Editar mi perfil

Los soldados estadounidenses de hoy son más sanos que los de hace 10 años

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -

Sin embargo, el estudio halló que los que servían en Afganistán e Irak seguían teniendo inicios de enfermedad cardiaca

Los militares de EE. UU. que murieron en Irak y Afganistán habían estado más sanos que las tropas de guerras anteriores, informan investigadores militares.

Aunque casi el 9 por ciento de los que recibieron una autopsia tenían cierto grado de aterosclerosis (o "endurecimiento") de las arterias coronarias, lo que puede llevar a enfermedad cardiaca, esa cifra es mucho más baja que la observada en los soldados que murieron en Vietnam o Corea, apuntan los investigadores.

Estudios similares han mostrado que el 77 por ciento de los soldados de la guerra de Corea y el 45 por ciento de la guerra de Vietnam tenían aterosclerosis, anotó el grupo de Webber.

Pero las cifras halladas en las tropas de hoy en día "probablemente sean más bajas que las observadas en la población general de EE. UU.", añadió el investigador líder, el Dr. Bryant Webber, de la Universidad de Ciencias de la Salud de los Servicios Uniformados en Bethesda, Maryland.

Webber cree que la atención médica de los militares es responsable en parte de unas tropas más sanas. "Algunas de las cosas que los militares hacen, como abordar la hipertensión y el colesterol altos, las estamos haciendo bien", dijo.

Además, se han concentrado en la gestión del peso, en reducir el tabaquismo y en mejorar la condición física. "Estamos haciendo las cosas bien, en comparación con años anteriores", aseguró Webber.

Otro experto estuvo de acuerdo.

"Hace 60 años recibimos una alarma, cuando los datos de los soldados jóvenes muertos en la guerra de Corea mostraron una prevalencia muy alta de enfermedad coronaria", apuntó el Dr. Daniel Levy, director del Centro de Estudios Poblacionales del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. en Bethesda, Maryland. Levy también fue autor de un editorial que acompañó al artículo en la revista.

Según este estudio, esa situación parece haber cambiado, apuntó. "Parece que hay una buena noticia: una afección peligrosa y latente parece tener una prevalencia mucho más baja hoy en día que en décadas anteriores", apuntó Levy. Atribuye esos avances a que se presta más atención a un estilo de vida sano y a factores de riesgo como la presión arterial, el colesterol y el abandono del tabaquismo.

Pero a pesar de esas mejoras, hay jóvenes suficientemente sanos para combatir que siguen estando en riesgo de enfermedad cardiaca, añadió Webber.

El estudio aparece en la edición del 26 de diciembre de la revista Journal of the American Medical Association.

Para el estudio, el equipo de Webber observó casi 4,000 informes de autopsias de militares de EE. UU. que murieron en combate o por lesiones no intencionales entre 2001 y 2011 en Irak o Afganistán.

Los investigadores hallaron que, en general, poco más de un doce por ciento tenían endurecimiento de las arterias. El 8.5 por ciento tenían algún nivel de aterosclerosis, el 2.3 por ciento tenían aterosclerosis grave, el 4.7 por ciento tenían aterosclerosis moderada, y un 1.5 por ciento tenían una aterosclerosis mínima.

Uno de los factores que contribuían al endurecimiento de las arterias era la edad. Los que tenían más de 40 años presentaban siete veces más probabilidades de sufrir de la afección que los que tenían 24 o menos años de edad, comentó Webber. Casi el 46 por ciento de los soldados mayores tenían algún nivel de aterosclerosis, frente a apenas alrededor del 7 por ciento del grupo de menos edad.

Otros factores que incluyeron fueron el peso y la educación: los que tenían sobrepeso o eran obesos eran más propensos a tener algo de aterosclerosis, al igual que los que tenían un nivel educativo más bajo.

Los niveles de obesidad han empeorado en los últimos 60 años, lamentó Levy. "Una nota preocupante es que la proporción de jóvenes con sobrepeso u obesos ha aumentado, lo que conlleva riesgos considerables", advirtió.

"Ya hemos visto aumentos en la diabetes", anotó Levy. "Aunque la mayoría de los factores de riesgo tienden a la dirección correcta, la obesidad y la diabetes van en dirección contraria, y esa es una fuente de preocupación sobre lo que sucederá en nuestra población en el futuro", comentó.

Además, los que tenían aterosclerosis en el estudio eran más propensos a haber sido diagnosticados con factores de riesgo de enfermedad cardiaca, como colesterol alto, hipertensión u obesidad, que los que no presentaban la afección, anotaron los investigadores.

Otro experto se mostró de acuerdo con que la salud cardiaca de los soldados ha mejorado con el tiempo.

"Ha habido un declive sustancial en las tasas de eventos cardiovasculares letales y no letales en los EE. UU. desde que llegaron a su punto máximo a finales de los 60", señaló el Dr. Gregg Fonarow, vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) y profesor de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles.

Este declive se ha atribuido a un mejor tratamiento de la enfermedad cardiovascular, así como a unos mejores esfuerzos de prevención, sobre todo a reducciones en el tabaquismo y los niveles de colesterol, y una mejor gestión de la presión arterial, explicó.

"Los estudios con las autopsias de los soldados de EE. UU. que murieron en la guerra de Corea demostraron que la aterosclerosis coronaria se hallaba anatómicamente presente en uno de cada cuatro adultos jóvenes muertos en combate", apuntó Fonarow.

"No se ha estudiado bien si esas tasas de enfermedad de la arteria coronaria entre los adultos jóvenes se han reducido o no en décadas recientes", añadió.

Este nuevo estudio muestra un declive muy notable en la prevalencia de la enfermedad de la arteria coronaria, afirmó Fonarow.

Sin embargo, añadió que "a pesar de este sorprendente avance, la enfermedad cardiovascular sigue siendo la principal causa de muerte, y hay más oportunidades para mejorar los esfuerzos de prevención y lograr una salud cardiovascular más ideal".

Más información

Para obtener más información sobre la enfermedad del corazón, visite la Asociación Americana del Corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo