Se requieren estudios de mejor calidad antes de que se puedan ofrecer recomendaciones.

  • Ansiedad (B)

    Varios estudios reportan el uso de la hipnosis para reducir la ansiedad, especialmente previa a procedimientos médicos u odontológicos o para el manejo de fobias. Existe evidencia preliminar que indica que estos efectos benéficos se han encontrado en niños y adultos y pueden durar hasta por tres años. Se requiere evidencia adicional antes de ofrecer recomendaciones.

  • Ansiedad por visitas odontológicas (B)

    Existe evidencia promisoria de varios estudios en niños y adultos que reportan que la ansiedad relacionada con las visitas al odontólogo puede reducirse con el uso de hipnoterapia. Los beneficios pueden ser duraderos (se han medido duraciones hasta de tres años). Sin embargo, algunas investigaciones reportan que la hipnosis puede ser menos efectiva para este uso que la terapia de grupo o terapia sistemática de desensibilización.

  • Síndrome de intestino irritable (B)

    Estudios preliminares sugieren que la hipnoterapia puede disminuir los componentes sensoriales y motores de la respuesta gastrocolónica en pacientes con síndrome de intestino irritable. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Dolor (varias causas) (B)

    Se ha estudiado la hipnoterapia para el tratamiento del dolor en casos relacionados con dolor lumbar, cirugías, cáncer, procedimientos odontológicos, quemaduras, lesiones por torceduras repetitivas, trastornos de la articulación temporomandibular, anemia drepanocítica, síndrome de intestino irritable, mucositis oral, dolor de cabeza por tensión y dolor crónico por varias causas. Se han utilizado distintos enfoques de hipnoterapia y no existe claridad acerca de cual técnica o duración de tratamiento es el óptimo. Por lo tanto, aunque las investigaciones existentes son promisorias, se requieren estudios adicionales de buen diseño antes de que se puedan ofrecer recomendaciones.

  • Trastornos sicosomáticos (B)

    La hipnosis parece ser efectiva en el tratamiento de trastornos sicosomáticos; se requiere investigación adicional para respaldar este hallazgo.

  • Dolor de cabeza por tensión (B)

    Varios estudios reportan mejoras en la severidad y frecuencia de los dolores de cabeza por tensión luego de varias sesiones semanales de hipnosis. Investigaciones preliminares sugieren que la hipnosis puede ser equivalente a otras técnicas de relajación, bioretroalimentación o capacitación autogénica. Se requieren estudios adicionales de mejor calidad para poder ofrecer recomendaciones en esta área.

  • Desempeño académico (C)

    Los hallazgos preliminares en esta área ofrecen evidencia conflictiva. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Dependencia del alcohol (C)

    La evidencia preliminar es esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Alergia/fiebre de heno (C)

    La evidencia preliminar de las investigaciones en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Alopecia areata (pérdida del cabello) (C)

    Con base en estudios preliminares, la hipnosis puede ayudar al bienestar sicológico y al resultado fisiológico de pacientes con pérdida de cabello. Se requieren estudios adicionales mayores de buen diseño para llegar a una conclusión firme.

  • Asma (C)

    Las investigaciones preliminares en el uso de la hipnosis para el manejo de los síntomas del asma no ofrecen respuestas claras. La ansiedad asociada al asma puede aliviarse a través de la hipnosis. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Orinarse en la cama (enuresis nocturna) (C)

    Los estudios preliminares en esta área no arrojan evidencia concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Fracturas de huesos (C)

    La evidencia preliminar de las investigaciones en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Efectos secundarios a la quimioterapia (C)

    Existen varios estudios sobre el uso de la hipnosis para el tratamiento de afecciones relacionadas con el cáncer, tales como dolor, ansiedad así como para el mejoramiento de la calidad de vida. Existe investigación limitada que ofrece resultados mixtos sobre el efecto de la hipnoterapia en la náusea/vómito y úlceras bucales relacionadas con la quimioterapia. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Trastorno de conversión (C)

    La evidencia preliminar en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Drogadicción (C)

    La evidencia preliminar en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Úlcera duodenal (C)

    La evidencia preliminar en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Trastornos alimenticios (C)

    La evidencia preliminar en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Disfunción eréctil (C)

    La evidencia preliminar en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Fertilidad (C)

    Con base en evidencia preliminar, la hipnosis puede mejorar el ciclo de transferencia del embrión para la fertilización in vitro. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Fibromialgia (C)

    La evidencia preliminar en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Trastornos gástricos (evacuación gástrica) (C)

    Estudios preliminares indican que la hipnosis orientada a las vísceras puede tener efecto benéfico al disminuir el tiempo de evacuación gástrica tanto en pacientes dispépticos como en sujetos saludables. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Acidez (dispepsia) (C)

    La evidencia preliminar en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Hemofilia (C)

    La evidencia preliminar en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Herpes (C)

    Un estudio pequeño mostró un efecto potencial benéfico con un programa de hipnoterapia en pacientes que sufrían de infecciones recurrentes por herpes orofacial. Se requiere investigación adicional para confirmar estos resultados.

  • Presión arterial alta (C)

    La evidencia preliminar indica que la hipnosis puede tener efectos de corto y largo plazo en pacientes con presión arterial alta en grado moderado. Se requiere investigación adicional para confirmar estos hallazgos.

  • Insomnio (C)

    Varios estudios preliminares reportan que la hipnosis puede disminuir la cantidad de tiempo requerido para dormirse, incrementar la duración del sueño y mejorar la calidad del mismo. No obstante, este estudio carece de buen diseño y tampoco se reportó adecuadamente, por lo que no puede considerarse definitivo.

  • Apretamiento de la mandíbula (C)

    La investigación preliminar indica que el apretamiento de la mandíbula podría ser susceptible a hipnosis. Se requiere investigación adicional de buen diseño antes de llegar a una conclusión firme.

  • Trabajo de parto (C)

    Varios estudios reportan los efectos de la hipnoterapia prenatal en la duración del trabajo de parto y uso de medicamentos contra el dolor. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Trastornos menopáusicos (C)

    La evidencia preliminar muestra que la hipnoterapia puede ser benéfica en el tratamiento de las oleadas de calor y por tanto, mejorar la calidad de vida de las mujeres que están experimentando síntomas menopáusicos. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Náusea/vómito (C)

    Varios estudios reportan el uso de la hipnoterapia en personas con náusea/vómito relacionados con la quimioterapia para el cáncer, el embarazo (hiperemesis gravídica) o que estén recuperándose de un procedimiento quirúrgico. Los resultados son mixtos, además de que no se cuenta con una comparación confiable entre los medicamentos contra las náuseas y otras técnicas de relajación. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Recuperación posquirúrgica (C)

    Las investigaciones sugieren que la hipnosis puede ayudar con el dolor y la ansiedad en diferentes situaciones inclusive, después de una cirugía. Reportes preliminares indican que la duración de la estadía en el hospital y el bienestar sicológico después de cirugía pueden mejorar con el uso de hipnoterapia. No obstante, la mayoría de los estudios en esta área carecen de buen diseño yse necesitan estudios de buen diseño, actualizados y de buena calidad antes de llegar a una conclusión firme.

  • Artritis reumatoide (C)

    Aunque múltiples ensayos clínicos reportan disminución de los niveles de dolor o de solicitudes de medicamentos para aliviar el dolor después de tratamiento con hipnoterapia, existe evidencia limitada específicamente para el dolor ocasionado por la artritis reumatoide. Otros síntomas de artritis reumatoide, tales como movilidad de las articulaciones o pruebas de sangre del factor reumatoide no se han evaluado de manera adecuada.

  • Esquizofrenia (C)

    Actualmente no existe suficiente evidencia a favor o en contra del uso de la hipnoterapia para esta afección. Se requieren estudios de buena calidad a fin de determinar la efectividad y seguridad de la hipnosis en el tratamiento de la esquizofrenia.

  • Afecciones cutáneas (eczema, soriasis, dermatitis atópica) (C)

    La evidencia preliminar en esta área no es concluyente. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Tinito (zumbido en los oídos) (C)

    La evidencia preliminar en esta área no es concluyente. Se necesita mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Daño vascular (C)

    Los estudios preliminares sugieren que la hipnosis juega un rol protector en contra del daño vascular. Se requiere investigación adicional para confirmar estos resultados.

  • Pérdida de peso (C)

    Las investigaciones sugieren que la hipnosis puede ser útil como adyuvante a la terapia cognitiva de comportamiento para la pérdida de peso. Sin embargo, no hay claridad si el uso de la hipnoterapia sola es benéfico en esta área.

  • Verrugas (C)

    La evidencia preliminar es promisoria al respaldar el uso de la hipnosis en el tratamiento de las verrugas. Se requieren mayores ensayos de buen diseño para evaluar de mejor manera el uso de la hipnosis para esta afección y determinar la metodología de mayor efectividad.

