SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Facebook y Twitter tienen efectos positivos y negativos en niños

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -

Un grupo de pediatras señala que sitios como el Facebook desarrollan comunidades, pero que también pueden tener lugar el acoso y los mensajes de texto con contenido sexual

LUNES, 28 de marzo (HealthDay News/HolaDoctor) -- Los sitios web de medios sociales, como Facebook y Twitter, se han convertido en facetas casi indeludibles de la vida moderna, sobre todo para los niños. Y un informe reciente sugiere que pueden conllevar beneficios y riesgos reales para ellos.

Estos sitios, y los mundos virtuales de juegos, permiten a los usuarios interactuar entre sí y son un lugar en que niños y adolescentes pasan mucho, si no la mayor parte, de su tiempo libre, según un informe sobre el impacto de los medios sociales recién publicado por la Academia Estadounidense de Pediatría.

El informe, que aparece en la edición en línea del 28 de marzo de la revista Pediatrics, señala que más de la mitad de los adolescentes entran en un sitio web de medios sociales al menos una vez al día, y casi una cuarta parte de los adolescentes afirman entrar a sus sitios de medios sociales favoritos diez o más veces al día.

Entonces, ¿qué tipo de impacto tiene sobre la juventud de hoy día todo ese tiempo que pasan fraternizando con la tecnología en lugar de hacerlo en persona?

"Los medios sociales son mayormente positivos. Son el lugar en que los niños socializan y se conectan hoy día", afirmó la autora del informe, la Dra. Gwenn O'Keeffe, directora ejecutiva y editora jefa de la revista Pediatrics Now. "Los espacios sociales de los niños son cada vez menos. No tienen los lugares ni el tiempo de socializar que tenían sus padres. Los medios sociales les permiten tener tiempo de reconectarse. Pero tiene que hacerse de una forma que no sea totalmente absorbente", aconsejó O'Keeffe.

"Para que suceda, funciona mejor si los niños tienen padres con quien puedan involucrarse. La mejor regla práctica es ser 'amigo' de su hijo en Facebook. Si un niño no se hace amigo de su padre, por lo general es señal de que algo no anda bien", advirtió.

"Igual que la gente no permite a sus hijos cocinar en la cocina ni conducir un coche sin enseñarles primero, los niños tienen que saber cómo funciona Facebook y cómo participar de forma adecuada. No dé por sentado que su hijo sabe todo eso", comentó.

Los niños más pequeños podrían intentar mentir sobre su edad para entrar en sitios como Facebook, que tienen estrictos límites de edad, dijo O'Keeffe. Apuntó que los padres no deben permitirlo. "Facebook está diseñado para una edad a partir de la adolescencia. Hay anuncios y contenido en el sitio para un grupo de más edad. Normalmente, usted no permitiría que su hijo de once años salga con chicos de 16. Además, si permite a los niños más pequeños entrar a estos sitios, les está enseñando que mentir está bien".

El informe encontró que los medios sociales animan a los niños a conectarse con otros y expresar su creatividad. También proveen una oportunidad de aprendizaje, y son una manera para que los adolescentes accedan a información sobre salud. Y los niños que sufren de enfermedades crónicas pueden encontrar a otros con su enfermedad, y obtener respaldo al que de otra forma no tendrían acceso.

Pero estos sitios no están libres de riesgo, según el informe. Uno de los mayores riesgos es el ciberacoso y el acoso en línea.

"La tecnología es una extensión de lo que sucede en el mundo real. El acoso existía antes que la Internet, pero el ciberacoso lo hace más fácil", explicó el Dr. Brian Primack, profesor asistente de medicina y pediatría de la Facultad de medicina de la Universidad de Pittsburgh.

Primack también señaló que los niños están programados para experimentar e intentar sobrepasar los límites. La tecnología actual podría hacerlo más fácil. Primack apuntó que los mensajes de texto con contenido sexual ("sexting") son un buen ejemplo del fenómeno. El sexting se define como "el envío, recepción o reenvío de mensajes, fotografías o imágenes sexualmente explícitas a través del teléfono celular, la computadora u otros dispositivos digitales", según el informe.

"Los niños siempre han querido ver imágenes de desnudos, y ahora, tomar y enviar una fotografía se puede lograr en un segundo", dijo Primack, quien añadió que esas imágenes pueden avergonzar a los niños años más tarde.

"Necesitamos más infraestructura tecnológica, y que los pediatras estén listos para intervenir y ayudar a educar a los jóvenes y sus padres sobre cómo tener un mayor conocimiento de los medios, y cómo pueden evaluar el tipo de cosas a que se exponen", aseguró Primack.

Otro riesgo potencial de los medios sociales se ha denominado "depresión de Facebook". Cuando preadolescentes y adolescentes pasan demasiado tiempo en los sitios de medios sociales, pueden comenzar a mostrar señales clásicas de depresión, como cambios en los hábitos de sueño y alimentación, experimentar cambios en el estado de ánimo, salir con amigos distintos o aislarse socialmente, según O'Keeffe.

O'Keeffe dijo que aunque los padres deben tener conversaciones francas con sus hijos pequeños y adolescentes sobre el uso de los medios en línea, probablemente no tengan que ser "hipervigilantes" con el uso de las computadoras. "En la vida real, no vigilamos a nuestros hijos constantemente. En algún momento, tenemos que sentirnos conformes con la forma en que los hemos criado, y tener la confianza de que tomarán las decisiones adecuadas", señaló.

Ambos expertos sugirieron que si le preocupa el uso de la tecnología actual de sus hijos pequeños o adolescentes, es probable que el pediatra pueda ayudarle a resolver el problema.

Más información

La Academia Estadounidense de Pediatría ofrece más información sobre el uso que los adolescentes hacen de los medios sociales y el problema de los mensajes de texto con contenido sexual.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?