Comentarios

Alerta por lesiones en casitas inflables

Publicado - Por Randy Dotinga, Healthday

0 Comentarios | Tamaño del texto:

Un festejo de cumpleaños puede terminar en disgusto. Así lo advierte un estudio que explica que los inflables y brincolines, tan populares para entretener a los niños especialmente entre las familias hispanas, pueden causar un gran número de lesiones musculares y óseas. 

Crédito: HolaDoctor

Las casas inflables y los brincolines son muy divertidos para los niños, pero también son fuente de un alarmante número de lesiones infantiles, advierte un informe reciente.

En promedio, cada día llegan a los departamentos de emergencias de EEUU 31 niños para recibir tratamiento por lesiones en las casas inflables, que incluyen fracturas óseas y daño en los músculos, halló el estudio.

"Si fuera una enfermedad infecciosa, lo llamaríamos una epidemia y estaría en los titulares de todo el país", señaló el coautor del estudio, el doctor Gary A. Smith, director del Centro de Investigación y Políticas de Lesiones del Hospital Pediátrico Nacional de Columbus, Ohio.

"Nuestro mensaje es que deseamos que los niños se levanten del sofá y sean activos, pero también deseamos informar a los padres sobre los riesgos de esas actividades", señaló Smith.

A medida que ha aumentado la popularidad de los implementos inflables para saltar, lo mismo ha sucedido con los informes de niños lesionados. Entre 1995 y 2010, la tasa de lesiones aumentó 15 veces, y el aumento más rápido se observó en los últimos años del estudio.

Aunque las autoridades de salud pública han advertido sobre los peligros de los trampolines durante años, han prestado poca atención a esto inflables, que permiten a los niños saltar estilo trampolín dentro de estructuras inflables.

Remedios tradicionales para tratar a los niños Ver fotos

En el nuevo estudio, que aparece en línea el 26 de noviembre y en la edición impresa de diciembre de la revista Pediatrics, los investigadores estudiaron los registros de los departamentos de emergencias, y calcularon que casi 65,000 niños se lesionaron en estructuras inflables de 1990 a 2010.

La edad promedio de los pacientes era de 7.5 años, y las lesiones más comunes fueron fracturas (un 28 por ciento) y esguinces o torceduras (un 27 por ciento), hallaron los investigadores. Las conmociones y las cortaduras eran más comunes entre los chicos que entre las chicas, y un tres por ciento de los niños lesionados ameritaron hospitalización u observación.

Con frecuencia, las lesiones ocurrían después de caídas (a veces cuando un niño caía sobre otro) o choques, señaló Smith. En algunos casos, los niños se fracturaron el antebrazo mientras trataban de evitar una caída. Los accidentes ocurrían con la mayor frecuencia en centros deportivos o recreativos (un 44 por ciento) o en casa de alguien (un 38 por ciento).

El doctor Richard Schwend, presidente de la sección de ortopedia de la Academia Americana de Pediatría y profesor de ortopedia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri, en Kansas City, dijo que, en general, las lesiones parecían ser menores.

"Sin embargo, como sucede con los trampolines, el potencial de lesiones más graves es alto cuando los niños intentan realizar acrobacias, o si un niño o niños grandes tiran a uno más pequeño", advirtió. "He visto lesiones de las vértebras cervicales y parálisis cuando un niño salta de cabeza y aterriza sobre la cabeza".

Si los padres eligen permitir que sus hijos jueguen en casas inflables, deben asegurarse de que tengan por lo menos seis años de edad, aconsejó Smith. Un adulto debe siempre supervisar la actividad, y permitir que entre un solo niño a la vez. Si eso no es posible, los niños deben ser de tamaños y edades similares, apuntó.

Mientras tanto, los fabricantes deben buscar formas de hacer que las casas inflables sean más seguras, añadió Smith.

El doctor Tigran Avoian, cirujano ortopédico del Hospital Ortopédico de Los Ángeles, que ha estudiado los riesgos de los brincolines, dijo que son "divertidos y pueden ser seguros si se usan de forma adecuada".

Sin embargo, "no se puede exagerar la importancia de las medidas preventivas para que este entretenimiento sea seguro", expresó Avoian.

"Dado que los niños son los usuarios finales y que las compañías generalmente no proveen supervisión para las casas inflables, la responsabilidad de la seguridad recae, en última instancia, sobre los padres", anotó Avoian. "Los padres deben familiarizarse con los riesgos y peligros, y deben recibir una instrucción adecuada sobre la supervisión".

Más información

La Real Sociedad para la Prevención de Accidentes ofrece detalles sobre la seguridad de las casas inflables.


Compartir e Imprimir:

Comparte tu opinión

Ingresar o Ingresar con Facebook
En favor
En contra
Por favor, escribe un comentario!
Este comentario ha sido reportado
Publicado
Responder
Reportar

Comentarios

Mostrando 0 - 0 de 0

Siguiente Anterior
Cerrar

Publicidad

http://s3.hdstatic.net/gridfs/holadoctor/