  • Cáncer (efectos secundarios a radioterapia) (D)

    Según los resultados de investigaciones preliminares de buena calidad, la hipnoterapia no redujo la ansiedad ni mejoró la calidad de vida en pacientes con cáncer sometidos a radioterapia curativa.

  • Abandono del tabaquismo (D)

    La hipnosis es una terapia popular utilizada por las personas que quieren dejar de fumar y a menudo se incluye como parte de programas para ayudar a dejar de fumar. La evidencia disponible sugiere que la hipnoterapia no produce efectos significativos en esta área. Se necesita investigación adicional de buen diseño antes de llegar a una conclusión firme.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

La seguridad de la hipnoterapia no se ha estudiado con rigor. Los doctores algunas veces desaconsejan el uso de la hipnosis en personas con enfermedades siquiátricas tales como sicosis/esquizofrenia, depresión maniaca, trastornos de personalidad múltiple o trastornos disociativos, debido al posible riesgo de empeoramiento. Tampoco se aconseja el uso de hipnosis en personas con trastornos de convulsiones, aunque se carece de investigación en esta área. Aquellos con trastornos de estrés postraumático pueden traer a la memoria recuerdos inquietantes. Se ha sugerido que pueden ocurrir falsos recuerdos (confabulación) como resultado de ciertos tipos de hipnoterapia, aunque la evidencia científica es limitada en esta área.

La hipnoterapia no debe retrasar el tiempo para hacer un diagnóstico o iniciar un tratamiento con técnicas o terapias que han sido probadas más extensamente y no debe utilizarse como el único método de tratar una enfermedad.

Referencias:

  • Alladin A, Alibhai A. Cognitive hypnotherapy for depression: an empirical investigation. Int J Clin Exp Hypn 2007 Apr;55(2):147-66.
  • Flammer E, Alladin A. The efficacy of hypnotherapy in the treatment of psychosomatic disorders: meta-analytical evidence. Int J Clin Exp Hypn 2007 Jul;55(3):251-74.
  • Freeman RM, Macaulay AJ, Eve L, et al. Randomised trial of self hypnosis for analgesia in labour. Br Med J (Clin Res Ed) 3-8-1986;292(6521):657-658.
  • Green JP, Jay Lynn S, Montgomery GH. A meta-analysis of gender, smoking cessation, and hypnosis:a brief communication. Int J Clin Exp Hypn 2006 Apr;54(2):224-33.
  • Jensen M, Patterson DR. Hypnotic treatment of chronic pain. J Behav Med 2006 Feb;29(1):95-124.
  • Kanji N, White AR, Ernst E. Autogenic training for tension type headaches: a systematic review of controlled trials. Complement Ther Med 2006 Jun;14(2):144-50.
  • Lutgendorf SK, Lang EV, Berbaum KS, et al. Effects of age on responsiveness to adjunct hypnotic analgesia during invasive medical procedures. Psychosom Med 2007 Feb-Mar;69(2):191-9.
  • Montgomery GH, Bovbjerg DH, Schnur JB, et al. A randomized clinical trial of a brief hypnosis intervention to control side effects in breast surgery patients. J Natl Cancer Inst 2007 Sep 5;99(17):1304-12.
  • Moore R, Brodsgaard I, Abrahamsen R. A 3-year comparison of dental anxiety treatment outcomes: hypnosis, group therapy and individual desensitization vs. no specialist treatment. Eur J Oral Sci 2002;110(4):287-295.
  • Richardson J, Smith JE, McCall G, et al. Hypnosis for procedure-related pain and distress in pediatric cancer patients: a systematic review of effectiveness and methodology related to hypnosis interventions. J Pain Symptom Manage 2006 Jan;31(1):70-84.
  • Ruddy R, House A. Psychosocial interventions for conversion disorder. Cochrane Database Syst Rev 2005 Oct 19;(4):CD005331.
  • Schnur JB, Bovbjerg DH, David D, et al. Hypnosis decreases presurgical distress in excisional breast biopsy patients. Anesth Analg 2008 Feb;106(2):440-4.
  • Stalpers LJ, da Costa HC, Merbis MA, et al. Hypnotherapy in radiotherapy patients: a randomized trial. Int J Radiat Oncol Biol Phys 2-1-2005;61(2):499-506.
  • Willemsen R, Vanderlinden J, Deconinck A, et al. Hypnotherapeutic management of alopecia areata. J Am Acad Dermatol 2006 Aug;55(2):233-7.
  • Zeltzer LK, Dolgin MJ, LeBaron S, et al. A randomized, controlled study of behavioral intervention for chemotherapy distress in children with cancer. Pediatrics 1991;88(1):34-42.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?