SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La conducción bajo la influencia del alcohol se reduce a la mitad entre los adolescentes, según los CDC

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
La conducción bajo la influencia del alcohol se reduce a la mitad entre los adolescentes, según los CDC

Pero cada mes, casi un millón continúa haciéndolo, según la agencia

MARTES, 2 de octubre (HealthDay News) -- El número de adolescentes de EE. UU. que conducen bajo la influencia del alcohol se ha reducido en más de la mitad entre 1991 y 2011, anunciaron el martes las autoridades federales de salud.

Nueve de cada diez estudiantes de secundaria a partir de los 16 años de edad dijeron que no habían tomado el volante tras beber en 2011, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Esto representa un declive de 54 por ciento en dos décadas.

"Algunos de estos datos representan una buena noticia", aseguró el martes al mediodía en una conferencia de prensa el director de los CDC, el Dr. Thomas Frieden.

Aún así, uno de cada diez estudiantes (o sea casi un millón) reportó conducir tras consumir alcohol cada mes.

"Conducir bajo la influencia del alcohol es arriesgado para cualquier conductor, pero sobre todo para los adolescentes", dijo Frieden. "Los conductores jóvenes son 17 veces más propensos a morir en un accidente de coche cuando tienen una concentración de alcohol en la sangre de 0.08 que cuando no han bebido".

Los accidentes de coche siguen siendo la principal causa de muerte entre los adolescentes, advirtió Frieden. "Más de 2,000 adolescentes de 16 a 19 años mueren en la carretera cada año, y muchas de esas muertes se relacionan con el alcohol", apuntó. Uno de cada cinco conductores adolescentes que tuvieron un accidente letal en 2010 tenía alcohol en el sistema, añadió.

Para el informe, publicado el 2 de octubre, los CDC usaron datos de las Encuestas de conductas arriesgadas en los adolescentes de 1991 a 2011, que preguntaban a los adolescentes si habían conducido tras consumir alcohol por lo menos una vez en el mes anterior.

Los puntos más importantes del informe incluyen:

  • Los estudiantes de secundaria condujeron tras beber alrededor de 2.4 millones de veces al mes en 2011, y algunos lo hicieron más de una vez al mes.
  • Los chicos a partir de los 18 años eran los más propensos a conducir tras beber (18 por ciento), y las chicas de 16 años las menos propensas (6 por ciento).
  • La mayoría de adolescentes (85 por ciento) que conducían tras beber también reportaron atracones de bebida en el mes anterior. Los atracones de bebida se definieron como consumir cinco o más bebidas en un periodo corto.
  • Los seis estados en que las tasas de conducción bajo la influencia del alcohol eran más altas que el promedio fueron Iowa, Luisiana, Montana, Dakota del Norte, Texas y Wyoming. Los conductores de estos nueve estados tenían menos probabilidades de beber y ponerse al volante: Alaska, Indiana, Kentucky, Michigan, Nueva York, Carolina del Norte, Rhode Island, Utah y Virginia.

Las formas comprobadas de reducir la conducción bajo los efectos del alcohol entre los adolescentes incluyen restringir la edad legal para consumir alcohol hasta los 21 años e implementar sistemas de licencia graduada que restrinjan la conducción nocturna o con pasajeros adolescentes, apuntaron los CDC.

"Todos los estados tienen sistemas de licencia graduada, pero las reglas varían de un estado a otro", comentó Frieden. Esas leyes y otros esfuerzos han reducido las muertes por conducción entre los adolescentes en casi 40 por ciento en menos de cuatro años, señaló.

Los padres también desempeñan un rol en mantener a sus hijos adolescentes seguros en la carretera. Pueden ser modelos de una conducción segura, y pueden hacer acuerdos con sus hijos que limiten la conducción.

Tales acuerdos pueden incluir una prohibición de conducir tras beber, insistir en la obediencia a las leyes de conducción, que incluyen usar los cinturones de seguridad, y limitar la conducción nocturna y el número de pasajeros adolescentes, apuntó Frieden. Los acuerdos también pueden incluir no enviar mensajes ni hablar por el teléfono celular, añadió.

El informe aparece en la edición de octubre de la revista de los CDC Vital Signs Report: Teen Drinking and Driving: A Dangerous Mix.

Más información

Para más información sobre los adolescentes y la conducción, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?