SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Falta de sueño en preescolares afecta el aprendizaje

Por Randy Dotinga, Reportero de Healthday -
Falta de sueño en preescolares afecta el aprendizaje

Sin embargo, el estudio no demuestra la existencia de una relación de causa y efecto

Una nueva investigación sugiere que los problemas de sueño en la primera infancia podrían aumentar el riesgo de discapacidades del desarrollo a la edad de 8 años.

Los investigadores encontraron que los niños que sufrían de problemas como apnea del sueño y ronquidos cuando eran bebés, niños pequeños o preescolares eran más propensos a necesitar servicios de educación especial para afecciones tales como problemas del habla y del comportamiento años más tarde.

Aunque el estudio encontró una relación entre los dos factores, no demostró una relación de causa y efecto. El mayor riesgo de discapacidad podría ser una casualidad estadística, o algo más, aparte de lo que los problemas de sueño puedan explicar. También los resultados eran limitados debido a que el 98 por ciento de los niños, todos de Inglaterra, eran blancos.

Aun así, los hallazgos son preocupantes, apuntó la autora del estudio Karen Bonuck, profesora del Departamento de Medicina Social y Familiar del Albert Einstein College en la ciudad de Nueva York.

"Tenemos una generación de niños potencialmente en riesgo de déficits de desarrollo a largo plazo debido tal vez a estos problemas de sueño", señaló Bonuck. "Los padres necesitan mantenerse alertas".

Los autores del estudio analizaron una investigación anterior en la que participaron miles de niños. Su padres respondieron preguntas sobre si los niños mostraban signos de problemas de sueño, tales como ronquidos, pesadillas, sonambulismo (caminar dormido) y respiración por la boca, a varias edades desde los seis meses hasta más allá de los cinco años. Los investigadores luego les dieron seguimiento para registrar el número de niños que parecía tener necesidades de educación especial a los ocho años.

Los niños que tenían más dificultades para dormir, según lo definido por los investigadores, eran 934 de 11,049 niños, cerca del 8 por ciento. Tenían el mayor riesgo de necesidades educativas especiales a los 8 años, incluso después de que los investigadores ajustaran sus estadísticas para que no fueran alteradas por factores tales como un número alto o bajo de niños con determinados coeficientes intelectuales.

En otro análisis, 1825 niños, de un total de 13,024, tenían necesidades educativas especiales. Más del 71 por ciento de los niños había tenido problemas de sueño a una edad temprana, en comparación con el 63 por ciento de todos los niños.

Entonces, ¿conducen los problemas de sueño a problemas de desarrollo? ¿O intervienen otros factores, como el entorno en el que viven los niños o la exposición al humo de cigarrillo de la madre? ¿O está sucediendo algo más?

No está claro. Pero una investigación anterior mostró que los problemas de sueño afectan al cerebro, señaló Bonuck.

Joseph Buckhalt, profesor de educación de la Universidad Auburn que aboga por una mejor calidad del sueño en los niños, estuvo de acuerdo.

Una investigación demuestra que la privación del sueño afecta la creación de memorias en el cerebro, apuntó. Sin embargo, puede que esto no sea el cuadro completo. Tal como explicó, es posible que la genética explique tanto los problemas de sueño como las discapacidades. "La investigación genética sobre el sueño se está ampliando, y pronto estará en capacidad de demostrar esta hipótesis", destacó.

¿Qué se puede hacer?

Buckhalt señaló que los pediatras deben examinar a los niños de forma rutinaria para detectar problemas de sueño. "Sólo hay que hacer unas cuantas preguntas para iniciar la evaluación. Por ejemplo, muchos padres no ven nada inusual en que un niño ronque. Pueden pensar que es lindo", dijo. "Pero roncar es un indicador de mala respiración durante el sueño".

"Dormir no es sólo descansar para que el cuerpo recupere su energía", señaló. "El cerebro está activo las 24 horas y los 7 días de la semana y ahora sabemos que durante el sueño no sólo tienen lugar aspectos importantes del aprendizaje y la memoria, sino que la regulación emocional depende del sueño".

El informe aparece en la edición en línea del 3 de septiembre y en la edición impresa de octubre de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre la salud de los niños, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?