Publicidad

Editar mi perfil

Digitopresión, shiatsu, tuina

Resumen:

La práctica de la aplicación de presión con los dedos en puntos específicos a través del cuerpo se ha usado en la China desde el año 2000 A.C., anterior al uso de la acupuntura. Las técnicas de la digitopresión se practican internacionalmente para relajación, estimulación del bienestar y tratamiento de varias afecciones de la salud. Varios estudios humanos indican la efectividad con la digitopresión en el punto P6 de la muñeca para el tratamiento de las náuseas.

Shiatsu significa dedos (Shi) y presión (Atsu) en japonés. La técnica del shiatsu involucra la presión de los dedos sobre puntos de presión a lo largo de los meridianos del cuerpo. Se puede incluir presión con la palma de las manos, estiramiento, masaje y otras técnicas manuales. Los practicantes del shiatsu, tratan comúnmente afecciones sicológicas y músculo-esqueléticas, entre las que se incluyen los problemas de cuello/hombros, cintura, artritis, depresión y ansiedad. El Tuina ("empujar y halar" en chino) es similar al shiatsu pero con más manipulación del tejido blando y realineación estructural. El Tuina es una forma común de masaje corporal asiático, que se usa en las comunidades chino-americanas.

Teoría:

Varias filosofías médicas asiáticas tradicionales consideran que la salud es un estado de equilibrio del cuerpo que se mantiene por el fluido de energía a lo largo de meridianos específicos. Se cree que un estado de enfermedad ocurre cuando se bloquea el fluido de la energía, por falta o por exceso. La meta de la digitopresión es restaurar el fluido normal de energía a través de la presión con los dedos y la palma de la mano, estiramiento, masaje y otras técnicas corporales. Se cree que existen 12 canales primarios y ocho rutas adicionales en los cuales circula la energía de vida a través del cuerpo y que mantienen el equilibrio del yin y el yang.

Se propone que la digitopresión puede reducir el dolor muscular y la tensión, mejorar la circulación sanguínea, liberar endorfinas y eliminar toxinas. El mecanismo de acción puede ser similar a otras técnicas tales como la acupuntura (estimulación de puntos con aguja), moxa (quemar un rama de hojas de artemisa) u otras formas de estimulación manual. Las técnicas que incluyen manipulación del tejido blando pueden tener efectos similares a los masajes terapéuticos en el cuerpo.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Abuso (físico, psicológico, sexual), angina (dolor de pecho), anorexia nerviosa, hemiplejia apoplética, artritis, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, parálisis de Bell, distensión abdominal (después de una cirugía), tratamiento de cáncer (para niños), efectos secundarios del tratamiento del cáncer (diferentes a las náuseas), síndrome del túnel carpiano, congestión de pecho, facilitación/inducción del parto, síndrome de fatiga crónica, resfríos/gripes, usos cosméticos, demencia, edema, presión ocular, fibromialgia, anormalidades de reflujo nauseoso (procedimiento dentales), trastornos gastrointestinales, enfermedad de las encías, lesiones en la cabeza, VIH/SIDA, deficiencia inmunológica, escozor, desfase horario, inflamación de las coyunturas, infecciones renales (dolor), dolor por la menopausia, esclerosis múltiple, tensión/dolor muscular, congestión nasal, atrofia óptica, transplante de órganos, parálisis posterior a una apoplejía, fobias, escasa circulación sanguínea, trastorno de estrés postraumático, prolapso (disco intervertebral lumbar), soriasis, síndrome de las piernas inquietas, síndrome de Rett, trastornos de los senos nasales, lesiones por deportes, dolor por quemadura del sol, tendonitis, dolor de dientes, dolor de úlcera, infección del tracto urinario.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Náuseas (A)

    Varios estudios científicos apoyan el uso de la dígitopresión en el punto P6 de la muñeca, (también conocido como Neiguan) para la prevención y el tratamiento de las náuseas después de una cirugía, náuseas intraoperativa (durante anestesia espinal), náuseas por quimioterapia, náuseas relacionadas con el embarazo/vómito y malestar matutino. Se han notado reacciones en adultos y en niños.

  • Ansiedad (B)

    Algunos ensayos clínicos preliminares indican que la digitopresión puede reducir significativamente la ansiedad general y preoperatoria. Sin embargo, estos estudios son pequeños y con deficiencias de diseño, por lo que se necesita una investigación de mejor calidad.

  • Dolor (B)

    La digitopresión con aceites aromáticos esenciales (lavanda) puede reducir hasta por un mes la intensidad del dolor, rigidez y estrés en pacientes con dolor de cuello. La digitopresión auricular puede reducir el dolor y la ansiedad de los pacientes con fractura de cadera. La digitopresión también puede ayudar a mejorar el dolor de hombro hemipléjico y la capacidad motora de pacientes que han sufrido apoplejías.

  • Comportamiento agitado (en la demencia) (C)

    La digitopresión puede disminuir la agitación verbal y física de los pacientes con demencia. Se necesitan más estudios antes de hacer recomendaciones.

  • Estado de alerta (C)

    La digitopresión por estimulación y relajación de puntos puede causar diferentes efectos en el estado de alerta en una situación como un salón de clases. Se necesitan más investigaciones para confirmar estas conclusiones.

  • Asma (calidad de vida) (C)

    Las investigaciones preliminares indican que los pacientes con asma crónica que reciben digitopresión pueden experimentar mejor calidad de vida. Se necesitan estudios mejor diseñados antes de llegar a una conclusión.

  • Mojar la cama (niños) (C)

    Las investigaciones anteriores son prometedoras. Se necesitan más investigaciones antes de emitir una recomendación.

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (C)

    Una combinación de digitopresión y masaje puede reducir la disnea (respiración con dificultad) y ansiedad en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica con uso prolongado de ventiladores mecánicos. Se necesitan más estudios sobre la digitopresión por sí sola, antes de emitir una recomendación.

  • Depresión (C)

    Varios estudios indican que los estados de depresión y fatiga pueden mejorar con la terapia de digitopresión. Se necesitan más investigaciones para confirmar estos hallazgos.

  • Adicción a las drogas (C)

    La evidencia preliminar indica que la digitopresión puede ser una terapia adicional complementaria útil para la prevención de la recaída, abandono o dependencia. Se necesitan más investigaciones para confirmar estos hallazgos antes de llegar a una conclusión definitiva.

  • Disnea (dificultades respiratorias) (C)

    Un estudio pequeño de pacientes que recibían rehabilitación pulmonar reportó beneficios con la digitopresión en la disminución de la disnea. Se necesitan estudios mayores y mejor diseñados antes de llegar a conclusiones claras.

  • Epilepsia (niños) (C)

    La evidencia preliminar indica que la digitopresión puede ayudar cuando se presentan convulsiones epilépticas en niños. Se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

  • Rendimiento físico (C)

    Las investigaciones preliminares reportan que la digitopresión en los oídos puede reducir la fatiga muscular y la producción de ácido láctico y de este modo un mejor rendimiento atlético. Se necesita más investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Espasmos faciales (C)

    En un estudio pequeño se encontró evidencia positiva preliminar en esta área. Se necesitan más investigaciones antes de emitir una recomendación clara.

  • Motilidad gastrointestinal (C)

    Un estudio pequeño indica que la digitopresión puede mejorar la motilidad gastrointestinal. Se necesitan más investigaciones antes de llegar a una conclusión firme.

  • Dolor de cabeza (C)

    Se ha reportado en estudios preliminares que la digitopresión auto-administrada ayuda a la tensión o dolores de cabeza por migraña. Se necesitan más investigaciones antes de emitir una recomendación.

  • Presión arterial alta (C)

    Estudios de menor tamaño realizados en hombres y mujeres informan que la digitopresión puede reducir la presión arterial. Los resultados de los estudios sobre el efecto de la digitopresión en el ritmo cardiaco han arrojado resultados mixtos. Se necesitan estudios grandes y bien diseñados antes de llegar a una conclusión.

  • Dolores del parto (C)

    Un estudio reporta que la digitopresión LI4 y BL67 puede reducir los dolores del parto, específicamente durante la primera etapa. Se necesitan investigaciones adicionales antes de ofrecer una recomendación.

  • Dolor lumbar (C)

    Un estudio demostró que la digitopresión fue efectiva en la disminución del dolor lumbar en términos de discapacidad, niveles de dolor y funcionamiento. Los beneficios se mantuvieron por seis meses. Se necesitan más estudios para hacer una recomendación firme.

  • Dolor menstrual (C)

    Con base en investigaciones iniciales, la digitopresión puede reducir el dolor menstrual severo, el uso de medicamento para el dolor y la ansiedad causada por la menstruación. Se necesitan más investigaciones antes de hacer una recomendación clara.

  • Cuidado paliativo (C)

    Las investigaciones preliminares reportan que el uso de la digitopresión en los pacientes con enfermedades progresivas avanzadas puede mejorar los niveles de energía, relajación, confianza, control de síntomas, pensamientos claros y movilidad. Se necesitan más investigaciones para confirmar estos hallazgos.

  • Enfermedad de Parkinson (C)

    La digitopresión puede beneficiar varias medidas de la severidad de la enfermedad de Parkinson. Se necesitan más estudios antes de hacer recomendaciones.

  • Dolor post-operatorio (C)

    Varios estudios reportan que la digitopresión ayuda al alivio del dolor en los pacientes después de una cirugía. Estas investigaciones indican que la digitopresión puede ser tan efectiva como los medicamentos para el dolor, de aplicación intravenosa. Sin embargo, se necesita mayor evidencia de ensayos mejor diseñados, antes de llegar a una conclusión firme.

  • Disfunción sexual (C)

    Los resultados de estudios preliminares indican beneficios de la digitopresión vaginal/masaje pélvico en la reducción de aspectos de la disfunción sexual. Se necesitan estudios adicionales.

  • Apnea del sueño (C)

    Un estudio pequeño reporta que la digitopresión puede prevenir y tratar la apnea del sueño. Se necesitan estudios más grandes y bien diseñados antes de llegar a una conclusión. Los pacientes con conocimiento o sospecha de apnea deben consultar con un profesional de la salud certificado.

  • Calidad del sueño (C)

    Las investigaciones preliminares apoyan el uso de la digitopresión para el mejoramiento de la calidad del sueño en pacientes ancianos y posiblemente en la salud de los adultos de todas las edades. Se necesitan ensayos mejor diseñados para apoyar estos resultados.

  • Abandono del cigarrillo (C)

    Estudios anteriores indican que la digitopresión auricular puede ayudar con el abandono del cigarrillo. Se necesitan investigaciones adicionales para confirmar estos resultados.

  • Apoplejía (C)

    Los primeros datos prometedores sugieren que la acupresión puede ayudar en la recuperación de la parálisis que se produce después de un ataque de apoplejía.

  • Espondilosis cervical (D)

    Los resultados de un meta-análisis no apoyan el uso de tuina para espondilosis cervical.

  • Pérdida de peso/obesidad (D)

    La evidencia preliminar indica que la digitopresión quizás no sea efectiva para la pérdida de peso.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

La digitopresión autoaplicada y la realizada por un terapeuta con experiencia resultan generalmente seguras con un entrenamiento apropiado. No se ha informado de complicaciones graves a largo plazo en la documentación científica. Se han conocido casos de daños en el nervio de la mano y herpes zoster ("culebrilla") después de un masaje shiatsu. La digitopresión con fuerza puede causar moretones.

Referencias:

  • Agarwal A, Ranjan R, Dhiraaj S, et al. Acupressure for prevention of pre-operative anxiety: a prospective, randomised, placebo controlled study. Anaesthesia 2005 Oct;60(10):978-8.
  • Barker R, Kober A, Hoerauf K, et al. Out-of-hospital auricular acupressure in elder patients with hip fracture: a randomized double-blinded trial. Acad Emerg Med 2006 Jan;13(1):19-23.
  • Chen HM,Chen CH. Effects of acupressure at the Sanyinjiao point on primary dysmenorrhoea. J Adv Nurs 2004;48(4):380-387.
  • Cho YC, Tsay SL. The effect of acupressure with massage on fatigue and depression in patients with end-stage renal disease. J Nurs.Res 2004;12(1):51-59.
  • Harris RE, Jeter J, Chan P, et al. Using acupressure to modify alertness in the classroom: a single-blinded, randomized, cross-over trial. J Altern Complement Med 2005 Aug;11(4):673-9.
  • Ho CM, Tsai HJ, Chan KH, et al. P6 acupressure does not prevent emesis during spinal anesthesia for cesarean delivery. Anesth Analg 2006 Mar;102(3):900-3.
  • Hsieh LL, Kuo CH, Lee LH, et al. Treatment of low back pain by acupressure and physical therapy: randomised controlled trial. BMJ 2006 Mar 25;332(7543):696-700.
  • Maa SH, Sun MF, Hsu KH, et al. Effect of acupuncture or acupressure on quality of life of patients with chronic obstructive asthma: a pilot study. J Altern Complement Med 2003;9(5):659-670.
  • Puangsricharern A, Mahasukhon S. Effectiveness of auricular acupressure in the treatment of nausea and vomiting in early pregnancy. J Med Assoc Thai. 2008; 91(11):1633-8.
  • Roscoe JA, Jean-Pierre P, Morrow GR, et al. Exploratory analysis of the usefulness of acupressure bands when severe chemotherapy-related nausea is expected. J Soc Integr Oncol 2006 Winter;4(1):16-20.
  • Sheehan P. Hyperemesis gravidarum--assessment and management. Aust Fam Physician 2007 Sep;36(9):698-701.
  • Smith CA, Collins CT, Cyna AM, et al. Complementary and alternative therapies for pain management in labour. Cochrane Database Syst Rev 2006 Oct 18;(4):CD003521.
  • Stein DJ, Birnbach DJ, Danzer BI, et al. Acupressure versus intravenous metoclopramide to prevent nausea and vomiting during spinal anesthesia for cesarean section. Anesth Analg 1997;84(2):342-345.
  • Tsay SL, Wang JC, Lin KC, et al. Effects of acupressure therapy for patients having prolonged mechanical ventilation support. J Adv Nurs 2005 Oct;52(2):142-50.
  • Wang SM, Escalera S, et al. Extra-1 acupressure for children undergoing anesthesia. Anesth Analg. 2008; 107(3):811-6.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo