SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Falta de ejercicio y mucha azúcar entre adolescentes

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -

Un estudio revela que apenas uno de cada diez niños cumple con las metas federales de aptitud física

JUEVES, 16 de junio (HealthDay News/HolaDoctor) -- Cuando se trata de los hábitos alimentarios y de ejercicio de los adolescentes estadounidenses, nuevos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. revelan un panorama decididamente pesimista.

Los alumnos de secundaria no solo beben demasiados refrescos ricos en calorías, sino que tampoco hacen mucho ejercicio, encontró el equipo de investigación de los CDC.

De hecho, apenas uno de cada diez estudiantes de secundaria de ambos sexos cumple con las metas mínimas de actividad física descritas en el informe "Gente Sana 2020" (Healthy People 2020), recién publicado por los CDC, encontraron los investigadores.

Los dos estudios, uno sobre el ejercicio y el otro sobre el consumo de bebidas en estudiantes de secundaria, surgen de una encuesta anónima de 2010 con casi 11,500 estudiantes de ambos sexos de noveno a duodécimo grado, tanto en escuelas públicas como privadas, en los 50 estados y el Distrito de Columbia.

Los hallazgos de ambos estudios aparecen en la edición del 17 de junio de la revista Morbidity and Mortality Weekly Report.

Por ejemplo, los CDC aconsejan a los jóvenes participar como mínimo en una hora de ejercicio aeróbico al día, junto a un mínimo de tres horas de actividad que fortalezca los músculos por semana.

Pero apenas poco más del quince por ciento de los participantes de la encuesta cumplía con los objetivos aeróbicos, y apenas la mitad cumplía con la meta de fortalecimiento muscular. Solo 12.2 por ciento cumplían con ambas directrices.

Los datos de la encuesta sobre la nutrición no fueron más alentadores. Aunque la encuesta mostró que el agua, la leche y los jugos 100 por ciento de fruta siguen siendo las bebidas más populares en los adolecentes, encontró que el consumo de refrescos, bebidas deportivas y otras bebidas endulzadas con azúcar es demasiado común.

Por ejemplo, en la semana antes de la encuesta, casi una cuarta parte de los adolescentes dijo que había bebido refrescos, mientras que 16 por ciento dijo que había consumido una bebida deportiva. Otro 17 por ciento informó que había consumido una bebida deportiva azucarada al menos una vez al día esa semana.

La encuesta reveló que los chicos consumían más bebidas azucaradas que las chicas. Los adolescentes negros también eran más propensos que sus pares blancos o hispanos a beber al menos una bebida de estas al día.

Los investigadores de los CDC sugirieron que combatir la popularidad de las bebidas azucaradas es esencial en la batalla contra la obesidad infantil. Se debe animar a los adolescentes a beber más agua y leche baja en grasa o sin grasa, junto con jugo 100 por ciento de fruta, aconsejaron.

En cuanto al ejercicio, el equipo de los CDC pidió a las escuelas, comunidades y centros de atención de salud que hagan causa común para promover la actividad física y más lugares para hacer ejercicio.

Dorothy Teegarden, profesora del departamento de ciencias de la nutrición en la Universidad de Purdue en West Lafayette, Indiana, que no participó en el estudio, expresó poca sorpresa ante los resultados de la encuesta.

"En general, durante bastante tiempo la tendencia en bebidas de EE. UU. es que los estadounidenses consuman cada vez más bebidas azucaradas", lamentó. "Así que creo que enfatizar que se exhorte a los adolescentes a beber más leche u otros tipos de bebidas que no contengan fructosa ni azúcar es un método del todo adecuado e importante".

Lona Sandon, enfermera registrada y profesora asistente de nutrición clínica del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas, se hizo eco de esa opinión.

"Nada de esto resulta sorprendente", apuntó Sandon, que no participó en el estudio. "El problema es que la actividad física no es un requerimiento diario en la mayoría de escuelas. Y cuando esto sucede, es probable que los niños no hagan nada de ejercicio, a menos que participen en un deporte".

Incluso si los adolescentes participan en un deporte, para muchos el deporte solo dura hasta el otoño o la primavera, apuntó Sandon. En lo que queda del año, lo que muchos hacen es sentarse frente a sus computadoras y jugar videojuegos, dijo.

"La meta [para las escuelas] debe ser crear más oportunidades para que los adolescentes hagan actividad física", insistió. "Y francamente, quizás eso signifique volver a ofrecer clases de actividad física".

"Pero la cuestión más importante es qué sucede en el hogar, y cómo modelan los padres la actividad física y el consumo de bebidas", añadió.

Concluyó que la moraleja es que los padres deben intentar fomentar hábitos saludables mucho antes de que los niños lleguen a la adolescencia. "Hay que captarlos cuando tengan entre cinco y diez años, antes de que lo que sus pares hacen tenga más influencia que lo que sus padres dicen".

Más información

Para más información sobre adolescentes y nutrición, visite Kidshealth.org.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?