SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Falta de sueño provoca antojo de alimentos calóricos

Por Denise Mann, Reportero de Healthday -
Falta de sueño provoca antojo de alimentos calóricos

Investigadores afirman que los hallazgos añaden a la evidencia que relaciona la fatiga con el aumento de peso

LUNES, 13 de junio (HealthDay News/HolaDoctor) -- Las personas que tienen sueño de día tal vez no puedan resistirse a las comidas sabrosas ricas en calorías, muestra una investigación reciente.

Los hallazgos, que fueron presentados el lunes en una reunión de la Asociación de Sociedades Profesionales del Sueño (Associated Professional Sleep Societies) en Minneapolis, Minnesota, añaden a un creciente cuerpo de investigación que relaciona la falta de sueño con el aumento de peso y la obesidad.

En el nuevo estudio de doce adultos entre los 19 y los 45 años de edad, las personas que tenían sueño durante el día mostraron una menor activación en la parte del cerebro que inhibe la conducta (la corteza prefrontal) cuando se le mostraron fotografías de alimentos altamente calóricos como hamburguesas, papas fritas, pizza, pasteles y helado, en comparación con imágenes de alimentos más saludables bajos en calorías.

"Cuando se tiene sueño, hay muchas probabilidades de no poder controlar lo que se come", apuntó el autor líder del estudio William Killgore, profesor asistente de psicología de la Facultad de medicina de la Harvard y el Hospital McLean en Belmont, Massachusetts. "Las comidas malsanas podrían tentarle porque no está controlándose tan bien como si estuviera bien descansado".

Los investigadores observaron la actividad en la corteza prefrontal del cerebro mediante escáneres de imágenes por resonancia magnética funcional (IRMf). La somnolencia diurna se midió usando una escala estandarizada que observa con qué frecuencia una persona se queda dormida en ciertas situaciones, como leer o ver televisión.

Ninguno de los individuos del nuevo estudio sufría de trastornos del sueño. Todos los participantes caían dentro del rango normal de somnolencia. Sin embargo, mientras más sueño tenían dentro de este rango, menos respondían sus cerebros al ver imágenes de comidas que engordan.

Las personas que tenían más sueño en el estudio también fueron más propensas a decir que tenían más hambre que sus contrapartes menos somnolientas.

"No dormir lo suficiente nos cobra un precio", sentenció Killgore.

Ahora, Killgore y colegas planean ampliar el estudio y ver si los resultados se sostienen con más personas. Killgore también desea determinar cómo afecta la somnolencia a los hábitos de ejercicio.

Este estudio provee otra pieza del rompecabezas del sueño y el peso, aseguró la Dra. Shelby Freedman Harris, directora del Programa de Medicina Conductual del Sueño del Centro de Trastornos del Sueño y la Vigilia del Centro Médico Montefiore del Bronx, Nueva York.

"Ya sabemos que cuando no se duerme lo suficiente, los niveles de hormonas son afectados, y ahora vemos cómo la somnolencia puede afectar la capacidad de resistirse a alimentos ricos en grasas", señaló.

Estudios han demostrado que un sueño inadecuado lleva a un aumento de la hormona grelina, que indica cuándo comer, y reduce la hormona leptina, que indica cuándo dejar de comer, apuntó Harris.

Con un sueño insuficiente, "se tiene menos leptina y más grelina, lo que le dice que siga comiendo, y la corteza prefrontal no funciona tan bien y uno no puede evitar comer de más", explicó.

"Duerma más", aconsejó. "Intente irse a la cama una hora antes cada noche, limite la cafeína y el alcohol, y trate de hacer ejercicio cinco o seis horas antes de irse a la cama", dijo. "Dormir es un proceso paulatino, primero hay que relajarse".

El Dr. Louis Aronne, director del Programa Integral de Control del Peso del Hospital Presbiteriano de Nueva York y el Centro Médico Weill Cornell en la ciudad de Nueva York, dijo que los hallazgos tienen sentido.

"Cuando uno no duerme lo suficiente, las hormonas importantes cambian de forma que tienden a causar aumento de peso, y este hallazgo muestra cómo esto se expresa conductualmente", apuntó. Las comidas ricas en calorías y que engordan proveen una carga energética rápida, pero no sostenible. Esto es lo que atrae a las personas somnolientas, explicó.

"Es más difícil adherirse a un plan cuando no se duerme lo suficiente", comentó. Algunos pacientes no pueden cumplir con la dieta, pero cuando arreglamos el sueño, pueden hacerlo bien, aseguró.

Dado que el estudio fue presentado en una reunión, sus hallazgos se deben considerar preliminares hasta que sean publicados en una revista revisada por colegas.

Más información

Para más información sobre el sueño, visite la National Sleep Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?