SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Mamografías ¿quién y cuándo deben hacerlas?

Por -
Mamografías ¿quién y cuándo deben hacerlas?
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Una nueva revisión pone sobre el tapete el tema a veces controversial sobre la edad y frecuencia de las mismas. Expertos de 16 países concluyeron que aquéllas mujeres de 50 a 69 años que se hacen una mamografía regularmente cada 2 años, reducen en un 40% el riesgo de morir de cáncer de seno, pero que a los 40 años no son necesarias.

Con el objetivo de evaluar los efectos positivos y negativos de los diferentes métodos de detección del cáncer de mama, se analizaron los resultados de 11 ensayos clínicos controlados y 40 estudios de observación, y se llevó a cabo una gran revisión, cuyas conclusiones fueron publicadas en New England Journal of Medicine.

El cáncer de seno es la causa de muerte más frecuente por cáncer en las mujeres en todo el mundo, de ahí la importancia que tienen las directrices sobre las mamografías como método de detección temprana de este cáncer. 

El estudio fue coordinado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y contribuirá a la actualización del Manual de la IARC sobre la detección del cáncer de mama, cuya última edición fue en 2002.

En ese manual se certificaba la "eficacia del cribado mediante mamografía como el único medio de detección para reducir la mortalidad por cáncer de mama" y concluía que era eficiente entre las mujeres 50 a 69 años, limitada para las mujeres de 40 a 49 años de edad, e innecesaria en mujeres menores de 40 o mayores de 69 años.

Y en esta nueva instancia, se vuelven a afirmar los mismos principios. “Revisamos cuidadosamente los resultados de todos los ensayos aleatorios controlados disponibles y reafirmamos la eficacia del cribado mamográfico en mujeres de 50 a 69 años de edad; mientras que la eficacia en las mujeres en otros grupos de edad, se consideró inadecuada” dicen los expertos.

Los daños más importantes asociados a estudios precoces del cáncer de mama a través de mamografías son los resultados de falsos positivos, el sobrediagnóstico, y posiblemente, el cáncer inducido por la radiación, afirman los investigadores.

Pero el panorama es diferente en las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama, con o sin una predisposición genética conocida. Éstas corren un mayor riesgo y, por lo tanto, pueden beneficiarse de la vigilancia intensificada, con una combinación de métodos desde una edad más temprana y, posiblemente, a intervalos más cortos que en otros grupos. 

“Este análisis importante ayudará a tranquilizar a las mujeres del mundo sobre el hecho de que las mamografías salvan vidas y conforman una herramienta esencial para incrementar el diagnóstico precoz y con ello, reducir la mortalidad”, comentó el profesor Stephen Duffy, de la Universidad Queen Mary de Londres, uno de los autores. 

El cáncer de mama es la principal causa de muerte entre las mujeres estadounidenses. Cada año, se diagnostican 200,000 casos y provoca alrededor de 40,000 muertes, según el Instituto Nacional del Cáncer.

Directrices oficiales sobre mamografías

El panel de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF) aclaró nuevamente en abril de 2015 que las mujeres de 40 años en adelante pueden hacerse una mamografía cada año si lo desean, pero deben estar seguras sobre si quieren exponerse al riesgo de la ansiedad que genera conseguir un resultado falso-positivo cuando se descubre un bulto que no resulta ser cáncer.

Así que las recomendaciones siguen siendo las mismas: las mujeres de 40 a 49 años deben decidir si hacerlas o no en base a su historial de salud familiar, las mujeres mayores de 50 años deben hacerse una mamografía cada 2 años, y no está muy claro si las mujeres mayores de 75 años se benefician con las mamografías.

Entre las notas, figura la aclaración especial de que las mujeres mayores de 40 años que tienen una madre, hermana o hija con cáncer de mama, pueden beneficiarse al conseguir la detección precoz del cáncer a través de las mamografías.

Las recomendaciones oficiales son importantes debido a que la Ley de Cuidado de Salud exige que las aseguradoras de salud paguen por los procedimientos con la frecuencia que el USPSTF recomienda.

Pero las mamografías se han convertido en una excepción, porque hay organismos que no se ponen de acuerdo; muchos médicos y grupos como la Sociedad Americana del Cáncer y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, recomiendan a las mujeres hacerse mamografías anuales desde los 40 años.

Por eso ahora, la mayoría de las aseguradoras cubren las mamografías si fueron recomendadas por un médico.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Mujer a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?