Publicidad

Editar mi perfil

Remedios para no morderse las uñas

Por Univision.com -

Nervios, angustia, depresión, tensión y hasta el aburrimiento pueden provocar que te muerdas las uñas, algo que se ve muy desagradable. Evita mordértelas con estos remedios.

El comerse las uñas es un vicio que generalmente se da entre los niños, aunque también puede iniciarse en la edad adulta; sus causas pueden ser aburrimiento, tensión, impaciencia, angustia, etc. En la mayoría de los casos es un comportamiento aprendido que tiene mucho que ver con que las uñas crezcan disparejas o dañadas, por lo que mordiéndolas tratamos de emparejarlas sin conseguirlo, sino todo lo contrario.

 

Evita las mordidas

  • Identifica la rutina que llevas para morderte las uñas, es decir, qué movimientos haces paso por paso. Pon especial énfasis en los movimientos iniciales y la próxima vez que detectes uno de estos movimientos páralo inmediatamente. Es más fácil parar al principio que cuando ya estás enfrascado de lleno en la actividad.
  • Identifica las situaciones en las que lo llevas a cabo y cuando te encuentres en una de ellas recuerda que no debes comerte las uñas.
  • Cuando sientas la ansiedad, ocupa tus manos en algo.
  • Recorta tus uñas cuidadosamente para que no tengan bordes.
  • Lubrica tus uñas para que no se quiebren.
  • Pon chile o alguna sustancia amarga no tóxica cuyo sabor te desagrade en los bordes de las uñas. También puedes comprar un barniz especial para no comerse las uñas. Lo encontrarás en el supermercado o la farmacia.
  • Si tu hábito esta muy arraigado, trata de usar guantes tan frecuentemente como te sea posible.
Remedios para no morderse las uñas


Photodisc
Untar chile o alguna sustancia amarga en los dedos ayuda a no morderte las uñas
Elena Ochoa, Univision Online

15 de Julio de 2003


¿Te muerdes las uñas?

El comerse las uñas es un vicio que generalmente se da entre los niños, aunque también puede iniciarse en la edad adulta; sus causas pueden ser aburrimiento, tensión, impaciencia, angustia, etc. En la mayoría de los casos es un comportamiento aprendido que tiene mucho que ver con que las uñas crezcan disparejas o dañadas, por lo que mordiéndolas tratamos de emparejarlas sin conseguirlo, sino todo lo contrario.

Evita las mordidas

  • Identifica la rutina que llevas para morderte las uñas, es decir, qué movimientos haces paso por paso. Pon especial énfasis en los movimientos iniciales y la próxima vez que detectes uno de estos movimientos páralo inmediatamente. Es más fácil parar al principio que cuando ya estás enfrascado de lleno en la actividad.
  • Identifica las situaciones en las que lo llevas a cabo y cuando te encuentres en una de ellas recuerda que no debes comerte las uñas.
  • Cuando sientas la ansiedad, ocupa tus manos en algo.
  • Recorta tus uñas cuidadosamente para que no tengan bordes.
  • Lubrica tus uñas para que no se quiebren.
  • Pon chile o alguna sustancia amarga no tóxica cuyo sabor te desagrade en los bordes de las uñas. También puedes comprar un barniz especial para no comerse las uñas. Lo encontrarás en el supermercado o la farmacia.
  • Si tu hábito esta muy arraigado, trata de usar guantes tan frecuentemente como te sea posible.

    El comerse las uñas es un vicio que generalmente se da entre los niños, aunque también puede iniciarse en la edad adulta; sus causas pueden ser aburrimiento, tensión, impaciencia, angustia, etc. En la mayoría de los casos es un comportamiento aprendido que tiene mucho que ver con que las uñas crezcan disparejas o dañadas, por lo que mordiéndolas tratamos de emparejarlas sin conseguirlo, sino todo lo contrario.

    Evita las mordidas

    • Identifica la rutina que llevas para morderte las uñas, es decir, qué movimientos haces paso por paso. Pon especial énfasis en los movimientos iniciales y la próxima vez que detectes uno de estos movimientos páralo inmediatamente. Es más fácil parar al principio que cuando ya estás enfrascado de lleno en la actividad.
    • Identifica las situaciones en las que lo llevas a cabo y cuando te encuentres en una de ellas recuerda que no debes comerte las uñas.
    • Cuando sientas la ansiedad, ocupa tus manos en algo.
    • Recorta tus uñas cuidadosamente para que no tengan bordes.
    • Lubrica tus uñas para que no se quiebren.
    • Pon chile o alguna sustancia amarga no tóxica cuyo sabor te desagrade en los bordes de las uñas. También puedes comprar un barniz especial para no comerse las uñas. Lo encontrarás en el supermercado o la farmacia.
    • Si tu hábito esta muy arraigado, trata de usar guantes tan frecuentemente como te sea posible.
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo