SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

No hay pruebas de que la enfermedad de las encías cause enfermedad cardíaca

Por Kathleen Doheny, Reportero de Healthday -
No hay pruebas de que la enfermedad de las encías cause enfermedad cardíaca

Pero ambas afecciones comparten factores de riesgo comunes, y ninguna de las dos se debe descuidar

MIÉRCOLES, 18 de abril (HealthDay News) -- Una nueva declaración científica publicada por la American Heart Association señala que no existe evidencia convincente que relacione la enfermedad de las encías sin tratar con la enfermedad cardiaca ni el accidente cerebrovascular (ACV). Tampoco hay evidencia firme de que tratar la enfermedad de las encías pueda reducir el riesgo de enfermedad cardiaca o ACV, según el informe.

Durante más de cien años, se había dicho que la enfermedad de las encías o periodontal podía conducir a la enfermedad cardiovascular, una importante causa de muerte en Estados Unidos, pero un análisis extensivo no halló pruebas de esa conexión.

"Es una declaración de que la ciencia actual no respalda una asociación directa ni causal", señaló el Dr. Peter Lockhart, profesor, dentista y copresidente de medicina oral del Centro Médico de las Carolinas en Charlotte, Carolina del Norte.

El informe ha estado en preparación durante más de tres años, apuntó Lockhart. "Era cuestión de averiguar cuál era el estado de la ciencia".

La declaración fue publicada en la edición del 18 de abril de la revista Circulation.

El Consejo de Asuntos Científicos de la Asociación Dental Americana (American Dental Association) concurre con la declaración. La Federación Mundial del Corazón (World Heart Federation), una organización no gubernamental que combate la enfermedad cardiaca en todo el mundo, también la respalda.

Muchos adultos de EE. UU. sufren de alguna forma de enfermedad de las encías, que puede abarcar desde una inflamación y enrojecimiento leves hasta la periodontitis, en que las encías se alejan de los dientes y desarrollan bolsas que se infectan.

El grupo redactor (del que la Dra. Ann Bolger, de la Universidad de California en San Francisco, fue copresidenta) buscó en la literatura médica sobre la enfermedad cardiaca y de las encías desde 1950 a mediados de julio de 2011. Hallaron más de 500 estudios, y observaron los más científicos en profundidad.

Tanto la enfermedad de las encías como la enfermedad cardiaca y el ACV producen inflamación en el cuerpo. Las afecciones comparten algunos factores de riesgo, como fumar cigarrillos, la edad y la diabetes, motivo de que con frecuencia se desarrollen en las mismas personas.

Sin embargo, el grupo redactor no pensó que la evidencia era suficientemente firme como para afirmar que la enfermedad de las encías provoque enfermedad cardiaca o ACV.

"Hasta ahora, no hay evidencia concluyente [de una relación causal]", apuntó Lockhart. "Si algún día se prueba causa y efecto, probablemente sea bastante menor", comentó.

Otros expertos comparten la misma opinión.

"Si los pacientes tienen enfermedad cardiaca y enfermedad de las encías, tienen dos problemas distintos", explicó el Dr. Robert Myerburg, profesor de medicina de la división de cardiología de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami.

Los que sufren de enfermedad de las encías y de enfermedad cardiaca deben estar conscientes de que el tratamiento para la enfermedad de las encías no mejorará sus problemas del corazón, advirtió Myerburg. "El tratamiento de los problemas cardiacos tampoco mejorará los problemas con las encías".

La Academia Americana de Periodontología (American Academy of Periodontology) también concurre con la nueva declaración, afirmó la Dra. Pamela McClain, periodoncista de Aurora, Colorado, y presidenta de la academia. Sus miembros tratan a pacientes de enfermedad de las encías. "La academia está de acuerdo en que la ciencia no respalda una relación causal entre la enfermedad periodontal como causa directa de la enfermedad cardiovascular", apuntó.

Sin embargo, no está de acuerdo con la declaración de Lockhart de que si se halla una relación causal, será menor. "Es difícil de predecir. Podríamos hallar un vínculo más potente", especuló.

"El mensaje debe ser que no podemos decir que haya pruebas de una relación causal", apuntó McClain. "Sabemos definitivamente que entre esas cosas hay un vínculo".

Todos los expertos concuerdan en que la moraleja es que si se tiene una de las dos enfermedades, se necesita tratamiento.

Y si tiene enfermedad de las encías, no puede esperar que el tratamiento prevenga la enfermedad cardiaca.

Más información

Para más información sobre el corazón, visite la Federación Mundial del Corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?