SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La terapia de reemplazo hormonal podría reducir infartos

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -
La terapia de reemplazo hormonal podría reducir infartos
CRÉDITO: THINKSTOCK

El momento en que se administra la terapia hormonal parece ser la clave, y las mujeres jóvenes observan un beneficio

Una investigación reciente sugiere que las mujeres que toman terapia de reemplazo hormonal (TRH) en las primeras etapas de la menopausia podrían tener un menor riesgo de ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca o muerte.

Este beneficio aparente no conlleva un mayor riesgo de cáncer ni de coágulos sanguíneos, afirmaron los investigadores daneses. Hace mucho que esos riesgos de salud han resultado preocupantes para las mujeres menopáusicas y sus médicos cuando consideran la terapia hormonal.

El estudio, que aparece en la edición en línea del 9 de octubre de la revista BMJ, incluso halló evidencia que apunta a un menor riesgo de cáncer de mama, aunque no fue estadísticamente significativa, señaló la autora del estudio, la Dra. Louise Lind Schierbeck.

Sin embargo, dos médicas que no estuvieron asociadas con el estudio dijeron que los hallazgos no eran suficiente para convencerles de recomendar la TRH para evitar los problemas cardiacos. Pero ellas, y muchos médicos, recetarían dosis bajas de la terapia durante periodos cortos para tratar los síntomas menopáusicos, como la falta de sueño o los sofocos.

El nuevo estudio llega poco después de otros dos, uno que halló que la TRH era segura para el corazón y el otro que concluyó que no empeoraba la memoria de las mujeres más jóvenes que la tomaban.

Las mujeres han evitado la terapia hormonal desde que el histórico estudio Iniciativa de salud de las mujeres (WHI, por su sigla en inglés) hallara riesgos elevados de cáncer de mama, enfermedad cardiaca y otros problemas de salud entre las mujeres que tomaban estrógeno más progestina, una forma sintética de la progesterona. El estudio se detuvo temprano debido a los resultados, publicados en 2002.

Para este último estudio, unas mil mujeres de 45 a 58 años de edad que acababan de entrar en la menopausia o presentaban síntomas perimenopáusicos, como sofocos y periodos irregulares, se seleccionaron al azar para recibir TRH o un placebo.

Las participantes tomaron la terapia durante un promedio de una década, momento en el cual tenían un riesgo 50 por ciento más bajo de un evento cardiovascular o de muerte, apuntó Schierbeck, del Hospital Bispebjerg en Copenhague. Seis años después de que las mujeres dejaron de tomar TRH, el riesgo seguía reducido en 40 por ciento, añadió.

Schierbeck llevó a cabo el estudio mientras trabajaba en el Hospital de Hvidovre, también en Copenhague. Dijo que se necesita investigación con un seguimiento más largo para verificar los resultados del cáncer de mama.

Este estudio difiere de la WHI de varias formas importantes. Las mujeres de este estudio eran mucho más jóvenes que las del WHI (con una edad promedio de 50 años, frente a 64), y recibieron estrógeno con una formulación distinta.

La diferencia en la edad y el tiempo transcurrido desde la menopausia probablemente fueran los principales motivos de las diferencias entre los estudios, señaló Schierbeck.

Pero un análisis del WHI, que solo observó a las mujeres menores de 60, también halló una reducción en la enfermedad cardiaca y en la mortalidad, aunque no fue estadísticamente significativa.

Se ha mostrado que la TRH reduce los niveles de colesterol, mejora la función de los vasos sanguíneos y mantiene el peso corporal bajo control, todos factores que podrían contribuir a una reducción en la enfermedad cardiaca.

La Dra. Suzanne Steinbaum, directora de mujeres y enfermedad cardiaca del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que el nuevo estudio puede ofrecer "un poco de tranquilidad" a las mujeres que "son recientemente menopáusicas y realmente tienen síntomas como cambios en el estado de ánimo, sofocos y dificultades para dormir y concentrarse".

Pero no recetaría TRH para prevenir la enfermedad cardiaca en base a estos resultados.

La Dra. Mary Ann McLaughlin, directora del programa de salud cardiaca del Centro Médico Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo. "No creo que esto sea suficiente para cambiar las recomendaciones", señaló.

"No recomendaría la TRH a las mujeres postmenopáusicas para reducir los ataques cardiacos", añadió McLaughlin. "Estos resultados me hacen sentir más confianza de que algunas mujeres podrían beneficiarse de la terapia de estrógeno, pero hasta que averigüe quiénes son esas mujeres en particular, no recomendaría administrar estrógeno de forma indiscriminada para prevenir los ataques cardiacos".

"En los próximos cinco años, podremos definir mejor cuáles mujeres se beneficiarían y cuáles resultarían dañadas por el estrógeno", apuntó McLaughlin. "Aún no hemos llegado a ese punto".

Schierbeck dijo que actualmente las sociedades internacionales están sopesando los riesgos y los beneficios de la TRH para poder emitir recomendaciones en el futuro.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre la terapia de reemplazo hormonal.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Mujer a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?