SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los niños continúan tragando imanes a pesar de las etiquetas de advertencia

Por HealthDay -
Los niños continúan tragando imanes a pesar de las etiquetas de advertencia

Cuando se ingiere más de uno, los problemas causados en el estómago y en el intestino podrían ser mortales

MARTES, 23 de octubre (HealthDay News) -- Las etiquetas de advertencia no consiguen evitar que los niños traguen imanes potentes que pueden perforar el estómago y el intestino y causar complicaciones graves y mortales, según un estudio reciente.

Se halló que ha habido al menos 480 casos de bebés, niños y adolescentes en EE. UU. que tragaron imanes de gran potencia en los últimos 10 años. En el 80 por ciento de los casos, los pacientes necesitaron cirugía o un procedimiento endoscópico.

La mayoría (el 51 por ciento) de la ingesta de imanes se produjo en niños de 1 a 6 años, aunque también se dieron casos entre niños mayores y adolescentes, que usan el imán para imitar piercings en el labio, la nariz y la boca.

Los hallazgos provienen de la colaboración de más de 350 gastroenterólogos pediatras que respondieron a una encuesta en agosto distribuida por la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas (North American Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition, NASPGHAN).

Los imanes de gran potencia se empezaron a comercializar en 2008 y generalmente se consideran artículos de escritorio para adultos. Normalmente se venden en paquetes de 100 o más bolas de 3 a 6 milímetros de tamaño.

Al principio, se etiquetaban los imanes permitiendo su uso en personas a partir de 13 años de edad, pero desde 2010 es a partir de 14 años. La mayoría de los paquetes cuentan con la advertencia de mantener el producto alejado de los niños.

Sin embargo, esta encuesta mostró que a pesar de las advertencias de las etiquetas, los niños continúan tragando imanes potentes y sufriendo lesiones.

Si un niño traga más de uno de estos imanes, los imanes tenderán a unirse dentro del cuerpo del niño. Al hacerlo, los imanes pueden perforar el estómago y el intestino.

"Ingerir dos o más de estos imanes tan potentes no es como tragar una pieza de mármol u otro objeto pequeño", advirtió el Dr. Athos Bousvaros, presidente de NASPGHAN, en un comunicado de prensa de la sociedad.

"El daño causado por estos imanes empieza al poco tiempo de haberlos ingerido. Cuando la pared intestinal se interpone entre dos o más imanes que se atraen entre sí, el intestino puede acabar perforado. El tiempo es crucial en la ingesta de imanes potentes. Sin embargo, puede resultar difícil diagnosticar el daño en el intestino, especialmente en los niños pequeños que no pueden decir que han tragado imanes", afirmó Bousvaros.

Los hallazgos se presentaron el martes en una conferencia de prensa.

Un especialista en la prevención de lesiones infantiles está trabajando para que estos productos dejen de ser comercializados.

"La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor está presionando para que estos imanes tan potentes sean prohibidos, así que podemos hacernos una idea de cómo es esta presión," aseguró Jennifer Hoekstra, Coordinadora del Programa de Niños Seguros del Hospital Pediátrico Helen DeVos de Grand Rapids, Michigan

"Esta acción contundente pone de relieve el peligro que estos pequeños imanes de gran potencia suponen para nuestros hogares", comentó Hoekstra. "Se supone que estos imanes no deben estar al alcance de los niños, y al parecer las etiquetas de advertencia no son suficiente. Si los padres tienen estos imanes pequeños y potentes en casa, deben guardarlos lejos del alcance de los niños, o mejor todavía, encerrarlos junto a las sustancias peligrosas".

Más información

La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de EE. UU. dispone de más información sobre los peligros de los imanes potentes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?