SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Día 3. Controla el tamaño de las porciones

Por Equipo de nutricionistas de Mi Dieta -
Día 3. Controla el tamaño de las porciones

¿Alguna vez te has preguntado de qué tamaño debe ser la porción de alimentos que le sirves a tu hijo?  La respuesta es simple: ¡pequeña como él!

Muchos padres -probablemente tu estés en este grupo- se preocupan pensando que su hijo no se está alimentando bien porque no come la misma cantidad de comida que sus hermanos mayores o sus padres, olvidando que así como el niño tiene un cuerpo más pequeño que el de los adultos, también su estómago es más pequeño  y con una capacidad reducida.

Por lo tanto, cuando vayas a alimentar a tu hijo piensa primero en darle una alimentación de calidad y luego sirve una porción pensando en su estómago y no en el del resto de la familia.

Divide los alimentos
Tal vez en este momento te estés preguntando si con esas pequeñas porciones tu hijo estará bien alimentado. Tres comidas al día de pequeños volúmenes no son suficientes para el crecimiento de tu hijo, por lo que puedes darle de comer varias veces al día. O sea, puedes darle las tres comidas principales y dos o tres refrigerios, así le suministras las cantidades necesarias de alimentos sin sobrecargar la capacidad de su estómago.

Los utensilios
Así como prestas atención a la cantidad de comida que le servirás a tu hijo, complementa su mesa con platos, vasos y cubiertos que sean de buen tamaño y que estén fabricados de plástico para evitar accidentes.

Pequeña pero variada
El hecho de que tus hijos coman menos cantidades de alimentos que los adultos de la casa no significa que su dieta deba ser monótona. A los niños debes ofrecerles la misma variedad de comida que consume el resto del grupo familiar pero variando las porciones.

Corta los alimentos
Además de adaptarte a las cantidades que comen tus hijos, también debes cortarle los alimentos en pedazos pequeños o finos para que ellos mismos puedan llevarlos a su boca, masticarlos y tragarlos sin dificultad.
¿Cómo saber si es suficiente?
Tu hijo te mostrará señales de que no quiere comer más cuando esté lleno (retira los cubiertos de la boca o separa la cara de los alimentos, entre otros gestos). En cada comida comienza por disminuirle las raciones y si pide más, sírvele otra porción pequeña.

Más grande no es mejor Si tu niño come porciones de alimentos más grandes de las que en realidad necesita, en lugar de alimentarse mejor, lo que puede suceder es que desde pequeño le estés preparando el camino para el sobrepeso y la obesidad. No pienses que darle a tu hijo porciones más grandes de alimentos es lo mejor.

¿Lo estoy haciendo bien?
La mejor manera de saber si tu hijo está bien alimentado es observar cómo crece, aumenta de peso y se mantiene enérgico. Si en sus controles pediátricos el médico te comenta que lleva un buen ritmo de crecimiento, no hay dudas, ¡lo estás haciendo muy bien!

Los siguientes links te ayudarán a guiarte dentro de tu plan: 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Semana 11. La salud de la familia a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?