SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¡Cuidado con vitaminas y suplementos!

Por Consumer Reports -
¡Cuidado con vitaminas y suplementos!
CRÉDITO: THINKSTOCK

Las vitaminas, minerales y suplementos, que supuestamente fortalecen los huesos, estimulan la memoria, protegen su corazón y lo ayudan a mantenerse saludable, son demasiado populares. Más del 50% de los adultos en Estados Unidos toman estos productos de gran demanda, que se venden sin receta.

Pero las evidencias han mostrado que el consumo excesivo de vitaminas y suplementos es innecesario, y muchos productos pueden ser un desperdicio de su dinero. Lo que es más, algunos productos son potencialmente dañinos.

• Un estudio de 10 años hizo un seguimiento a más de 14,000 hombres mayores de 50 años que tomaban 400 unidades internacionales (IU) de vitamina E cada tercer día y 500 mg de vitamina C diariamente. Eso es mucho más de la ingesta diaria recomendada pero menos del límite superior impuesto por el Instituto de Medicina de las Academias Nacionales. Las vitaminas no redujeron el riesgo de eventos cardiovasculares, y la vitamina E fue ligada a un riesgo más elevado de una hemorragia cerebral, causada por un vaso sanguíneo roto.

• En un estudio en que participaron más de 35,000 hombres publicado el otoño pasado en la revista médica Journal of the American Medical Association, se encontró que ingerir selenio en altas dosis tuvo muy poco efecto en el riesgo de cáncer de próstata, a pesar de que investigaciones anteriores sugerían que el selenio pudiera proteger a los hombres. Peor aún, el estudio encontró que tomar vitamina E suplementaria aumentó el riesgo de cáncer de próstata en 17%, aunque los investigadores no puideron explicar la razón.

• Un estudio a largo plazo publicado el otoño pasado en la revista Archives of Internal Medicine, siguió a cerca de 39,000 mujeres posmenopáusicas por hasta 22 años. Encontró que aquellas que tomaron multivitaminas, vitamina B6, ácido fólico, magnesio, zinc o cobre tenían un riesgo de muerte ligeramente más elevado que las mujeres que no tomaron estos suplementos. El riesgo era especialmente pronunciado en aquellas que habían tomado hierro.

Lo que no se debe hacer con vitaminas y suplementos

Los consejos siguientes le ayudarán a tomar decisiones informadas.

No asuma que todos los suplementos son seguros

Las encuestas hechas a consumidores han mostrado que muchos creen que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) autoriza todos los suplementos antes de su venta. Ese no es el caso. La FDA no verifica los reclamos que hacen los fabricantes de suplementos antes de que lleguen al mercado y las leyes federales no requieren que los suplementos dietéticos sean analizados para comprobar su contenido, seguridad o eficacia. Un indicador de calidad es la marca "USP Verified", que significa que los productos que la llevan (incluidos sus ingredients crudos) han alcanzado los altos estándares exigidos por la Farmacópea de Estados Unidos. Vaya a USP.org para ver una lista de marcas y productos verificados. Una investigación de Consumer Reports en 2010 encontró
12 suplementos de los que debería mantenerse alejado: acónito, naranja amarga, chaparral, plata coloidal, tusilago o uña de caballo, comfrey o consuelda, malva o escobilla, germanio, celadonia mayor, kava, lobelia y yohimbe. Además, tenga cuidado con ingredients nocivos que han sido encontrados en muchos suplementos, especialmento aquellos que aseveran que ayudan a perder peso, a mejorar su vida sexual o a incrementar la masa muscular.

No confíe en la información sesgada de algunos minoristas

Los sitios Web que venden suplementos pueden mencionar estudios de investigación, pero no necesariamente ofrecen consejos confiables y basados en evidencia. Algunos sitios buenos para evaluar sus necesidades nutricionales son la FDA, la Oficina de Suplementos Dietéticos del Instituto Naciona de Salud y el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

No sustituya los vegetales con pastillas

La publicidad para las nuevas píldoras de Centrum llamadas ProNutrients Fruit & Veggie, dice que cada pastilla “aprovecha el poder equivalente a una porción de una mezcla de frutas y verduras”. Pero también indica que el producto “no pretende substituir su consumo diario de fruta y verduras”. Ninguna píldora puede replicar los beneficios de los vegetales. Los investigadores no saben exactamente por qué, pero la evidencia demuestra que al remover los nutrientes de los alimentos se reducen sus efectos.

En resumen

¡Confíe en los vegetales, no en las píldoras!

No dé por hecho que necesita una multivitamina

La evidencia muestra que no mejoran la salud de una persona promedio, así que si su médico le recomienda que tome una, pregúntele el porqué. Un estudio hecho en 2011 con 182,000 personas encontró que tomar multivitaminas no disminuía el riesgo de muerte por cáncer, enfermedad cardiovascular, o por otras afecciones; ni redujeron tampoco el riesgo de tener cáncer. Para obtener los nutrientes que necesita: cómalos. Concéntrese en los alimentos llenos de nutrientes como leguminosas, nueces, productos lácteos de poca grasa, verduras de hojas de color verde oscuro, granos enteros, frutas cítricas y moras.

No tome vitamina A extra

Esta vitamina es importante para su visión y le ayuda a regular la división celular, a construir hueso y a combatir infecciones. Pero tomar demasiada de esta vitamina en suplementos puede debilitar los huesos y propiciar defectos de nacimiento, daño hepático y desórdenes del sistema nervioso central. Y existe evidencia de que puede impedir la absorción de la vitamina D, que ya es un problema para muchos adultos mayors. El Instituto de Medicina recomienda a los adultos saludables que eviten tomar suplementos de vitamina A. Si usted toma una multivitamina que contiene vitamina A, cerciórese de que no tenga más de 2,500 IU de vitamina A preformada, que se deriva de Fuentes animales (a veces llamada en la etiqueta como acetato de vitamina A o palmitato de vitamina A). En su forma precursora de origen vegetal, el betacaroteno, la vitamina A es abundante en las zanahorias, melones, camotes y espinaca. Las deficiencias de esta vitamina son muy raras en Estados Unidos.

No mezcle pildoras que pueden causar reacciones adversas

Los suplementos pueden ser peligrosos cuando se combinan con otros medicamentos de receta. Con la vitamina C, por ejemplo, se ha demostrado que reduce la potencia de muchos medicamentos de quimioterapia. La hierba de San Juan puede interferir con los anticonceptivos orales, fármacos anticonvulsivos, anticoagulantes y los antidepresivos. Y si usted toma warfarina para adelgazar la sangre (disponible bajo el nombre de marca Coumadin y como genérico), debería evitar una larga lista de suplementos populares, incluidos el ginkgo biloba, ginseng, palma enana americana (saw palmetto), y la hierba de San Juan. Así que si toma cualquier medicina, hable con su médico antes de comprar ningún suplemento. Y si le recetan un medicamento, hable con su doctor sobre cualquier suplemento que esté tomando.

No tome sobredosis

Tomar megadosis de ciertas vitaminas y suplementos, a menos que lo haga bajo supervisión médica, no es una buena idea. Tomar vitamina E en altas concentraciones por periodos prolongados ha sido ligado a un riesgo pequeño pero incrementado de cáncer de pulmón. La vitamina D en altos niveles puede causar daño al riñón y a los tejidos y tomar demasiado calcio puede causar cálculos renales. El aceite de pescado puede reducir el riesgo de un ataque cerebral, particularmente un accidente cerebrovascular isquémico, el más común, pero tomar demasiado aceite de pescado puede aumentar el riesgo de una hemorragia cerebral, el tipo de ataque menos común, pero con mayor riesgo de muerte. Una sobredosis de hierro puede dañar el funcionamiento de los órganos y si no se trata puede causar la muerte.

Una forma de excederse es tomar una multivitamina además de pastillas individuales de vitaminas y minerales y/o bebidas ricas en nutrientes. Nuestro consejo: Cuente la cantidad de cada nutriente que toma y lleve la cuenta al doctor. Puede buscar la cantidad de nutrientes que hay en los productos en la base de datos U.S. National Library of Medicine’s Dietary Supplement Label Database. Además, si su médico dice que necesita más de un nutriente en específico, pregunte cuál es la mejor forma de obtenerlo. Tal vez una píldora sencilla de una sola vitamina o un solo mineral sea todo lo que necesite.

No tenga secretos con su doctor

Involucre a su médico en el proceso de tomar decisiones sobre los suplementos que esté considerando tomar, o si debería tomarlos siquiera. Su médico le puede diagnosticar deficiencias y ayudarle a determinar si necesita más de cierto nutriente.

Algunos médico “prescriben” vitaminas y minerales adicionales basándose en la edad del paciente, su dieta y sus problemas de salud específicos y los riesgos que corren. Si su doctor no está bien informado sobre suplementos, considere consultar con un dietista experto con quien pueda usted trabajar. (Encuentre uno en Eatright.org.) Otra opción: Considere consultar un doctor especializado en medicina integradora, de los que cada vez hay más. Para encontrar uno cerca de usted, use el buscador de proveedores de salud creado por el Arizona Center for Integrative Medicine.

Nota del editor: Este reporte fue posible gracias a un subsidio del fondo Airborne Cy Pres Fund, que fue establecido como consecuencia de la conciliación en una demanda colectiva nacional (Wilson v. Airborne Health, Inc. et al.) sobre prácticas publicitarias engañosas.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?