SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Megan Fox y el dilema de ser mamá

Por -
Megan Fox y el dilema de ser mamá
CRÉDITO: THE GROSBY GROUP

Ser madre de dos hijos y triunfar en Hollywood no es una tarea nada sencilla. Eso lo sabe la actriz Megan Fox, quien desde que inició una familia, confiesa que la vida social y el tiempo para ella misma se han acabado.

Como parte de la promoción de la cinta "Teenage Mutant Ninja Turtles" donde participa, la actriz Megan Fox visitó el set de grabación del programa Chelsea Lately (E!) donde habló de su complicado papel como madre fuera de los escenarios.

“Realmente no tienes vida propia. Pasas mucho tiempo en casa. No duermes. Cada minuto está dedicado a alguien más. Ni siquiera puedes ir al baño sola, te tienes que llevar a los bebés contigo”, explicó la artista a la presentadora Chelsea Handler.

Desde que se casó con el actor Brian Austin Green en junio de 2010, la que fue protagonista de varias películas de la saga "Transformers" ha experimentado un cambio radical de vida ya que ahora en lugar de salir a fiestas y posar para revistas se dedica a calentar biberones y cambiar los pañales de sus dos hijos Noah (22 meses) y Green (5 meses).

Incluso, esta nueva faceta como madre ha llegado a absorber parte de su intimidad junto a su pareja, pues ahora ellos comparten la cama con su hijo más pequeño.

¿Y se escapan a algún hotel para vivir una noche de adultos?, le preguntó Handler. “Lo hicimos una vez y me aseguré de que no estuviera ovulando porque no quería quedar embarazada otra vez”, respondió Fox en tono de broma.

Uno de los mayores retos a los que muchas parejas se enfrentan tiene que ver con el hecho de hacer que rinda el tiempo de su día para dedicarse a otras actividades además de cuidar a los niños. Tal es el caso de Fox.

Frente a este tipo de situaciones lo más recomendable es tomarse las cosas con calma, pues tanto la madre como el padre deben de formar un equipo para distribuir las tareas del hogar.

Por ejemplo, si se trata de cuidar al bebé y darle de comer en la noche, pueden irse turnando una noche y una noche para que así ambos no estén desvelados al día siguiente.

Parte del secreto es ser flexible con la rutina diaria y aprovechar algunos momentos clave, como cuando el niño duerme para dedicarse a otras labores como el aseo de la casa.

En el caso de las salidas como pareja, éstas suelen escasear cuando hay un niño en casa, no obstante no significa el fin del mundo. 

Dejar al retoño en manos de una niñera o cuidadora de confianza por una noche no le hace daño a nadie, ya que también es importante pasar tiempo de relajación y diversión junto al esposo. El chiste es adaptarse a las situaciones y aceptar la ayuda que otras personas puedan brindar, indica la Fundación Nemours.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Salud de las estrellas a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?