SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los niños minoritarios de quinto curso se enfrentan a obstáculos de salud

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -
Los niños minoritarios de quinto curso se enfrentan a obstáculos de salud

Pero si las escuelas y los ingresos familiares eran similares, las disparidades declinaban

Los niños negros y latinos de quinto curso de Estados Unidos tienen más probabilidades que los estudiantes blancos a ser obesos, a hacer muy poco ejercicio, a ser testigos de violencia, a ir en un coche sin cinturón de seguridad y a montar bicicleta sin casco. Todo esto es señal de disparidades significativas que podrían poner su salud y su seguridad en riesgo, halla un estudio reciente.

Pero a pesar de lo que los investigadores califican de diferencias "sorprendentes" en la forma en que les va a los niños negros y latinos en comparación con los blancos, el informe ofrece pistas sobre cuál podría ser la naturaleza del problema, y mayormente no se trata de la raza ni la etnia en sí.

En cambio, el análisis mostró que cuando los ingresos familiares, el nivel de educación familiar y las escuelas a las que asistían los niños se tomaban en cuenta, algunas de esas disparidades desaparecían.

En otras palabras, a un niño negro o latino con antecedentes económicos similares, que asistiera a la misma escuela y cuyos padres tuvieran un nivel equivalente de educación le iba igual de bien que a un niño blanco del mismo sector demográfico en muchas medidas de salud.

"Hallamos diferencias sustanciales en una variedad de experiencias, conductas y resultados relacionados con la salud en los niños negros e hispanos. La mayoría de veces, no les va tan bien como a los blancos en varios indicadores de salud", señaló el autor del estudio, el Dr. Mark Schuster, jefe de pediatría general del Hospital Pediátrico de Boston y profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. "Lo que sucedió cuando controlamos por varios factores, como la escuela, los ingresos familiares y el nivel educativo familiar, es que hallamos que las diferencias no eran tan sustanciales".

El estudio aparece en la edición del 23 de agosto de la revista New England Journal of Medicine.

El estudio incluyó entrevistas con más de 5,000 niños de 10 y 11 años y sus padres en tres áreas metropolitanas de EE. UU.: Birmingham, Alabama, Houston y Los Ángeles. Los investigadores midieron 16 aspectos de la salud y la conducta relacionada con la salud, y hallaron diferencias significativas entre los niños negros y los blancos en los 16 indicadores, y diferencias significativas entre los niños blancos y los latinos en 12 de los 16 indicadores.

Algunos de los hallazgos principales:

  • Alrededor del 5 por ciento de los niños blancos habían sido testigos de amenazas o violencia relacionadas con las armas de fuego, frente a 20 por ciento de los niños negros y 11 por ciento de los niños latinos. Eso hace que los niños negros tengan cuatro veces más probabilidades, y los niños latinos el doble de probabilidades, que los niños blancos de ver una amenaza o lesión con un arma de fuego.
  • Los niños negros de quinto curso eran más propensos a haber fumado cigarrillos (10 por ciento) que los latinos (6 por ciento) o los blancos (5 por ciento). Los niños negros eran también ligeramente más propensos a haber probado el alcohol.
  • Alrededor del 29 por ciento de los niños negros y 32 por ciento de los niños latinos eran obesos, en comparación con 17 por ciento de los niños blancos. Los niños negros y latinos eran menos propensos que los blancos a reportar haber hecho ejercicio vigoroso en la semana anterior.
  • Casi la mitad de los niños blancos siempre usaban un casco de bicicleta, frente a 14 por ciento de los niños negros y 18 por ciento de los niños latinos. Los niños negros y latinos también eran un poco menos propensos que los niños blancos a siempre usar un cinturón de seguridad.
  • Los niños negros y latinos tenían más probabilidades de reportar una peor salud general.
  • La discriminación debida a la raza, la etnia, el peso y otros problemas fueron más comunes entre los niños negros y latinos que entre los blancos.
  • Los niños negros fueron victimizados por sus pares con más frecuencia que los niños latinos o blancos.

Pero cuando los investigadores tomaron en cuenta otros factores demográficos y las escuelas, las diferencias fueron mucho menos marcadas, e incluso desaparecieron en gran medida entre los niños blancos y los latinos.

Al comparar los niños negros y los blancos de las mismas escuelas y con ingresos familiares y niveles de educación de los padres relativamente equivalentes, las disparidades de salud se eliminaron en seis de las 16 medidas, y la mayoría de las demás fueron sustancialmente menos dramáticas.

Entre los niños latinos, siete disparidades de salud fueron eliminadas al tomar en cuenta esos otros factores socioeconómicos. Otras se redujeron sustancialmente, y en tres medidas, a los niños latinos les fue mejor que a los blancos de antecedentes similares. (Esas medidas fueron las probabilidades de ser victimizado por un par y de perpetrar una agresión física o no física).

La Dra. Sherald Leonard, pediatra del Centro Médico de la Universidad de Rush, en Chicago, dijo que los hallazgos muestran la complejidad del tema de las disparidades de salud, ya que la raza, la etnia, los vecindarios, las escuelas, la pobreza y múltiples factores más potencialmente tienen algo que ver.

"Amplía la evidencia creciente de que este problema es mayor que la raza o la etnia. También tiene que ver el nivel de ingresos. El vecindario. La escuela. Las experiencias. Es muy complejo", apuntó.

El estudio también resalta la importancia de llegar a los niños a principios de la niñez, "para intentar asegurar que todo niño tenga las mayores probabilidades de éxito en la vida", enfatizó Leonard.

Schuster dijo que le interesó el rol de las escuelas. Los investigadores no tienen detalles sobre las características de las escuelas específicas, pero muchas escuelas asociadas con el efecto más positivo sobre la conducta de salud de los niños estaban en vecindarios de ingresos más bajos.

Con frecuencia se piensa que las buenas escuelas van mano a mano con comunidades más ricas, y viceversa, pero el estudio sugiere que quizás no sea del todo cierto, planteó.

"Ciertamente, la idea de que la escuela tiene un efecto que supera al vecindario es muy atractiva", comentó Schuster. "¿De qué se trata? ¿De maestros que tienen fe en lo que hacen, de un director con visión, de una organización de padres y maestros participativa, o de un compromiso firme con la educación en salud para enseñar a los niños que tienen un futuro? Las escuelas son el lugar clave para buscar esas respuestas".

Más información

Nemours ofrece más información sobre la salud de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?