SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Medicaid: desigualdad en atención dental infantil

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Medicaid: desigualdad en atención dental infantil

Un estudio halla que unos reembolsos más altos significan que más niños reciben atención dental

MARTES, 12 de julio (HealthDay News / www.HolaDoctor.com) -- Los reembolsos bajos a los dentistas de Medicaid dificulta que los niños y adolescentes cubiertos por el plan gubernamental obtengan atención dental, sugiere una investigación reciente.

Sandra L. Decker, becaria principal en servicios de la división de estadísticas de la atención de salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., encontró que en los estados con los pagos más altos de Medicaid, los niños tenían muchas más probabilidades de recibir atención dental, aunque la recibían con menos frecuencia que los niños que contaban con seguro privado.

"En parte, esto podría deberse a que muchos dentistas no participan en el programa de Medicaid, así que no tratan a los niños que tienen Medicaid", señaló Decker.

"En muchos estados, las tarifas dentales de Medicaid son muy bajas, así que un dentista no desea tratar a pacientes de Medicaid", apuntó. "Las tarifas bajas afectan si un niño con Medicaid obtendrá atención o no".

La buena noticia es que en los estados que aumentaron sus reembolsos de Medicaid, más niños pudieron obtener atención dental, dijo Decker. "Algunos de esos niños recibían atención dental con la misma frecuencia que los niños con seguro privado", anotó.

Pero ese progreso podría peligrar a medida que los estados buscan formas de reducir costos. En un momento en que los presupuestos estatales se están recortando, es probable que los reembolsos por la atención dental no suban y tal vez incluso se reduzcan, añadió.

El informe fue publicado en la edición del 13 de julio de la Journal of the American Medical Association.

La Dra. Judy Schaechter, catedrática asociada de pediatría de la Facultad de medicina de la Universidad de Miami, dijo que "la relación entre el tipo de seguro y consultar a un dentista está bien establecida".

Pero "lo que este trabajo aporta es que revela la relación directa entre la tarifa de Medicaid y la oferta de atención", planteó.

Los motivos que relacionan las tarifas con el acceso podrían ser varios, aseguró Schaechter. "Éstos incluyen que menos dentistas aceptan tarifas más bajas, que apenas cubren sus costos para las limpiezas, y ni hablar de su responsabilidad cuando hallan una enfermedad dental grave", lamentó.

Un estudio reciente mostró que algunos dentistas aceptan participar en Medicaid, y luego dificultan que los pacientes de Medicaid los consulten para atención dental, añadió Schaechter.

"Desde la perspectiva del paciente, si eso sucede suficientes veces pensarán que nadie los atenderá. Se resignan a no encontrar un dentista de Medicaid", lamentó. "Finalmente, con pocos o ningún incentivo financiero, ni los dentistas ni los aseguradores dentales de Medicaid están motivados a realizar esfuerzos de alcance suficientes o educar a las familias sobre la cobertura y la necesidad de obtener atención preventiva al menos cada seis meses".

Los estados están obligados a proveer a los niños con el mismo acceso y calidad de atención de salud con Medicaid que obtendrían con un seguro privado, señaló Schaechter. "Simplemente no podemos hacerlo si no estamos dispuesto a pagarlo".

Para este último estudio, Decker usó datos de la Encuesta nacional de entrevista de salud de 2000-2001 sobre 33,657 niños y adolescentes, además de datos sobre las tarifas dentales de Medicaid en 2000 y 2008 en 42 estados y el Distrito de Columbia.

Encontró que en 23 estados, las tarifas dentales de Medicaid para 2008 eran más bajas que en 2000 (tras ajustar por la inflación). En 19 estados y el Distrito de Columbia, las tarifas de Medicaid eran más altas en 2008 que en 2000.

En Connecticut, Indiana, Montana, Nueva York, Texas y el Distrito de Columbia, los pagos de Medicaid a los dentistas aumentaron en al menos 50 por ciento de 2000 a 2008, apuntó Decker.

Que un niño o adolescente hubiera visto a un dentista en los últimos seis meses o no dependía del tipo de seguro que tuviera, halló Decker.

En 2008 y 2009, los niños con Medicaid eran menos propensos a haber consultado a un dentista frente a los niños con seguro privado (55 frente a 88 por ciento, respectivamente) en el periodo de los seis meses anteriores. Sin embargo, ambos grupos eran más propensos a ver a un dentista que los niños sin ningún tipo de cobertura (27 por ciento), halló el estudio.

A medida que los pagos de la atención dental aumentaban, los niños con Medicaid eran más propensos a consultar a un dentista, dijo Decker. Por ejemplo, un aumento de diez dólares en los pagos de Medicaid por las revisiones, de veinte a treinta dólares de 2000 a 2008, aumentó las probabilidades de que un niño fuese atendido por un dentista en 3.92 por ciento.

Más de un tercio de los niños de EE. UU. están cubiertos por seguro de salud público, sobre todo Medicaid y el Programa de seguro de salud para niños. Estos programas requieren la cobertura dental de niños y adolescentes.

Sin embargo, los estados pueden fijar las tarifas de pago para los dentistas, y dichas tarifas varían de un estado a otro. Además, los dentistas no tienen la obligación de atender a pacientes de Medicaid.

Más información

Para más información sobre la atención dental con Medicaid, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

g

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Seguros de Salud a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?