Editar mi perfil

Cerrar

Libra, la clave está en los líquidos

Por Oscar R. Orgallez -

El signo Libra, del elemento aire, es el séptimo dentro del zodíaco que según la Astrología está regido por el planeta Venus. Su área de influencia se extiende a todo el sistema venoso, los riñones, las glándulas suprarrenales, el aparato urinario en general –que comparte con Escorpión- especialmente la pelvis, el pubis, el sistema vascular y la región lumbar de la columna vertebral. También rige los órganos genitales internos y el sistema vasomotor.

Debido a las características de los órganos regidos por el signo Libra existe una correlación muy precisa entre la excreción y la salud. Los problemas más comunes entre los libranos están relacionados con trastornos de la eliminación y los padecimientos de índole renal como los cálculos –piedras en los riñones- las nefritis, la función uretral, la incontinencia urinaria y la llamada enfermedad de Bright, en la que aparece albúmina en la orina, entre otras anormalidades.

Como Libra también regula la cintura, otro de los padecimientos típicos de los libranos son los dolores en la región inferior de la columna vertebral, el lumbago, y los trastornos asociados con la retención de líquido que se manifiesta por edema o inflamación de esa parte del cuerpo. Los nativos de este signo deben tomar especial precaución a la hora de levantar cargas pesadas, nunca hacerlo sin flexionar las rodillas, pues pueden lesionarse fácilmente la espalda.

Los naturistas recomiendan las plantas como el arándano, así como los tés o cocimientos de perejil, pelos de maíz o mazorcas de elote, los rábanos, el tomillo, el diente de león y el agua de coco. Asimismo las bayas de todo tipo: fresas, moras, frambuesas, cerezas, las uvas negras y verdes, las infusiones de manzanilla y la menta contribuyen a mejorar la salud de los libranos.

Debido a su gran sensibilidad y a la tradicional indecisión librana, muchos nativos de este signo, o los que tienen ascendentes en el mismo –el signo que estaba surgiendo en el horizonte en el momento del nacimiento de la persona- se sumen en estados depresivos con facilidad. También son frecuentes los dolores de cabeza como las migrañas, mareos, vértigos, y otras enfermedades como la de Ménière, que a su vez produce trastornos del equilibrio.

Debido a que los riñones se encuentran entre los principales órganos que rige su signo librano cualquier tipo de irregularidad a la hora de orinar, un cambio de hábitos, la presencia de cierta coloración poco usual o un olor desagradable son señales que algo puede estar andando mal en esos importantes órganos de excreción y se debe consultar enseguida con un médico.

Los libranos deben hacer de la ingestión de líquidos naturales una prioridad. Beber agua pura y fresca en lugar de estar tomando sodas azucaradas, cargadas de sustancias artificiales, colorantes y otros aditivos peligrosos debe ser un objetivo primordial. Cuando Venus está retrógrado-o sea, cuando parece marchar “hacia atrás”- hay una relación astro-fisiológica que tiende a causar un olvido de la hidratación, de ahí la importancia de convertir en un hábito cotidiano el tomar el agua necesaria y no sustituirla por otro tipo de bebida.

El lumbago y los dolores asociados con la región sacrococcígea de la columna vertebral son otros de los problemas que suelen afectar a los libranos. Asimismo, en el caso de las mujeres, trastornos de tipo ovárico, cistitis, retención de líquidos o, por el contrario, incontinencia urinaria. Generalmente responden bien a los tratamientos médicos y a una alimentación adecuada.

La influencia de Venus, su regente, dentro del físico y apariencia general exige de los libranos un mayor cuidado a la hora de tomar decisiones asociadas con cirugías estéticas pues cualquier exageración podría ser perjudicial, particularmente si no necesitas una “corrección” de la nariz, el mentón o alguna operación que no sea realmente necesaria.

Muchos libranos tienen problemas para perder peso, ya que tienden a retener líquidos y existe una predisposición a la obesidad o al exceso, que a su vez trae consigo otras complicaciones. La piel también puede verse afectada, y no es raro verlos con problemas de eczemas, dermatosis y sequedad en la epidermis debido precisamente a esa mala interacción de los líquidos dentro del cuerpo.

Por supuesto se trata de las predisposiciones astrológicas del signo, lo cual no significa necesariamente que todos los libranos vayan a sufrir las condiciones señaladas anteriormente, sobre todo si toman medidas de precaución y se cuidan apropiadamente. En todo caso, la regla de oro para Libra es, como lo indica su lema zodiacal, el equilibrio, pues para ellos, con más justedad, se cumple aquello de “la medida es un tesoro”.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo