SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La vida sexual tras el cáncer de próstata

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -
La vida sexual tras el cáncer de próstata

Tanto la terapia en persona como por internet mejoró la disfunción eréctil y las vidas amorosas, halló un estudio

LUNES, 26 de septiembre (HealthDay News) -- Los efectos secundarios de los tratamientos para el cáncer de próstata, que incluyen cirugía y radioterapia, pueden afectar gravemente la vida sexual de una pareja.

Pero un estudio reciente halla que la psicoterapia ayudó a los hombres y mujeres casados a averiguar qué tipo de tratamientos para la disfunción eréctil funcionaba para ellos, y cómo incorporar esos métodos durante las relaciones sexuales. Cuando lo hicieron, volvieron a tener unas vidas amorosas más agradables.

Los investigadores inscribieron a más de 200 hombres que habían sido tratados por cáncer de próstata y a sus esposas en uno de tres grupos: uno que recibió tres sesiones de psicoterapia en persona; otro que recibió psicoterapia por internet; y un tercero que se asignó a una lista de espera.

Durante un seguimiento a los seis meses (unos tres meses tras la psicoterapia), los hombres que recibieron la psicoterapia en persona o por internet reportaron una mejora en la función sexual y la satisfacción con el sexo. Cuando el hombre reportó una mejora sexual, su esposa también la reportó en cuanto a la función y la satisfacción sexuales.

Los del grupo de la lista de espera no experimentaron mejoras, lo que sugiere que "el tiempo solo no sana los problemas", apuntó la autora del estudio Leslie Schover, profesora de ciencias conductuales y psicóloga clínica del Centro Oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Texas, en Houston.

El estudio aparece en la edición en línea del 26 de septiembre de la revista Cancer.

A pesar de la cirugía que no afecta los nervios, el tratamiento para el cáncer de próstata sigue causando una disfunción eréctil significativa, señalan los expertos. Otros problemas pueden incluir dificultad para llegar al orgasmo, una intensidad menor en el orgasmo, dolor y fuga de orina durante el orgasmo.

Muchos hombres que sufren de cáncer de próstata son mayores, y la función eréctil quizás ya estaba dañada debido al cáncer mismo o a enfermedad vascular o nerviosa subyacente, explicó el Dr. Bruce Gilbert, director de medicina reproductiva y sexual del Instituto de Urología Smith del Sistema de Salud Judío de North Shore-Long Island.

"Antes de la prostatectomía [la extirpación quirúrgica de la próstata] que no daña los nervios, el cien por ciento de los hombres tenían disfunción eréctil tras la cirugía", señaló Gilbert. "Eso se ha reducido bastante. Pero se trata de una población de hombres que en general no tienen 30 o 40 años. Son mayores, y quizás ya tengan un problema subyacente de disfunción eréctil".

La mayoría de hombres tienen cierto nivel de dificultades con la erección tras una cirugía para el cáncer de próstata, apuntaron los expertos.

Además de enfrentarse a esto, "el programa de psicoterapia se enfocó en el derecho de la mujer al placer durante el sexo y en solucionar los problemas como la resequedad vaginal postmenopáusica o la pérdida de deseo relacionada con una mala comunicación sexual", señaló Schover.

"Educamos a ambos miembros de la pareja sobre los tratamientos disponibles para restaurar las erecciones, y luego les pedimos completar un 'asistente para la decisión' para decidir qué tratamiento probar, según las opiniones mutuas", comentó. "Si ese tratamiento no funcionaba bien para ellos, les alentábamos a intentar con otra cosa".

Tras la cirugía para el cáncer de próstata, muchos hombres prueban con pastillas para la disfunción eréctil, apuntaron los expertos. Pero quizás no sean suficiente. Otras opciones incluyen inyecciones en el pene, bombas al vacío o implantes peneanos, pero Schover dijo que sospecha que muchos hombres se dan por vencido cuando no obtienen los resultados que desean, y no prueban otras alternativas.

Hombres y mujeres recibieron cuestionarios que les preguntaban sobre una amplia variedad de medidas de función sexual y satisfacción sexual, entre ellas la función eréctil (para los hombres), la capacidad de llegar al orgasmo y el nivel individual de deseo.

"Todas las escalas secundarias mejoraron excepto el deseo. Esto no nos sorprendió, porque muy pocos tenían un deseo bajo al principio, así que no podía mejorarse mucho", comentó Schover.

La capacidad de los hombres de lograr erecciones "casi normales" también mejoró tras la psicoterapia. Antes de la psicoterapia, alrededor de doce a quince por ciento de los hombres reportaban pocas dificultades con la erección. Eso aumentó a entre 36 y 44 por ciento para los que recibieron la terapia.

Un año después, los hombres que reportaron que habían hallado un tratamiento exitoso para la disfunción eréctil tenían unas puntuaciones en la escala de función y satisfacción sexuales más o menos iguales a las de hombres sanos.

Una limitación del estudio es que alrededor del 34 por ciento de las parejas inscritas en la consejería la abandonaron por motivos desconocidos, apuntó Gilbert.

Pero Gilbert añadió que "un estudio como este es muy importante, y resalta que suceden muchas cosas si la pareja o el paciente participan en algún tipo de terapia".

Las parejas y los médicos nunca deben olvidar que aunque el cáncer de próstata es terrorífico, también lo es la preocupación de que incluso si se curan "nunca volverán a ser los mismos de antes tras el procedimiento", dijo Gilbert. "Es un miedo verdadero para los hombres".

Idealmente, los pacientes deberían comenzar con la "rehabilitación peneana" incluso antes de recibir el tratamiento. Se ha demostrado que esto mejora los resultados.

Los urólogos pueden sugerir métodos para mejorar la función eréctil, anotaron los expertos. Sugirieron que si no se recibe toda la ayuda necesaria del urólogo, se pida una referencia a un urólogo especializado en medicina sexual, o a un profesional de salud mental que trate con temas relacionados al tratamiento del cáncer, que con frecuencia se encuentran en los grandes hospitales académicos de las ciudades importantes.

La Dra. Elizabeth Kavaler, uróloga del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que "la idea de proveer terapia por internet a parejas que experimentan disfunción sexual tras una cirugía de próstata es excelente".

"Este estudio prueba que los pacientes y sus parejas responden a la terapia sexual instructiva. Dado que la cobertura de seguro para la psicoterapia no es generosa, es alentador saber que la ayuda basada en internet está disponible para estas parejas", apuntó Kavaler.

Más información

El Centro Nacional de Información sobre Enfermedades Renales y Urológicas ofrece más información sobre la disfunción eréctil.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?