Editar mi perfil

Cerrar

Escorpio, los órganos sexuales y la renovación celular

Por Oscar R. Orgallez -

Escorpión es el octavo signo del zodíaco, del elemento agua, regido por el planetoide o planeta enano Plutón, y como corregente el planeta Marte. Dentro de la Astrología se lo considera el regulador de los órganos genitales externos y las funciones sexuales así como de la región ilíaca, el ano y el recto, y también la nariz y el sentido del olfato en general. 

Con el signo Escorpión llegamos al octavo signo del zodíaco, del elemento agua, regido por el planetoide o planeta enano Plutón, y como corregente el planeta Marte. Dentro de la Astrología se lo considera el regulador de los órganos genitales externos y las funciones sexuales así como de la región ilíaca, el ano y el recto, y también la nariz y el sentido del olfato en general.

Rige también la renovación de las células del cuerpo y por lo tanto está íntimamente ligado a la menstruación femenina, y en general a las excreciones sudoríparas –sudor- como así también a las de la orina y las heces fecales. También se lo considera regente de los mecanismos de inmunidad orgánica, es decir, el sistema de defensas apoyado en los leucocitos –glóbulos blancos- y todo lo que tiene que ver con la formación de anticuerpos.

Debido precisamente a esas connotaciones corporales, los problemas de salud a los que más están expuestos los nativos del signo Escorpión son los relacionados con trastornos pre y post menstruales en las mujeres, y a la adquisición de enfermedades asociadas con los genitales y la actividad sexual. De ahí la importancia de usar todos los métodos de protección posibles y mantener una estricta higiene íntima antes y después de las actividades sexuales.

Asimismo, entre las afecciones de salud más comunes de los escorpiones y escorpionas figuran las fístulas rectales, los desajustes del ciclo menstrual, los pólipos en el colon, los fibromas uterinos y la vaginitis en las mujeres, así como, en casos extremos, la propensión al cáncer cervical o del cuello del útero, y en los hombres la hipertrofia de la próstata, o sea, su agrandamiento. Esto implica que se deben evaluar y revisar periódicamente con su médico para detectar oportunamente cualquier anomalía.

La sinusitis y congestión de mucosas nasales se encuentran también entre los padecimientos típicos de Escorpión, que también rige la nariz y el olfato. Los nativos de este signo, o los que tienen ascendente en el mismo –o sea, quienes tienen este signo en su Carta Natal al amanecer en el momento y lugar que estaban naciendo- deben abstenerse de oler sustancias irritantes o exponerse a los limpiadores con fuertes olores que les irritarían enseguida sus mucosas.

Una de las características en la personalidad escorpiónida está dada por su desconfianza y actitud defensiva, que, unidas a un sentido del secreto y lo detectivesco, en muchas ocasiones deriva en verdaderas paranoias o manías persecutorias. Los nativos de este signo deben aprender a relajarse más y a no ver enemigos en todas partes. Esa tendencia, cuando se lleva a extremos, puede degenerar en una verdadera psicosis o un trastorno de personalidad.

Precisamente debido a esa inclinación a la interiorización y al secreto cuesta trabajo diagnosticar sus padecimientos, pues no suelen confesarle todo al médico que se ve forzado a “adivinar” o interpretar sus señales y su lenguaje extracorporal. De ahí que se recomienda tener un médico de cabecera fijo con el cual pueda franquearse sin reservas y que le inspire la confianza necesaria para poder decirle lo que realmente le preocupa y siente.

Una vida sexual sana no solamente beneficia la salud corporal y física sino la mental y crea el equilibrio indispensable entre la mente y el cuerpo. El signo escorpiónido, al regir los genitales, exige de una mayor higiene y cuidado, sobre todo si la vida sexual es muy activa o existen varias parejas sexuales en la intimidad. Cuando se presenta algún problema nervioso, situaciones de estrés o ansiedad lo que primero se afecta en los escorpiones son sus funciones excretoras.

El cuidado de los órganos reproductores, tanto masculinos como femeninos, debe ser prioritario para los escorpiones. Existe una mayor susceptibilidad y propensión al contagio del herpes genital y otro tipo de enfermedades de trasmisión sexual si no se toman las medidas profilácticas adecuadas. Deben protegerse especialmente de la sífilis, la inmunodeficiencia adquirida –Sida- y de las infecciones como la gonorrea.

Escorpión muestra gran afinidad por alimentos picantes, las cebollas, el chile rojo o habanero, los jalapeños y las especias indias de fuerte aroma y sabor. Cuando no está contraindicado se recomienda sazonar la comida para así mantener el equilibrio entre el signo y la salud creando a su vez un medio agradable que invita a la alimentación, pues excita las glándulas salivales que, al estar en la boca, también dividen su regencia entre este signo y Capricornio.

Como colofón debe señalarse que uno de los rasgos más conspicuos del signo, en términos de salud, es la respuesta sexual inmediata que dan los escorpiones a las situaciones estresantes. En el caso de los hombres una especie de disfunción eréctil que puede convertirse en impotencia sexual temporal o en episodios de eyaculación precoz, y en las mujeres en frigidez o problemas para conseguir el orgasmo. En ambos casos, casi siempre el origen es psicosomático y no implica algo permanente, sino un trastorno temporal que termina una vez que se ha resuelto la causa que lo producía.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo