SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Dormir o no dormir juntos?

Por -
¿Dormir o no dormir juntos?
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Algunas parejas declaran que dormir en camas separadas fue lo mejor que le podía pasar a la relación. Otras no conciben dormir en otro lugar, aunque se despierten durante la noche si su compañero o compañera se mueve o hace ruido.

Cuando una pareja confiesa que duerme en camas separadas, algunos cruzan miradas cómplices de sorpresa o desconfianza. Sin embargo, aunque para algunos esta costumbre puede significar “algo malo” que no condice con el concepto de pareja feliz, algunas investigaciones demuestran que podría ser beneficioso para la salud, tanto la física como la de la pareja en sí misma, 

Un estudio reciente del Laboratorio de Sueño y Depresión de la Universidad Ryerson, en Canadá, demostró que el 30 a 40% de las parejas duermen en camas separadas. Y según los expertos, este hábito podría ayudar a la relación en lugar de perjudicarla.

Según Colleen Carney, directora del laboratorio, las personas pueden llegar a afirmar que es mejor dormir junto a su pareja; pero cuando se les hace un monitoreo cerebral mientras duermen, se comprueba que se despiertan ante cada movimiento o sonido del otro. Y dormir poco o mal, a la larga, es causante de problemas. 

Cuando se interrumpe mucho el sueño durante la noche,  ni el cuerpo ni la mente reciben la dosis necesaria de descanso. Por eso dormir en camas separadas puede ser una solución, sin que esto signifique la tumba del amor. Incluso hay parejas que eligen dormir en cuartos separados, y aún así logran mantener una relación satisfactoria y romántica. El problema es luchar contra ese estigma de que dormir en otro cuarto implica problemas maritales insuperables. 

El doctor Neil Stanley, jefe de uno de los laboratorios de sueño más importantes de Inglaterra, revela que la gente supone que tiene una mejor calidad de sueño si duerme con su pareja. Sin embargo, las evidencias demuestran que tienen un 50% más de “disturbios” cuando comparten la cama. Y los problemas pueden ser diversos. 

Dormir mal tiene sus consecuencias, ya que puede causar depresión, problemas cardíacos y riesgo de stroke, aumento en los accidentes de tránsito o de trabajo, y también de casos de divorcio. Por todo ello es sabio y saludable que cada miembro de la pareja tenga su propio espacio para poder dormir bien. Y también puede ayudar a aumentar el romanticismo, si se fantasea con una “visita” al cuarto de la pareja con fines…poco aptos para menores.

A pesar de lo expuesto, hay defensores de dormir noche a noche junto a su pareja. Otro estudio realizado entre 1,000 personas por el psicólogo y profesor Richard Wiseman, de la Universidad de Hertfordshire, demostró que el 86% de las parejas que duermen juntas y bien pegadas en la cama están muy conformes con su relación. Y “solo” el 66% de los que duermen a más de 30 pulgadas (76 cm) reveló estar conforme con su relación.

También se supo que el 94% de las parejas que se tocan durante la noche dicen tener una relación feliz, en comparación con el 68% de felices que mantienen una prudencial distancia durante las horas de sueño.

Solos o acompañados ¡pero bien! 

Camas compartidas, camas separadas o hasta cuartos separados, lo importante es lograr una noche de descanso. Además de las molestias que puede causar que la pareja se mueva o haga ruidos molestos, también puede dificultar el sueño si el cuarto es ruidoso o si no está del todo oscuro. También si hay varias luces azuladas de distintos aparatos electrónicos, o entra claridad al amanecer.

Para subsanarlo se puede recurrir a tapones para los oídos, antifaces para evitar la luz, auriculares para ver la TV o lámparas portátiles de libro para leer sin molestar a la persona con quien se comparte la cama. Y las mascotas, esos seres tan simpáticos que comparten la casa, es mejor que queden fuera del cuarto ya que suelen ser ruidosos y movedizos. ¡Buenas noches!

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?