Publicidad

Editar mi perfil

Probióticos reducen trastornos intestinales en bebés

Por HolaDoctor -

Los cólicos, el reflujo ácido y el estreñimiento son los trastornos gastrointestinales más comunes durante los primeros meses de vida de un niño, sin embargo, con la simple administración de un probiótico se podrían reducir el número de episodios de dichas dolencias, así lo sugiere un nuevo estudio realizado en la Universidad de Aldo Moro de Bari, en Italia.

De acuerdo con los resultados de la investigación publicados en la revista médoca JAMA Pediatrics, la administración del probiótico Lactobacillus reuteri DSM 17938 (la bacteria probiótica más comúnmente encontrada en el yogur) durante los tres primeros meses de vida, mostró su efectividad en la disminución de los ataques de llanto y menos malestar estomacal en los bebés.

Para llegar a dicha conclusión, los autores del estudio asignaron al azar a 554 recién nacidos en nueve unidades de pediatría en Italia el probiótico en gotas o un placebo durante 90 días y se les pidió a los padres que registraran en un diario la cantidad de episodios de vómitos y evacuaciones (vaciado de intestinos), la duración del llanto inconsolable y el número de visitas pediátricas.

Se encontró que los bebés que tomaron el probiótico tenían un promedio de tiempo de llorar de 38 minutos, en comparación con 71 minutos entre los niños que recibieron el placebo, encontraron los investigadores. Además, los niños del probiótico tuvieron episodios de vomitó alrededor de tres veces al día, en promedio, mientras que los niños tratados con placebo registraron cinco regurgitaciones al día. Los que tomaron el probiótico tenían un promedio de cerca de 4 deposiciones al día, en comparación con las 3 que tenía los que tomaban el placebo.

"Promover un cambio de la colonización durante las primeras semanas de vida a través de la administración de lactobacilos puede promover una mejora de la permeabilidad intestinal, sensibilidad visceral y la densidad celular. La administración de probióticos puede representar una nueva estrategia para la prevención de estos problemas, por lo menos en los niños predispuestos", concluyen los autores.

¿Qué son los probióticos?

Son microbios “buenos” que se pueden ingerir para ayudar a combatir algunas enfermedades, y que se utilizan como bacterias “beneficiosas”, según indican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, su sigla en inglés). Uno de los más conocidos y utilizados es el Lactobacillus acidophilus.

En Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) clasifica los probióticos como suplementos alimentarios por lo que no está regulada su pureza, viabilidad o eficacia.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos refiere que las bifidobacterias se usan para muchas afecciones que afectan a los intestinos, prevenir la diarrea en los bebés y en los niños y para la diarrea de viajero en los adultos. Algunas personas toman bifidobacterias para restaurar, en el intestino, las “bacterias buenas” que han sido muertas o eliminadas por la diarrea, la radiación, la quimioterapia, los antibióticos u otros problemas. Algunas personas usan bifidobacterias en los recién nacidos para prevenir una infección intestinal llamada enterocolitis necrotizante.

Más para leer:

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo