SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hallan neuronas reguladoras del sueño

Por -
Hallan neuronas reguladoras del sueño
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Dormir menos horas o despertarse demasiado temprano, insomnio, son trastornos del sueño con una alta prevalencia entre las personas de edad avanzada y que de acuerdo con un estudio dirigido por científicos del Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC) y la Universidad de Toronto, en EE.UU., se debería a grupo de neuronas inhibidoras, cuya pérdida da lugar a la interrupción del sueño.

El estudio publicado en la revista Brain, explica por qué el descanso nocturno se vuelve más fragmentado en esta etapa de la vida y en las personas con la enfermedad de Alzheimer. "En promedio, una persona de 70 años duerme una hora menos cada noche que una persona de 20 años", señaló Clifford B. Saper, autor principal de la investigación.

"La disminución del número de horas de sueño y su fragmentación se asocian con una serie de problemas de salud, incluyendo disfunción cognitiva, aumento de la presión arterial, enfermedad vascular y una tendencia a desarrollar diabetes tipo 2. Y ahora parece que la pérdida de estas neuronas puede estar contribuyendo a estos diversos trastornos con la edad ", destacó.

Neuronas del sueño

En 1996, el laboratorio de Saper descubrió un grupo de neuronas inhibitorias del hipotálamo que funcionaban como un "interruptor del sueño" y que al ser desactivadas permitían dormir. "Nuestros experimentos en animales mostraron que la pérdida de estas neuronas producían insomnio. Reducían el sueño aproximadamente a la mitad y además esas horas de descanso restantes estaban fragmentadas y alteradas", explicó el investigador.

Así como en los ratones, nuestro cerebro también tiene un grupo de células que utiliza el mismo neurotransmisor, la galanina (un péptido inhibidor) que se encuentra en el cerebro principalmente en el hipotálamo y en el hipocampo, y que envía proyecciones que inhiben durante el sueño a otras neuronas del tronco cerebral que participan en el estado activo, es decir, dichas neuronas regulan los ciclos sueño-vigila.

Para averiguar si los trastornos del sueño en la edad avanzada tenían su origen en este interruptor, los investigadores analizaron los datos del proyecto “Rush Memory and Aging”, un estudio que se inició en 1997 y en el que se ha dado seguimiento a 1,000 personas desde que tenía 65 años de edad, hasta su muerte, momento en que sus cerebros son donados para la investigación.

Los investigadores examinaron los cerebros de 45 participantes en el estudio, que tenían una edad promedio en el momento de la muerte de 89.2 años. Identificaron en sus cerebros las neuronas inhibidoras y el neurotransmisor galanina. Se encontró que los participantes que tenían mayor cantidad de neuronas (más de 6,000) pasaron el 50% o más del tiempo total de descanso en períodos prolongados sin movimientos, mientras que los sujetos con el menor número de neuronas (menos de 3,000) pasaron menos del 40% del tiempo total descansando.

Para el autor principal del estudio, estos resultados muestran que la pérdida de estas neuronas con el envejecimiento puede ser una razón importante por la cual las personas mayores a menudo se enfrentan a interrupciones del sueño. “Estos resultados pueden, por lo tanto, conducir a nuevos métodos para disminuir los problemas de sueño en las personas mayores y prevenir el declive cognitivo relacionado con la privación del sueño en las personas con demencia”, concluyó.

Millones no pueden dormir

Cifras de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) refieren que aproximadamente entre 50 y 70 millones de adultos en Estados Unidos tienen trastornos del sueño o insomnio y 8.7 millones de toman regularmente medicación para dormir.

Por su parte, el Departamento Nacional de Transporte estima que manejar con somnolencia ocasiona 1,550 muertes y 40,000 lesiones no fatales anualmente.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?