Publicidad

Editar mi perfil

Alimentos orgánicos

Resumen:

El doctor Max Gerson fue uno de los primeros proponentes del consumo de alimentos orgánicos, quien a comienzos de los años de 1920 indicó a sus pacientes con cáncer que consumieran frutas y vegetales orgánicos. El interés en los alimentos orgánicos se incrementó drásticamente en los años de 1960 cuando se encontró que varios tipos de pesticidas y fertilizantes eran tóxicos para humanos y animales. La certificación orgánica de terceros se instituyó en los años de 1970 por grupos regionales de agricultura orgánica. En los años de 1980, los cultivadores y consumidores y otros miembros de la industria de la agricultura comenzaron a presionar por una etiqueta del gobierno que especificara los productos orgánicos.

En los años de 1990, el congreso de los Estados Unidos aprobó la ley de Producción de Alimentos Orgánicos (OFPA), la cual exigía al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos desarrollar parámetros nacionales para los productos agrícolas producidos orgánicamente y así asegurar a los consumidores que los productos comercializados como orgánicos cumplieran con estos parámetros. El Programa Nacional Orgánico (NOP) hace parte de la división de servicios de comercialización del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el cual fue creado para cumplir con las directrices de la Ley de Producción de Alimentos Orgánicos. Ni la ley OFPA ni el programa NOP regulan la seguridad o la nutrición de los alimentos.

En el año 2002, el Departamento de Agricultura concluyó la definición del concepto orgánico y su programa de inspección, el cual era el más riguroso en el mundo en su momento. Desde entonces, inicialmente en el año 2003 y luego en el año 2005, se han hecho unos cuantos intentos para hacer más flexibles estas directrices.

De acuerdo con una encuesta entre fabricantes que se realizó en el año 2006, organizada por la Asociación de Comercio Orgánico, la industria orgánica en los Estados Unidos creció 17% para un total de $14,600 millones en ventas de consumo en el año 2005: los alimentos orgánicos se incrementaron en 16.2% equivalente a $13,800 millones en ventas de consumo y los productos alimenticios no orgánicos se incrementaron en 32,5% para un total de $744 millones.

Actualmente, en los Estados Unidos un producto se considera orgánico si el alimento, la granja, los manipuladores y procesadores de estos alimentos cumplen con un criterio específico del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). La carne es orgánica si a los animales no se les suministra ningún antibiótico u hormonas para el crecimiento, y el producto se considera orgánico si fue cultivado sin los pesticidas más convencionales o fertilizantes sintéticos o fertilizantes producto de las aguas residuales. No se permite la etiqueta de producto orgánico a los animales que se han sometido a procesos de bioingenería ni a los cultivos modificados genéticamente, o a los productos que se han ionizado con radiación.

Muchas personas que optan por el consumo de alimentos orgánicos en vez de alimentos no orgánicos, lo hacen porque creen que los alimentos son más nutritivos, contienen pocas toxinas de los aditivos y pesticidas, es más humanitario para los animales de cría o son más protectores de la ecología.

El USDA no afirma que los alimentos producidos orgánicamente sean más seguros o más nutritivos que los alimentos producidos convencionalmente.

Actualmente se carece de estudios de alta calidad que apoyen el incremento en la salud en general para los consumidores de productos orgánicos, así como de estudios de largo plazo.

Teoría:

Muchas personas eligen comer orgánicamente porque piensan que los alimentos orgánicos son más nutritivos o saludables. Sin embargo, el consumo de alimentos orgánicos es un tema controvertido y se carece de investigaciones humanas de alta calidad en esta área. Específicamente, la afirmación de un alto valor nutricional y un bajo nivel de contaminantes tóxicos en los alimentos orgánicos tiene actualmente muy poca evidencia científica que apoye dichos beneficios. Se ha demostrado en algunos estudios que los alimentos orgánicos poseen una menor cantidad de pesticidas pero las investigaciones no confirman qué cantidades más bajas de pesticidas están relacionadas con el desarrollo de ciertas enfermedades o afecciones. Además, algunos expertos creen en la importancia del consumo de una dieta bien balanceada, lo que puede restar importancia a los alimentos orgánicos en comparación con los no orgánicos. Aunque actualmente se carece de evidencia científica definitiva sobre los beneficios o riesgos para los pacientes, el impacto positivo de los cultivos orgánicos en una agricultura sostenible es mas prometedor.

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, "la carne, las aves, los huevos y los productos lácteos orgánicos son productos de animales a los cuales no se les ha suministrado antibióticos u hormonas para el crecimiento. Los alimentos orgánicos se producen sin el uso de los pesticidas más convencionales; fertilizantes producidos con ingredientes sintéticos o aguas residuales; procesos de bioingeniería o radiación ionizada. Antes de que un producto sea etiquetado como "orgánico", un inspector certificado y aprobado por el gobierno inspecciona la granja donde los alimentos se cultivan para asegurarse de que el granjero sigue todas las reglas necesarias para cumplir con los parámetros orgánicos del USDA. También se deben certificar las compañías que manipulan o procesan alimentos orgánicos antes de que lleguen al supermercado local o al restaurante".

Únicamente los productos que cumplen con todos los requisitos del USDA pueden usar el sello "USDA Organic" ene su etiqueta. El uso del sello orgánico del USDA es voluntario; sin embargo, si con conocimiento se etiqueta un alimento no orgánico con el sello del USDA, se puede incurrir en una multa de $10,000 por cada contravención.

De acuerdo con el USDA, un producto etiquetado como "100% orgánico" no contiene ingredientes no orgánicos y un producto etiquetado como "orgánico" debe contener 95% o más ingredientes orgánicos, y un producto etiquetado como "hecho con productos orgánicos" contiene 70-95% de ingredientes orgánicos. Si un producto contiene menos de 70% de ingredientes orgánicos, la palabra orgánico solo puede aparecer en la tabla de información de los ingredientes.

Los productos etiquetados como "natural", "libre de pesticides," "cultivado de manera natural," "producto de corral" o "libre de hormonas" no son necesariamente orgánicos.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Acné, alergias, enfermedad de Alzheimer, anemia, antioxidante, artritis, asma, ateroesclerosis, consecuencias del nacimiento (defectos de nacimiento), cáncer, candidiasis, sensibilidad química (enfermedades del medio ambiente), síndrome de fatiga crónica, dolor crónico, enfermedad coronaria del corazón, higiene dental, depresión, desintoxicación, diabetes, desarrollo fetal, fibromialgia, alergia de alimentos, trastornos ginecológicos (pubertad precoz), dolores de cabeza, enfermedad del corazón (prevención), presión arterial alta, trastornos hormonales, estimulación del sistema inmunológico, infertilidad, colón irritable, intoxicación por metales pesados/plomo, leucemia, enfermedad del hígado, cáncer de pulmón, lupus, trastornos linfáticos, trastornos menstruales, enfermedad mental, rendimiento mental, migraña, mieloma, esclerosis múltiple, espasmos musculares (prevención), trastornos neurodegenerativos, (prevención de la encefalitis espongiforme bovina), osteoporosis/osteopenia, dolor, enfermedad de Parkinson, síndrome premenstrual, soriasis, esclerodermia, trastornos de la piel, apoplejía, trastornos de la tiroides, intoxicación (mercurio), deficiencia de vitaminas y nutrientes.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Actualmente se carece de información segura concluyente sobre los alimentos orgánicos debido a la insuficiencia de estudios humanos. Se asume en general que los alimentos orgánicos son al menos tan seguros como los alimentos convencionales.

En los Estados Unidos, el Departamento de Agricultura es el responsable de delimitar y hacer cumplir la Ley de Producción de Alimentos Orgánicos (OFPA).

Referencias:

  • Barrett, JR. OP pesticides in children's bodies. Environmental Health Perspectives 2006 Feb;114(2):112.
  • Bourn D, Prescott J. A comparison of the nutritional value, sensory qualities, and food safety of organically and conventionally produced foods. Crit Rev Food Sci Nutr 2002;42(1):1-34.
  • Holmboe-Ottesen G. [Better health with ecologic food?]. Tidsskr.Nor Laegeforen. 6-3-2004;124(11):1529-1531.
  • Howard V. Organic food -- the view of a medical toxico-pathologist. British Journal of Midwifery 2003 May; 11(5):272, 274-275.
  • Kajiya T, Kuroda A, Hokonohara D, Tei C. Heart failure caused by hookworm infection possibly associated with organic food consumption. Intern Med 2006;45(13):827-9.
  • Kopke U. Organic foods: do they have a role? Forum Nutr 2005;(57):62-72.
  • Lu C, Toepel K, Irish R, et al. Organic diets significantly lower children's dietary exposure to organophosphorus pesticides. Environmental Health Perspectives 2006 Feb;114(2):260-263.
  • Magkos F, Arvaniti F, Zampelas A. Organic food: nutritious food or food for thought? A review of the evidence. Int J Food Sci Nutr 2003;54(5):357-371.
  • Magkos F, Arvaniti F, Zampelas A. Organic food: buying more safety or just peace of mind? A critical review of the literature. Crit Rev Food Sci Nutr 2006;46(1):23-56.
  • Newsome R. Organically grown foods: A scientific status summary by the Institute of Food Technologists' expert panel on food safety and nutrition. Food Technology 1990;44(12):123-130.
  • Petrariu FD, Gavat V, Cozma AG. [Current issues regarding organic food]. Rev Med Chir Soc Med Nat Iasi 2005;109(4):866-870.
  • Ryan, GL. Whole-Food Supplements: The Prenatal Vitamin Option. Birthkit 2005 Summer;46:3.
  • Thompson J. Vitamins, minerals and supplements: part two. Community Pract. 2005;78(10):366-368.
  • Williams CM. Nutritional quality of organic food: shades of grey or shades of green? Proc Nutr Soc 2002;61(1):19-24.
  • Williams RM. Organic Food versus Conventional. Townsend Letter for Doctors & Patients 2006 Jan; 270:26-28.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo