SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vitaminas y suplementos: diez peligros que pueden sorprenderlo

Por Consumer Reports -
Vitaminas y suplementos: diez peligros que pueden sorprenderlo
CRÉDITO: THINKSTOCK

Más de la mitad de los adultos estadounidenses toman vitaminas, minerales, hierbas u otros suplementos nutricionales. Algunos de estos productos no son especialmente útiles, según nos informaron los lectores en una encuesta reciente; pero, además de eso, no hay que suponer que son seguros porque son “totalmente naturales”.

Algunos de estos productos no son especialmente útiles, según nos informaron los lectores en una encuesta reciente; pero, además de eso, no hay que suponer que son seguros porque son “totalmente naturales”. De hecho, es posible que no sean ni lo uno ni lo otro. A continuación se mencionan 10 peligros que hemos extraído de entrevistas con especialistas, investigaciones publicadas y nuestro propio análisis de informes sobre eventos adversos graves enviados a la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), que obtuvimos a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información (Freedom of Information Act). Lea y esté alerta.

1. Los suplementos no están libres de riesgos

Pieter Cohen con un paciente que tuvo un ataque al corazón mientras tomaba suplementos
Entre 2007 y mediados de abril de 2012, más de 6,300 informes sobre eventos adversos graves relacionados con suplementos dietéticos, que incluyen vitaminas y hierbas, fueron informados a la FDA por compañías de suplementos, consumidores, proveedores de atención médica, entre otros.

Los informes por sí mismos no demuestran que los suplementos hayan causado los problemas; sin embargo, las cifras por sí solas son motivo de preocupación. Los síntomas incluyeron signos de problemas cardíacos, renales o hepáticos, dolor generalizado, reacciones alérgicas, agotamiento, náuseas, dolores y vómitos. Los informes describieron más de 10,300 desenlaces graves (algunos incluyeron más de uno), entre los que se incluyen 115 muertes y más de 2,100 hospitalizaciones, 1,000 lesiones o enfermedades graves, 900 visitas a la sala de emergencias y unos 4,000 eventos médicos importantes de otro tipo.

La FDA recibe un número mayor de informes acerca de problemas graves relacionados con medicamentos de venta con receta que con suplementos. Sin embargo, existe una gran diferencia entre los dos, advierte Pieter Cohen, M.D., internista de Cambridge Health Alliance en Massachusetts que tiene un interés especial en los suplementos. “Estos potentes medicamentos con fuertes efectos secundarios, realmente, salvan vidas cuando se usan de forma adecuada”, comentó acerca de los medicamentos de venta con receta. “Pero cuando los consumidores sanos utilizan suplementos, muy pocas veces o nunca, existe un efecto potente que pueda salvar la vida”.

La FDA sospecha que la mayoría de los problemas relacionados con suplementos nunca llegan a su conocimiento, afirma Daniel Fabricant, Ph.D., director de la División de Programas de Suplementos Dietéticos de la agencia. Sin embargo, aquellos que sí llegan a su conocimiento son útiles, dado que pueden dar señales de advertencia acerca de un problema que se está gestando. Por ejemplo, el año pasado, la agencia observó 7 informes de problemas de salud graves relacionados con consumidores que tomaron la vitamina Soladek en solución, comercializada por Indo Pharma de la República Dominicana. Cuando la FDA supo que las muestras analizadas contenían vitaminas A y D en concentraciones que excedían ampliamente las cantidades diarias recomendadas, emitió una advertencia para los consumidores.

¿Por qué no se puede, simplemente, eliminar del mercado un producto con problemas? Las leyes actuales hacen que eso sea tan difícil para la FDA que, hasta la fecha, solo ha prohibido un ingrediente, los alcaloides de efedrina. Ese esfuerzo se prolongó durante una década, en la que los productos para perder peso que contienen efedra estuvieron implicados en miles de eventos adversos, que incluyeron muertes.

Protéjase
Ingrese el nombre del suplemento en el que está interesado en el cuadro de búsquedas en www.fda.gov, para averiguar si ha estado sujeto a advertencias, alertas o retiros voluntarios. Si sospecha que está experimentando una reacción adversa a un suplemento, dígaselo a su médico. También puede reportar su problema a la FDA llamando al 800-332-1088, o en www.fda.gov/medwatch.

2. Algunos suplementos son, en realidad, medicamentos de venta con receta

Fabricant sostiene que los suplementos dietéticos combinados con medicamentos de venta con receta representan “la mayor amenaza” para la seguridad del consumidor. Desde 2008, según la FDA, se han retirado del mercado más de 400 productos de ese tipo, principalmente, aquellos que se comercializan para el desarrollo muscular (culturismo), aumento del desempeño sexual y la pérdida de peso.

Hemos observado muchos productos retirados que contenían los mismos principios activos que los medicamentos de venta con receta, o principios activos similares, como el sildenafilo (Viagra), el tadalafilo (Cialis) y la sibutramina (Meridia, un medicamento para la pérdida de peso retirado del mercado en 2010 debido a la evidencia de que aumentaba el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares). Otros medicamentos contenían corticoesteroides sintéticos.

Esos productos adulterados pueden causar algunos de los mismos efectos secundarios e interacciones que los consumidores pudieron haber estado tratando de evitar al elegir suplementos en lugar de medicamentos. La FDA ha recibido informes de accidentes cerebrovasculares, lesión hepática aguda, insuficiencia renal, embolia pulmonar (coágulos de sangre en el pulmón) y muerte asociados con suplementos adicionados con medicamentos.

“A varios productos adulterados para el aumento del desempeño sexual se les atribuye la capacidad de funcionar en el término de 20 a 45 minutos”, comentó Fabricant en el sitio web de la FDA. “Cuando vemos un producto que anuncia atributos que exceden lasStrong posibilidades de un suplemento dietético —además de brindar apoyo para la salud— y en un lapso de algunos minutos, esto nos da la pista de que podríamos estar ante un producto adulterado”.

Protéjase
Adelgace con dieta y ejercicio. Desarrolle sus músculos levantando pesas. Y consulte a un médico si necesita ayuda en la alcoba, ya que esto podría indicar un problema de salud subyacente. Si sospecha que ha comprado un producto que está adicionado con medicamentos de venta con receta o corticoesteroides no declarados, envíe un correo electrónico sobre esta cuestión a la FDA, a taintedproducts@fda.hhs.gov.

3. Es posible tomar una sobredosis de vitaminas y minerales

A menos que su proveedor de salud le indique que necesita más del 100% de la ingesta diaria recomendada de un nutriente en particular, es probable que no lo necesite.

“No me parece razonable tomar grandes dosis de vitaminas y minerales, a menos que exista un problema diagnosticado, dado que hay muy pocas pruebas de que sean saludables y, a veces, existe la posibilidad de que resulten perjudiciales”, afirma Marion Nestle, M.P.H., Ph.D., profesora de nutrición, estudios alimenticios y salud pública de New York University.

Las megadosis de vitaminas A, D, E y K solubles en grasa pueden causar problemas e, incluso, algunas dosis estándares pueden interferir con determinados medicamentos de venta con receta. Algunas personas pueden experimentar efectos adversos por tomar demasiado calcio o hierro.

La tabla siguiente indica la ingesta máxima diaria de nutrientes clave que el Instituto de Medicina ha determinado que tienen pocas probabilidades de implicar un riesgo de efectos adversos para la salud. (Los números se aplican a la población general, no a quienes podrían necesitar suplementación debido a una afección médica).

Es sorprendentemente fácil exagerar
Por ejemplo, una mujer de 50 años, que está preocupada por sus huesos, podría tomar un desayuno con cereales integrales Whole Grain Total, que contienen alrededor de 1,000 miligramos de calcio por porción, con media taza de leche descremada (150 miligramos de calcio), y tomar un suplemento de calcio (500 miligramos) además de su fórmula multivitamínica diaria para la menopausia One-A-Day Menopause Formula, que incluye 300 miligramos de calcio. Ella ya se estaría acercando al límite máximo tolerable de calcio diario de 2,000 miligramos.

Protéjase
Con la información de las etiquetas que se encuentran en los suplementos y los alimentos que usted consume en forma rutinaria, sume su exposición diaria total a todos ellos y, luego, consulte nuestra tabla abajo para averiguar si está exagerando. Si su médico le dice que necesita una mayor cantidad de un nutriente específico que puede obtener de los alimentos (o de la exposición solar, en el caso de la vitamina D), una píldora con un solo ingrediente puede ser suficiente.

4. No hay que depender de las etiquetas con advertencias

Para empezar, la FDA no las exige en los suplementos. Existe una excepción: los suplementos que contienen hierro deben advertir acerca de la posibilidad de sobredosis accidentales y de intoxicación mortal en los niños.

Sin embargo, los fabricantes de suplementos pueden proporcionar etiquetas de advertencia si así lo desean. Salimos de compras para ver qué advertencias, si es que había, encontraríamos en las etiquetas de 14 variedades de suplementos. Después de observar 233 productos, todos adquiridos en línea o en tiendas del área metropolitana de la ciudad de New York, durante la primavera de 2012, podemos informar que el único aspecto consistente acerca de las etiquetas es su falta de consistencia.

Primero, la buena noticia: el 100% de las 15 marcas que hemos comprado, que contenían hierro, incluían la advertencia requerida.

De las 233 etiquetas examinadas, la mayoría incluía solo las advertencias generales, como aquellas que indican no usar el producto durante el embarazo o lactancia, o acerca de posibles interacciones farmacológicas no especificadas. Sin embargo, las advertencias específicas fueron menos frecuentes. El 40% de las etiquetas advertía a las personas acerca de no tomar el suplemento si tenían una afección médica, pero solo algunas citaban una dolencia, como un trastorno del sangrado; el 36% advertía acerca de posibles reacciones adversas; pero solo el 13% advertía acerca de posibles interacciones con un medicamento o un tipo de medicamento específicos.

De nuestras 20 muestras de 5-hidroxitriptófano (5-HTP), un suplemento para el estado de ánimo y el sueño, solo 5 contenían advertencias acerca de una posible interacción con medicamentos para la enfermedad de Parkinson.

Si bien se sabe que la hierba de San Juan puede reducir la eficacia de determinados medicamentos de venta con receta, incluidos las píldoras anticonceptivas y los anticoagulantes, como la warfarina (Coumadin), solo 2 de las 17 muestras que compramos advertían explícitamente acerca de esos peligros. El ginkgo biloba también puede interferir con los anticoagulantes, pero vimos una advertencia de una posible interacción en solo un frasco de ginkgo.

“Algunas compañías prefieren sobreabundar en las precauciones y, ciertamente, tienen derecho a hacerlo”, afirma Steve Mister, presidente y director ejecutivo del Consejo de Nutrición Responsable, un grupo comercial líder en la industria. Otras compañías dicen: "¿Sabes qué?, no voy a advertir acerca de posibles aspectos que no considero que representen una preocupación grave para mis consumidores”.

Protéjase
Asegúrese de que su médico o farmacéutico sepa qué suplementos y medicamentos de venta con receta está tomando o está pensando tomar. También puede obtener más información sobre interacciones en nuestra guía gratuita “Guide: 100+ Commonly Used Supplements” (Guía: Los 100 Suplementos más Usados) en la sección “Natural Health” (Salud Natural), en ConsumerReports.org/health (financiada por un subsidio de Airborne Cy Pres Fund).

5. No se ha comprobado que curen enfermedades importantes

Si busca suplementos dietéticos en Internet y encuentra un sitio que declara que sus productos pueden diagnosticar, curar, mitigar, tratar o prevenir una enfermedad, busque inmediatamente otro sitio. Estas declaraciones están prohibidas para los suplementos, según la FDA. “Quisiéramos ver que esas cosas desaparezcan”, sostiene Fabricant. “Son una amenaza directa para la salud pública”. Desde 2007, la agencia ha enviado decenas de cartas de advertencia a compañías, exigiendo que dejen de hacer ese tipo de declaraciones acerca de sus productos de suplementos.

A comienzos de este año, por ejemplo, la FDA envió una carta de advertencia a BioAnue Laboratories de Rochelle, Ga., cuando se encontraron estas declaraciones y otras en sitios web: “La fórmula CX revertirá la enfermedad debilitante” y “El cartílago bovino detiene el crecimiento de tumores”. (La FDA afirmó que todavía está revisando la respuesta de la compañía. El presidente de BioAnue Laboratories nos dijo que “cumple todas las leyes de EE.UU.”).

En la última década, el socio regulador de la FDA, la Comisión Federal de Comercio, que monitorea la publicidad de los suplementos dietéticos, ha presentado más de 100 objeciones legales a declaraciones sobre la eficacia de los suplementos.

Protéjase
Investigue acerca de los suplementos en sitios gubernamentales confiables, como www.fda.gov, ods.od.nih.gov (Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud) y nccam.nih.gov (Centro National de Medicina Complementaria y Alternativa).

6. Compre con precaución en botánicas

La existencia de estas tiendas, que venden plantas medicinales tradicionales y otros productos para la curación física y espiritual, es muy valorada en los barrios hispanos de muchas ciudades estadounidenses. Pero cuando Consumer Reports envió a un periodista hispanohablante en una excursión de compras por varias botánicas en el área de New York en 2011, todo lo que consiguió fue información incompleta y bolsas de hierbas misteriosas.

Nuestro periodista pidió asesoramiento sobre cómo tratar la diabetes tipo 2, la presión arterial alta y la impotencia sexual, afecciones que tienen tratamientos eficaces con medicamentos convencionales. Los curanderos ofrecieron una variedad de instrucciones y hierbas, pero ninguno ofreció información relevante acerca de los posibles efectos secundarios o las interacciones riesgosas que pueden producirse cuando se toma una hierba con un medicamento. Y cuando llevamos las hierbas a la oficina y verificamos la evidencia científica, descubrimos que ninguna de ellas estaba respaldada por investigaciones concluyentes sobre su eficacia y seguridad.

Nuestra investigación nos dejó preocupados respecto de la calidad y la identidad de los productos que hay en las tiendas. Y los especialistas que consultamos sugirieron que la cadena de suministro utilizada por algunas tiendas podría no cumplir con los mejores estándares de la industria.

“Estos mercados no deberían ser señalados particularmente, pero tampoco deberían ser eximidos de cumplir los mismos estándares requeridos por otros proveedores de suplementos dietéticos y herbales”, afirma Tieraona Low Dog, M.D., profesora clínica asociada de la Facultad de Medicina de University of Arizona y directora de becas (fellowship) del Centro de Medicina Integral de Arizona (Arizona Center for Integrative Medicine).

Protéjase
Consulte a su médico antes de tomar hierbas tradicionales y asegúrese de saber qué son y de dónde vienen. Si las prácticas de salud de su cultura son importantes para usted, considere la posibilidad de buscar un médico integrador, como la doctora Low Dog, que combina la atención médica convencional con métodos holísticos y tradicionales.

7. Protección para el corazón y contra el cáncer: no comprobada

Hay la creencia muy extendida de que las píldoras de omega 3 y los antioxidantes reducen el riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer, respectivamente, y millones de mujeres toman calcio para proteger sus huesos. Sin embargo, la evidencia reciente pone en duda si estos suplementos son tan seguros o eficaces como se supone.

Calcio
El último golpe contra los suplementos de calcio fue un informe publicado por investigadores alemanes y suizos que realizaron un seguimiento de casi 24,000 adultos durante un promedio de 11 años. Descubrieron que los usuarios habituales de suplementos de calcio tuvieron un aumento del riesgo de sufrir un ataque al corazón del 86% en comparación con aquellos que no usaban suplementos, según lo informado en el número de la revista Heart de junio de 2012. Por otro lado, hubo una reducción estadísticamente significativa del riesgo de sufrir un ataque al corazón del 30% entre los adultos con una ingesta moderadamente alta de calcio proveniente de los alimentos en sí.

¿A qué se debe la discrepancia? La teoría de los investigadores es que los suplementos podrían provocar picos rápidos en los niveles de calcio en la sangre que han sido relacionados con niveles riesgosos de lípidos, mientras que es probable que el calcio presente en los alimentos se absorba más lentamente. Consuma calcio de productos lácteos, verduras de hojas verdes y pescado con espinas comestibles, como las sardinas.

Aceite de pescado con omega 3
La creencia ampliamente difundida de que las píldoras de aceite de pescado ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares enfrentó un inconveniente cuando un estudio realizado en 12,500 personas con diabetes o prediabetes y un alto riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular demostró que no había diferencias en la tasa de muerte a causa de enfermedades cardiovasculares u otros desenlaces entre aquellas personas que recibieron una píldora de aceite de pescado de 1 gramo todos los días y las que recibieron un placebo, según un informe en línea de New England Journal of Medicine del 11 de junio de 2012. Sin embargo, los resultados pueden verse opacados por el hecho de que los participantes ya estaban tomando otros medicamentos para el corazón.

La mayoría de las personas pueden consumir suficiente cantidad de omega 3 comiendo pescados grasos, al menos, dos veces a la semana. La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) afirma que las personas con enfermedad en las arterias coronarias deberían hablar con su médico acerca de la suplementación con omega 3.

Antioxidantes
Lejos de reducir el riesgo de cáncer, como muchas personas creen, las dosis altas de algunos suplementos antioxidantes pueden, de hecho, aumentarlo, según sugiere la evidencia.

La noticia desalentadora apareció en el número de Journal of the National Cancer Institute del 16 de mayo de 2012. En función de la evidencia actual, no se ha demostrado que las vitaminas C y E protejan a las personas contra el cáncer; la vitamina E, el betacaroteno y la vitamina C no parecen brindar protección contra el cáncer ni contra morir a causa de cáncer; el selenio no previene el cáncer de próstata; y no hay evidencia convincente de que el betacaroteno o los suplementos de vitaminas A, C o E prevengan los tipos de cáncer gastrointestinal. Aún peor, los investigadores escribieron: “Algunos ensayos clínicos muestran que algunos de estos nutrientes antioxidantes pueden aumentar el riesgo de cáncer”.

Y hay más malas noticias reportadas en un estudio realizado en 35,000 hombres en el número de Journal of the American Medical Association del 12 de octubre de 2011: la suplementación diaria de vitamina E puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata entre los hombres sanos.

Los investigadores advirtieron que las consecuencias de sus hallazgos eran preocupantes dado que más de la mitad de las personas de 60 años o más toman suplementos que contienen vitamina E. Además, el 23% de ellas toma, al menos, 400 UI al día, a pesar de que la cantidad diaria recomendada es de solo 22 UI para los hombres adultos. Abandone los suplementos antioxidantes y reduzca su riesgo de cáncer en forma segura dejando de fumar, evitando el consumo excesivo de alcohol y siguiendo una dieta saludable que incluya muchas frutas, verduras, nueces, legumbres y granos integrales.

8. Apostamos a que no adivina este problema informado comúnmente

La asfixia como síntoma grave apareció con sorprendente frecuencia en la base de datos que analizamos sobre informes de problemas presentados a la FDA en los últimos cinco años, con más de 900 menciones. Pero los casos reales de asfixia, en los que una píldora en realidad pasa por la tráquea en lugar del esófago, ocurren probablemente con poca frecuencia, declara Joel Blumin, M.D., nuevo presidente del Comité de Vías Respiratorias y Deglución (Airway and Swallowing Committee) de la Academia Americana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (American Academy of Otolaryngology—Head and Neck Surgery). Esto constituye una emergencia médica que requiere intervención inmediata, como la maniobra de Heimlich.

Más típicamente, afirma Blumin, las píldoras irritan el esófago, lo que provoca un espasmo muscular, o se atascan físicamente o pasan con lentitud. “Esa sensación parece asfixia”, declara, pero no lo es. A veces, lo que usted debe hacer es tragar otra vez o beber más agua para pasar la píldora.

Protéjase
Para tomar una píldora fácilmente, primero, beba un trago de agua para humedecer la boca y la garganta. Coloque la píldora en la parte delantera de la lengua, tome un sorbo de agua, incline la cabeza ligeramente hacia atrás y trague. Luego, beba el resto del agua para ayudar a impulsar la píldora hacia el esófago. Las personas con problemas persistentes para tragar pueden cambiar a formulaciones líquidas o masticables y, probablemente, también deban solicitar una evaluación por parte de un otorrinolaringólogo.

9. Algunos productos “naturales” no lo son tanto

Las píldoras de vitaminas pueden producirse en forma sintética en el laboratorio y de manera legal. Los ingredientes sintéticos incluso son permitidos en multivitamínicos que llevan el sello “Organic” (Orgánico) del Departamento de Agricultura (Department of Agriculture). Pero la FDA ha declarado que las copias sintéticas de los productos botánicos no reúnen los requisitos para ser clasificadas como ingredientes para suplementos dietéticos en absoluto.

“Las vitaminas pueden ser sintéticas debido a que, por definición, una vitamina no necesariamente tiene que provenir de la naturaleza”, afirma Fabricant, de la FDA. Solo tienen que realizar la actividad biológica de las vitaminas, agregó, mientras que un “producto botánico” significa que estuvo vivo en algún momento. En otras palabras, los productos botánicos y sus extractos deben provenir de plantas vivas reales, no de un tubo de ensayo.

En abril de 2012, la agencia envió cartas de advertencia a 10 fabricantes y distribuidores de productos que contienen dimetilamilamina (DMAA), promocionada con frecuencia como estimulante natural. La agencia indicaba que el ingrediente carecía de evidencia de seguridad y advirtió que la DMAA producida en forma sintética no es un ingrediente dietético en absoluto. (La FDA afirmó que ha recibido y está estudiando las respuestas de las compañías).

Protéjase
La FDA no requiere que los suplementos se sometan a una prueba rigurosa para determinar la seguridad y la eficacia de la misma forma en que se evalúan los medicamentos. Si usted opta por tomar vitaminas, productos botánicos u otros suplementos, busque aquellos con la marca “USP Verified”, que significa que cumplen con los estándares de calidad, pureza y potencia establecidos por la Farmacopea de EE.UU., organización sin fines de lucro. (Para obtener más información, ingrese en USPVerified.org).

10. Es posible que no necesite suplementos en absoluto

Si ya consume la cantidad recomendada de nutrientes al comer una variedad de frutas, verduras, cereales, lácteos y proteínas, puede obtener pocos beneficios, o ninguno, al tomar suplementos nutricionales. A continuación, hacemos nuestro aporte sobre las 5 vitaminas de mayor venta, más los multivitamínicos.

Vitamina A. En EE.UU., hay muy personas con una verdadera deficiencia de vitamina A. El retinol —que es de origen animal, como los huevos, el hígado y la leche entera— se absorbe más fácilmente que el betacaroteno. Sin embargo, hasta los vegetarianos estrictos suelen satisfacer sus necesidades comiendo 5 porciones al día de alimentos frescos, que incluyen verduras de hojas verde oscuro, y frutas anaranjadas y amarillas. El exceso de retinol puede provocar anomalías congénitas y anomalías hepáticas, y también podría causar daño a los huesos.

Vitamina B. La mayoría de las personas consumen mucha vitamina B en su dieta. Entre las excepciones, se incluyen las personas vegetarianas, que podrían necesitar más vitamina B12, que se encuentra en los alimentos de origen animal; el grupo integrado por cerca del 10% al 30% de las personas mayores de 50 años que no tienen suficiente ácido estomacal para extraer la vitamina B12 de los alimentos; y a las mujeres embarazadas o que están intentando quedar embarazadas y que deben tomar 400 microgramos al día de ácido fólico adicional para evitar anomalías congénitas.

Vitamina C. Existe evidencia que sugiere que 200 miligramos o más de vitamina C al día podrían mejorar los síntomas de un resfriado en los fumadores y las personas de la tercera edad, aunque no prevendrían los resfriados. La vitamina C puede mejorar la absorción de hierro; por lo tanto, evite las dosis altas si tiene hemocromatosis, una afección en la que el cuerpo absorbe y almacena demasiada cantidad de hierro.

Vitamina D. Si se expone al sol del mediodía durante los meses más calurosos y si consume alimentos ricos en vitamina D con regularidad, como pescados grasos, huevos y productos lácteos fortificados, es probable que no necesite tomar ningún suplemento. Las personas de mediana edad o mayores, los que tienen sobrepeso o los de piel más oscura podrían necesitar suplementos. Si no está seguro sobre su situación en cuanto a la vitamina D, pregunte a su médico sobre la posibilidad de realizarse un análisis de sangre.

Vitamina E. Hay 2 análisis que han vinculado una dosis de tan solo 400 UI al día con un pequeño aumento en la mortalidad, pero estadísticamente significativo. Además, la vitamina puede inhibir la coagulación de la sangre, por lo que no debe tomarse con anticoagulantes.

Multivitamínicos. En grandes ensayos clínicos se ha comprobado, en forma repetida, que los multivitamínicos no mejoran la salud de la persona promedio. Entre los grupos que podrían necesitar un multivitamínico, se incluyen las mujeres embarazadas, las que están amamantando o que están intentando concebir; las personas que siguen una dieta y consumen menos de 1,200 calorías al día o que eliminan todo un grupo de alimentos (por ejemplo, los carbohidratos) y las personas con afecciones médicas que afectan la digestión y la absorción de los alimentos.

Advertencias que nos gusta ver
Los fabricantes de suplementos nutricionales no tienen ninguna obligación legal de colocar en sus productos advertencias sobre posibles interacciones farmacológicas; sin embargo, nadie se los prohíbe si desean hacerlo. La hierba de San Juan tiene especial tendencia a causar interacciones farmacológicas. La mayoría de las etiquetas de los 17 productos a base de la hierba de San Juan que revisamos contenían una advertencia general, o nombraban los medicamentos específicos o las clases de medicamentos. Una de las advertencias más completas que vimos estaba en un frasco de Vitamin Shoppe. Advierte correctamente a los consumidores sobre las importantes interacciones que tiene esta hierba con los medicamentos contra el VIH, los anticoagulantes, los anticonceptivos orales, los antidepresivos de venta con receta y los medicamentos para trasplantes.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?