SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los fumadores todavía son los "cool" de la escuela secundaria

Por Barbara Bronson Gray, Reportero de Healthday -
Los fumadores todavía son los "cool" de la escuela secundaria

El poder de la aprobación del grupo supera las décadas de educación en salud pública entre los adolescentes

Según sugiere una nueva investigación, la presión del grupo sigue motivando a los estudiantes de secundaria a fumar debido a que los adolescentes populares suelen fumar e inducir a otros para que se inicien en el hábito en un esfuerzo por encajar y ser aceptados.

"La popularidad es un fuerte predictor del tabaquismo", señaló Thomas Valente, profesor de medicina preventiva de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California y autor del estudio. "No hemos hecho lo suficiente para que no fumar sea cool".

El hallazgo, que aparece en la edición en línea del 6 de septiembre del Journal of Adolescent Health, confirma las tendencias encontradas por Valente en una investigación anterior que analizó los estudiantes de sexto a duodécimo grado en Estados Unidos y México.

La nueva investigación encontró que los jóvenes más populares de siete escuelas secundarias con mayoría de estudiantes latinos o hispanos del Sur de California eran más propensos a fumar que otros estudiantes. Al parecer pensar que los amigos fuman, aunque no sea así, hace que un estudiante sea más propenso a fumar. Y entre más popular sea un adolescente, más temprano comenzará a fumar.

"La popularidad es un factor de riesgo para fumar, lo cual es muy preocupante", dijo el Dr. Norman Edelman, director médico de la American Lung Association y profesor de medicina preventiva de la Universidad Stony Brook de Nueva York.

De acuerdo con la American Lung Association, el 68 por ciento de los fumadores adultos comenzaron a los 18 años o antes, y cada día alrededor de 3900 adolescentes menores de 18 años encienden su primer cigarrillo. Las personas que comienzan a fumar en la adolescencia son más propensas a desarrollar una adicción severa a la nicotina que los que empiezan más tarde.

Los investigadores preguntaron a 1950 estudiantes de noveno a décimo grado entre 2006 y 2007 si habían intentado fumar alguna vez, la frecuencia con qué lo hicieron en el último mes, cuántos estudiantes creían que fumaban y qué pensaban sus amigos cercanos sobre fumar. También pidieron a los adolescentes que identificaran a sus cinco mejores amigos en la escuela, una pregunta diseñada para identificar las redes sociales de los estudiantes.

La popularidad se midió por la frecuencia con la que los estudiantes nombraban a alguien como un amigo. Los que pensaban que sus amigos fumaban eran más propensos a fumar y los que fumaban tendían a crear vínculos de amistad con otras personas que también eran fumadoras.

Los adolescentes solían interesarse más por lo que hacían sus amigos inmediatos que en lo que hacía la mayoría de los estudiantes de la escuela, halló el estudio. Los investigadores también descubrieron que a los estudiantes les importaba más si su grupo particular de amigos fumaba que si los demás lo hacían en la escuela.

Valente apuntó que la investigación muestra que los padres deben tener cuidado al alentar a sus hijos para que traten de encajar. "Siempre queremos que nuestros hijos sean populares, pero hay una responsabilidad en ello. Al ser popular se es más consciente de otras cosas que están pasando alrededor, por lo que se quiere estar seguro de mantener esa popularidad, que de por sí es estresante.

La popularidad es probablemente un factor de riesgo de otros comportamientos que pueden extenderse en las escuelas, incluido el consumo desenfrenado de alcohol, actividades sexuales arriesgadas y algunos comportamientos alimenticios poco saludables, agregó Valente.

¿Cómo los adultos pueden contrarrestar el impacto de la popularidad en los adolescentes cuando se trata de fumar? Valente apuntó que los adolescentes deben saber que la industria del tabaco les manipula para que fumen, ya que a los adolescentes no les gusta que los manipulen". Apuntó que la investigación muestra que es eficaz reclutar a adolescentes populares para que hablen por qué fumar no es "cool".

Edelman señaló que la solución debe basarse en un libro de bolsillo. "Los adolescentes son propensos a tener comportamientos arriesgados debido a que se creen inmortales. El método más probado y verdadero, especialmente con los adolescentes, es elevar el precio de los cigarrillos".

Más información

La American Lung Association tiene más información sobre el tabaquismo en los adolescentes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?