SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Bacterias intestinales, malas para bebés cardíacos

Bacterias intestinales, malas para bebés cardíacos

Un estudio encuentra que las toxinas que entran en la sangre pueden afectar la función orgánica de estos niños vulnerables

JUEVES, 1 de septiembre (HealthDay News) -- Unos niveles sanguíneos elevados de toxinas nocivas procedentes de bacterias intestinales ocurren en alrededor de uno de cada cinco bebés y niños pequeños con enfermedad cardiaca congénita, y el riesgo es aún mayor después de que se someten a cirugía cardiaca, encontró un estudio reciente.

Estas endotoxinas, fragmentos bacterianos que cruzan a la sangre desde el intestino, estimulan al sistema inmunitario y pueden afectar la función de órganos vitales, explicaron los autores del estudio.

Investigadores del Colegio Imperial de Londres en Reino Unido midieron los niveles de endotoxinas de 40 niños con una edad de dos a 46 meses, que necesitaron cirugía para una enfermedad cardiaca congénita.

Alrededor del veinte por ciento de los niños tenían niveles más altos de lo normal de endotoxinas antes de la cirugía, y eso aumentó a 27.5 por ciento de los niños tras la cirugía, según los hallazgos que aparecen en la edición en línea del 25 de agosto de la revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

Los investigadores también hallaron que los niños con niveles altos de endotoxinas en sangre tenían más señales de disfunción orgánica, tardaron más en recuperarse de la cirugía, y tendían a pasar más tiempo en cuidados intensivos.

La Dra. Nazima Pathan, autora líder del estudio del Instituto Nacional del Corazón y los Pulmones del Colegio Imperial de Londres, señaló que "el intestino por lo general funciona como una barrera que protege al organismo de las toxinas. Sin embargo, nuestro estudio sugiere que en algunos bebés con enfermedad cardiaca congénita, el intestino no puede cumplir con esta función de forma adecuada. Con frecuencia, estos bebés son pequeños y están desnutridos, y el defecto cardiaco puede significar que el flujo sanguíneo al intestino sea anómalo".

Y "encima de esto, tienen que afrontar el trauma de la cirugía, y nuestro estudio sugiere que todos esos factores pueden afectar la función protectora del intestino", explicó Pathan en un comunicado de prensa del colegio.

Los investigadores dijeron que ahora estudian la forma de proteger a los niños con enfermedad cardiaca congénita de estas toxinas.

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre los defectos congénitos del corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?