SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Apenas el 33% de las adolescentes se vacunan contra el VPH

Por HolaDoctor -
Apenas el 33% de las adolescentes se vacunan contra el VPH

Si no se trata a tiempo, la infección del Virus del Papiloma Humano (VPH) puede transformarse en cáncer de cuello uterino.

Se estima que tres de cada diez adolescentes ya están infectadas por este virus, que se transmite a través del contacto sexual.

El tratamiento consta de tres vacunas, pero el 66% no se aplica todas las dosis.

Aunque estudios han mostrado que la vacuna contra el VPH es segura y eficaz contra varias cepas del virus de transmisión sexual, apenas un tercio de las adolescentes y mujeres jóvenes que inician la serie de tres dosis la completan, y casi tres cuartas partes ni siquiera la comienzan, según una investigación que se presenta esta semana en la reunión anual de la Asociación Estadounidense de Investigación del Cáncer (American Association of Cancer Research) en Filadelfia.

"Entre las mujeres que son elegibles para esta vacuna y que podrían beneficiarse potencialmente, las tasas de vacunación no son suficientes para prevenir al máximo el cáncer de cuello uterino", señaló la autora del estudio J. Kathleen Tracy, profesora asistente de epidemiología y salud pública de la Facultad de medicina de la Universidad de Maryland en Baltimore.

"Esto resalta la necesidad de promociones de salud pública y patrones de práctica para fomentar la administración de las vacunas, o al menos discutir las ventajas y desventajas", comentó Tracy.

Tracy comenzó un estudio para ver si los mensajes de texto animarán a las mujeres de 18 a 26 años a cumplir con sus citas de seguimiento para las próximas dosis de la vacuna.

Según la información de respaldo del resumen, alrededor del 30 por ciento de las personas de 14 a 19 años de edad que son sexualmente activas están infectadas con VPH en un momento dado. Con el tiempo, la infección persistente puede llevar a cáncer del cuello uterino.

Lo que nadie se anima a preguntar sobre el VPH

Dos vacunas para elegir

En EE. UU. se comercializan dos vacunas contra el VPH. Gardasil, aprobado para las niñas a partir de los nueve años en 2006, protege de cuatro tipos de VPH, dos de los cuales causan alrededor del 70 por ciento de los cánceres de cuello uterino de todo el mundo.

Cervarix, que cubre las dos cepas del virus responsables de la mayoría de casos de cáncer del cuello uterino, se aprobó en 2009.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. recomiendan que la vacuna se dirija a niñas de once a doce años, pues la mayoría en ese grupo de edad aún no tienen relaciones sexuales y por tanto aún no han resultado expuestas al VPH.

Una encuesta de 2008, llevada a cabo antes de la aprobación de Cervarix, encontró que apenas alrededor de la mitad de las madres estadounidenses tenían la intención de vacunar a sus hijas menores de trece años contra el virus del papiloma humano, a pesar de las directrices gubernamentales que sugieren lo contrario.

Esos autores observaron los expedientes médicos de 9,658 niñas y mujeres de nueve a 26 años de edad que fueron atendidas en el Centro Médico de la Universidad de Maryland entre agosto de 2006 y agosto de 2010.

Apenas 27.3 por ciento de ellas optó por iniciar la vacuna.

Y de éstas, 39.1 por ciento completaron sólo una dosis, 30.1 por ciento recibió dos dosis, y 30.7 por ciento terminó la serie.

Las mujeres negras eran menos propensas que las blancas a recibir las tres dosis, y las mujeres de 18 a 26 eran menos propensas que las chicas más jóvenes a completar la serie.

El Dr. Mark Wakabayashi, jefe de oncología ginecológica del Centro Oncológico City of Hope de Duarte, California, opina que las sospechas sobre las vacunas en general, lo que incluye una preocupación perdurable de que las vacunas infantiles puedan causar autismo, podrían causar cierta renuencia. En general, se considera que esos temores sobre el autismo carecen de base.

El estigma que rodea a las enfermedades de transmisión sexual también podría ser un elemento disuasorio. "Las enfermedades de transmisión sexual tienen connotaciones, así que creo que muchos padres piensan que, cuando se habla sobre menores de edad, todos los demás deben ponerse la vacuna, excepto su propia hija", apuntó Wakabayashi, que recomienda la vacuna a los padres con quienes trabaja.

Tracy especuló que las mujeres de 18 a 26 años podrían estar ocupadas con las transiciones de la vida en ese momento, como dejar el hogar e ir a la universidad. Para muchas mujeres jóvenes, esta es la primera vez que toman sus propias decisiones médicas.

En cuanto al grupo de menor edad, los padres podrían también estar ocupados, o no estar tan entusiasmados sobre una segunda dosis si hubo un efecto secundario, como dolor en el lugar de la inyección o desmayos, tras la primera dosis, especuló.

Una investigación reciente de la Facultad de salud pública de la Universidad de Minnesota, que aparece en la revista Health Affairs, también encontró que los informes noticiosos continuos sobre la vacunación obligatoria de los estudiantes de escuela intermedia disminuyeron el apoyo para la política.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el VPH y las vacunas para evitarlo.

Aprende más sobre el VPH


Fuente: HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?