SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Nueva técnica ayuda con trasplantes de riñon

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -
Nueva técnica ayuda con trasplantes de riñon

Un estudio halla que las tasas de supervivencia aumentan dramáticamente con la nueva técnica

MIÉRCOLES, 27 de julio (HealthDay News) -- Una terapia combinada que "desensibiliza" a los recipientes de trasplante de riñón podría ayudar a los pacientes con dificultades de compatibilidad a encontrar el riñón necesario más rápidamente.

El procedimiento de desensibilización combina el uso de plasmaféresis (una máquina que filtra el plasma de la sangre para eliminar los anticuerpos) y dosis bajas de un fármaco llamado inmunoglobulina intravenosa (IGIV).

La combinación de esas terapias mejora las tasas de supervivencia dramáticamente. Ocho años tras recibir el trasplante, las tasas de supervivencia fueron de 81 por ciento entre los que recibieron el tratamiento, frente a apenas 31 por ciento entre las personas que siguieron en diálisis, halló la nueva investigación.

"Es un inmenso problema sin resolver. Probablemente hasta 30,000 personas han sido expuestas a tejido foráneo mientras esperan por un riñón. Realmente es difícil encontrar compatibilidad para ellas", explicó el autor del estudio, el Dr. Robert Montgomery, director del programa integral de trasplantes del Hospital Johns Hopkins y profesor de cirugía de la Facultad de medicina de la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore.

"Esta terapia permitirá un trasplante más temprano para alguien que tenga problemas de compatibilidad. Es una de esas raras cosas en la atención de salud en que todos salen ganando. Ahorra dinero a largo plazo y mejora la calidad de vida", aseguró.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 28 de julio de la revista New England Journal of Medicine.

El problema con esos pacientes en particular es que se han "sensibilizado" a sustancias conocidas como antígenos de leucocitos humanos (ALH). Todos tenemos seis de esos antígenos, que son proteínas que se hallan en los glóbulos blancos. Se heredan tres antígenos de cada progenitor, según la National Kidney Foundation. Cuando un paciente de riñón es evaluado para un trasplante, los médicos intentan encontrar la mayor cantidad posible de antígenos compatibles, para mejorar las probabilidades de un trasplante exitoso.

Pero algunas personas han sido expuestas a otros antígenos, que provoca que el cuerpo desarrolle anticuerpos (o sea que se sensibilice) contra los ALH. Esto puede suceder durante el embarazo, una transfusión de sangre o un trasplante anterior. Si son expuestos a ese antígeno foráneo en particular de nuevo, los anticuerpos de los ALH destruyen cualquier tejido que lo contenga. Esto limita gravemente el número de donantes elegibles de trasplante para un recipiente sensibilizado.

En un intento de resolver este problema significativo, Montgomery y colegas comenzaron a reclutar a recipientes potenciales de trasplantes de riñón sensibilizados a ALH. De 1998 a 2009, los investigadores trataron a 211 personas sensibilizadas a los ALH que esperaban trasplantes con el procedimiento de desensibilización. Más de la mitad de ese grupo ya había recibido un trasplante de riñón.

La plasmaféresis funciona de forma muy parecida a la diálisis. En la diálisis, se saca la sangre del cuerpo, se filtra para eliminar los desperdicios y se devuelve al cuerpo recién purificada. En la plasmaféresis, la sangre se separa para eliminar el plasma, que contiene los anticuerpos. El restante de la sangre se devuelve al cuerpo junto con plasma donado por una persona sana. El proceso puede dejar a las personas vulnerables a la infección, ya que elimina los anticuerpos. Para combatir este efecto secundario potencial, los investigadores suministraron pequeñas dosis de IGIV, que es un fármaco para mejorar la inmunidad.

Los pacientes sensibilizados a los ALH recibieron un promedio de cuatro sesiones de plasmaféresis antes del trasplante y cinco después, según el estudio.

Los investigadores compararon a estos pacientes con dos grupos de sujetos de control emparejados. Un grupo siguió en diálisis, mientras que el otro siguió en diálisis o recibió un trasplante con ALH compatibles.

En el primer año del trasplante, las tasas de supervivencia fueron similares en los tres grupos. Tras tres años, la tasa de supervivencia fue de 85.7 por ciento en el grupo desensibilizado, frente a 67.2 por ciento en el grupo de solo diálisis y 77 por ciento en el grupo de diálisis o trasplante.

Para los cinco años, los estimados de supervivencia de los pacientes fueron de 81 por ciento en el grupo de desensibilización, de 52 por ciento en el grupo de solo diálisis y de 66 por ciento en el grupo de diálisis o trasplante.

"Este es el primer estudio en mostrar esta dramática mejora con la desensibilización", aseguró Montgomery. "También muestra la letalidad de la enfermedad renal si no se recibe un trasplante".

El Dr. David Butcher, nefrólogo de trasplantes del Hospital y Centro Médico St. John de Detroit dijo que los hallazgos eran "muy emocionantes, con el potencial de ayudar a un buen número de las personas que esperan por un trasplante. Esto da esperanza de que podrán salir de la diálisis mucho antes".

Pero los hallazgos tienen que ser replicados en otros centros de trasplante antes de que el tratamiento pueda hacerse más común, señaló. Y los cirujanos también deben preocuparse de las infecciones y las tasas de rechazo a largo plazo, que no fueron estudiadas aquí, añadió.

Más información

Para más información sobre los trasplantes de riñón, visite el Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Urológicas y del Riñón de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?