SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Por qué hospitalizaron a López Obrador?

Por HolaDoctor -
¿Por qué hospitalizaron a López Obrador?
CRÉDITO: WIKIMEDIA COMMONS

El político mexicano Andrés Manuel López Obrador ingresó la mañana del martes 3 de diciembre al Hospital Médica Sur, de la ciudad de México. A través de una conferencia de prensa, el especialista que lo atendió informó que el tabasqueño sufrió un infarto al miocardio.

El cardiólogo Patricio Ortiz, de la unidad coronaria del Hospital Médica Sur, confirmó que a las 2:30 am, tiempo del centro de México, López Obrador ingresó al nosocomio con un infarto agudo al miocardio, por lo que tuvo que ser atendido durante media hora en la sala de cateterismo cardiaco.

El doctor aseguró que la evolución del ex candidato presidencial es satisfactoria tras haber haberle practicado una angioplastia, donde posteriormente le fue colocado un stent, es decir, una prótesis vascular.

Un infarto al miocardio, como el que sufrió AMLO se presenta cuando se bloquea el flujo sanguíneo a una parte del corazón por un tiempo suficiente para que esa parte del miocardio sufra daño o muera.

La causa, generalmente, se atribuye a un coágulo que bloquea una de las arterias coronarias, las cuales llevan sangre y oxígeno al corazón. Si el flujo sanguíneo se bloquea, el corazón sufre por falta de oxígeno y las células cardiacas mueren.

Otra causa es la acumulación de una sustancia dura, conocida como placa, la cual se compone de colesterol y otras células y puede formarse en las paredes de las arterias coronarias.

Ante uno de estos casos, la intervención médica tiene que ser de inmediato. La angioplastia, procedimiento realizado a Obrador, consiste en abrir los vasos sanguíneos estrechos o bloqueados que suministran sangre al corazón. 

Por otra parte, un stent, como el que le fue colocado, es un tubo diminuto que se introduce dentro de una arteria, un vaso sanguíneo u otra estructura hueca con el objetivo de mantenerla abierta.

Existen diferentes clases de stent (endoprótesis vascular) y la mayoría están hechos de un material similar a una malla plástica o metálica. No obstante, los injertos con stent se hacen con tela y se utilizan en las arterias más grandes.

En la mayoría de las ocasiones este procedimiento se efectúa para tratar las afecciones que resultan cuando las arterias se estrechan o bloquean, como ocurrió con el político de 60 años.

La angioplastia generalmente es segura, pero los riesgos de la intervención y de la colocación de stent pueden ser reacciones alérgicas al medicamento empleado, sangrado o coagulación en un área donde se introdujo el catéter, coágulo de sangre, coagulación del interior del stent, daño a una válvula o vaso sanguíneo del corazón, ataque cardíaco, insuficiencia renal, arritmias, y accidentes cerebrovasculares (poco comunes).

La hospitalización promedio para este procedimiento suele ser dos días o menos. Algunas personas ni siquiera tienen que quedarse de un día para otro. Incluso quienes se someten a este procedimiento pueden ser capaces de caminar al cabo de seis horas después de la cirugía. La recuperación tarda una semana o menos.

La última aparición en público del político tabasqueño fue el domingo 1 de diciembre donde protagonizó un mitin en el zócalo de la ciudad de México contra la reforma energética.

Este no es el único caso de un problema cardiovascular que le sucede a un personaje de la política. En agosto de 2013, el ex presidente George Bush fue también sometido a una angioplastia para desbloquear una arteria tapada.

Con información de la Biblioteca Nacional de Medicina.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Salud de las estrellas a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?