SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cuándo decirle "¡Alto!" a su médico

Por Consumer Reports -
Cuándo decirle "¡Alto!" a su médico
CRÉDITO: THINKSTOCK

A menudo, los médicos solicitan la realización de pruebas y recomiendan medicamentos o procedimientos cuando no deberían, a veces, incluso cuando saben que no deberían hacerlo. De hecho, casi la mitad de los médicos de atención primaria afirman que sus propios pacientes reciben demasiada atención médica.

Esto surge de una encuesta que fue publicada en 2011 por un grupo de investigadores de Dartmouth College. Además, la Oficina de Presupuestos del Congreso (Congressional Budget Office) afirma que hasta un 30% de la atención de la salud en los EE. UU. es innecesaria.

Toda esa atención innecesaria puede ser peligrosa para su salud, y para su bolsillo. Por ejemplo, las radiografías y las tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés) lo exponen a una radiación que puede provocar cáncer, y pueden derivar en pruebas y tratamientos de seguimiento con riesgos adicionales. Y los costos pueden ser considerables. Un estudio que se realizó en 2011 demostró que el precio de 12 pruebas comúnmente sobreutilizadas, como los electrocardiogramas (EKG) anuales para enfermedades cardíacas y los estudios por imágenes para el dolor en la parte baja de la espalda, fue de aproximadamente $6,800 millones.

El problema se ha vuelto tan grave que grupos como el Colegio Americano de Médicos (American College of Physicians), la Alianza Nacional de Médicos (National Physicians Alliance) y una coalición de sociedades médicas de un proyecto denominado Choosing Wisely (Cómo Elegir Sabiamente) recopilaron listas de pruebas y tratamientos que los propios médicos sostienen que se realizan con demasiada frecuencia. A continuación, se encuentran los 5 ejemplos que seleccionamos de esas listas. (Para obtener más información, visite  ConsumerReports.org/cro/ChoosingWisely).

EKG y pruebas de esfuerzo con ejercicio para enfermedades cardíacas

El problema: Para muchas personas, un EKG —que registra la actividad eléctrica del corazón por medio de electrodos que se colocan en el pecho— es una parte estándar de un examen de rutina. A algunas personas también se les aplica, en forma regular, una prueba de esfuerzo con ejercicio, que consiste en la realización de un EKG mientras el paciente camina en una cinta caminadora. Ambos procedimientos son clave si usted tiene síntomas, o un riesgo alto, de enfermedad cardíaca. Sin embargo, para otras personas, las pruebas no son tan precisas y pueden derivar en un seguimiento y tratamientos innecesarios.

Los riesgos: Entre dichas pruebas de seguimiento se pueden incluir las angiografías por CT, que lo exponen a una dosis de radiación equivalente a entre 600 y 800 radiografías de tórax, y la angiografía coronaria por CT, que lo expone a mayor radiación todavía. La realización de pruebas inadecuadas también puede derivar en un tratamiento excesivo con medicamentos o, incluso, con cirugía.

Los costos: Un EKG, por lo general, cuesta alrededor de $50 y una prueba de esfuerzo con ejercicio cuesta entre $200 y $300, según el sitio web HealthCareBlueBook.com. Las intervenciones posteriores que se realizan como consecuencia de pruebas innecesarias pueden sumar cientos de dólares a la cuenta.

Cuándo considerar las pruebas: A menudo, debe solicitarse la realización de un EKG y de una prueba de esfuerzo con ejercicio si usted tiene dolor en el pecho, latidos cardíacos irregulares u otros síntomas de enfermedad cardíaca. También es razonable realizar estas pruebas en personas que tienen diabetes u otros factores de riesgo coronario y que recién empiezan a hacer ejercicio.

Estudios por imágenes para el dolor en la parte baja de la espalda

El problema: Hacerse una radiografía, una CT o una resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) puede parecer una buena idea. Sin embargo, el dolor de espalda, por lo general, se alivia en alrededor de un mes, con o sin la realización de pruebas. En un estudio realizado en 2010, las personas que tenían dolor de espalda y se sometieron a una MRI durante el primer mes no se recuperaron más rápido que aquellas a quienes no les hicieron la prueba; sin embargo, fueron 8 veces más propensos a someterse a una cirugía y sus costos médicos aumentaron 5 veces.

Los riesgos: En 2007, un estudio pronosticó 1,200 casos de cáncer nuevos en función de los 2.2 millones de CT realizadas para el dolor en la parte baja de la espalda en los EE. UU. Las CT y las radiografías de la parte baja de la espalda son especialmente preocupantes para hombres y mujeres en edad fértil, porque pueden exponer los testículos y los ovarios a una radiación considerable. Por último, las pruebas generalmente muestran anomalías que no se relacionan con el dolor, pero que pueden provocar una preocupación innecesaria y derivar en pruebas y tratamientos de seguimiento innecesarios que, a veces, incluyen cirugía.

Los costos: Una radiografía de la parte baja de la espalda varía, por lo general, entre $200 y $285; una MRI, entre $875 y $1,225; y una CT, entre $1,080 y $1,520. Los estudios por imágenes representan una gran parte de los miles de millones de dólares que gastan los estadounidenses al año para tratar el dolor en la parte baja de la espalda.

Cuándo considerar las pruebas: A menudo, es razonable realizar estas pruebas si usted tiene neuropatía o signos de una afección grave subyacente. Las señales de advertencia pueden incluir antecedentes de cáncer, pérdida de peso sin explicación, una infección reciente, pérdida del control intestinal, retención de orina o pérdida de fuerza en las piernas.

CT y MRI para los dolores de cabeza

El problema: Muchas personas quieren realizarse una CT o una MRI para ver si su dolor de cabeza es provocado por un tumor cerebral o por otra enfermedad grave. Y los médicos, a menudo, acceden para brindar tranquilidad y evitar demandas legales. Sin embargo, lo que generalmente se necesita son una historia clínica y un examen neurológico minuciosos. En raras ocasiones, resulta útil agregar una CT o una MRI.

Los riesgos: Los estudios del cerebro pueden mostrar aspectos que parecen preocupantes, pero que en realidad no lo son. Por ejemplo, los médicos pueden confundir el giro o doblez de un vaso sanguíneo con un aneurisma. Esa clase de hallazgos puede desencadenar pruebas de seguimiento y el ser referido a especialistas para costosas consultas. Además, las CT de la cabeza pueden administrar una dosis de radiación equivalente a entre 15 y 300 radiografías de tórax.

Los costos: Una CT estándar del cerebro cuesta alrededor de $340, y una MRI del cerebro, alrededor de $660. Claro que consultar al especialista o el tratamiento posterior son gastos adicionales.

Cuándo considerar las pruebas: Las pruebas generalmente están justificadas si usted tiene un resultado anormal en un examen neurológico o si su médico no puede diagnosticar el problema basándose en sus síntomas y su examen médico. Consulte al médico si le da un dolor de cabeza repentino o explosivo; diferente de los dolores de cabeza que haya tenido en el pasado; que fue provocado por un esfuerzo; o viene acompañado de fiebre, convulsiones, vómitos, pérdida de la coordinación o de un cambio en la vista, el habla o el estado de alerta.

Estudios por imágenes de densidad ósea para mujeres con un nivel bajo de riesgo

El problema: A muchas mujeres se les realizan, en forma rutinaria, pruebas de detección de debilidad ósea con un estudio por imágenes denominado radioabsorciometría de doble energía (DEXA, por sus siglas en inglés). Si en esta prueba se detecta osteoporosis categóricamente, los resultados pueden ayudarla a usted y a su médico a decidir cómo tratar el problema. Sin embargo, muchas personas descubren que solo tienen pérdida leve de masa ósea, que es una afección conocida como osteopenia, y el riesgo de fractura para esas personas es, generalmente, muy bajo.

Los riesgos: El diagnóstico de osteopenia, a menudo, deriva en un tratamiento con medicamentos, como el alendronato (Fosamax) y el ibandronato (Boniva), que representan muchos riesgos. Dichos riesgos incluyen fracturas de fémur, dolor de garganta o en el pecho, dificultad para tragar, acidez gástrica y, en ocasiones menos frecuentes, dolor de huesos, ojos, articulaciones y músculos, pérdida de masa ósea en la mandíbula y, posiblemente, ritmo cardíaco anormal. Pero hay poca evidencia de que las personas con osteopenia se beneficien con los medicamentos.

Los costos: Una DEXA cuesta alrededor de $132. El precio del suministro de alendronato genérico para un mes es de $38 a $70, y de $125 a $148 para Fosamax, la versión de marca. Las personas suelen tomar medicamentos durante años.

Cuándo considerar la prueba: Las mujeres deben hacerse el estudio a los 65 años y los hombres a los 70 años. Las mujeres más jóvenes y los hombres que tengan entre 50 y 69 años deben considerar la prueba si tienen factores de riesgo, como fracturas a causa de traumatismos menores, artritis reumatoide, peso corporal bajo, si uno de sus padres ha tenido una fractura de cadera, o si han consumido medicamentos con corticosteroides durante un período prolongado, o si beben de manera excesiva o fuman. La necesidad de realizar pruebas de seguimiento depende de los resultados de la tomografía inicial.

Antibióticos para la sinusitis

El problema: A las personas con sinusitis, congestión combinada con secreción nasal y dolor facial, generalmente, se les recetan antibióticos. De hecho, entre un 15% y un 21% de todos los antibióticos que se recetan a los adultos son para tratar la sinusitis. Sin embargo, la mayoría de las personas no necesitan los medicamentos. Esto se debe a que el problema casi siempre se origina por una infección viral, no bacteriana, y los antibióticos no actúan contra los virus.

Los riesgos: Alrededor de una de cada 4 personas que toman antibióticos informa tener efectos secundarios, como erupciones, mareos y problemas estomacales. En casos poco frecuentes, los medicamentos pueden provocar un choque anafiláctico. El uso excesivo de antibióticos también estimula el crecimiento de bacterias que no pueden ser fácilmente controladas con medicamentos. Esto hace que usted se vuelva más vulnerable a .las infecciones resistentes a los antibióticos y debilita la utilidad de los antibióticos para todas las personas.

Los costos: No todos los antibióticos son costosos, pero como los médicos los recetan en grandes cantidades, el costo total para el sistema de atención médica es considerable: al menos $31 millones por año.

Cuándo considerar los antibióticos: En general, solo si los síntomas duran un período de más de una semana a 10 días o si están acompañados de fiebre alta u otros signos posibles de una infección bacteriana

¿Por qué los médicos brindan atención innecesaria?

Una razón es que los pacientes la solicitan, quizás motivados por la creencia arraigada de que más atención siempre significa mejor atención. Y no olvidemos los anuncios publicitarios de las compañías de medicamentos. Y los médicos lo hacen con demasiada frecuencia, en parte porque es más rápido y más fácil que explicar por qué una prueba o un medicamento podría no ser una buena idea.

Por supuesto, los médicos tienen también otras motivaciones, incluidas las financieras. Por ejemplo, la investigación sugiere que aquellos médicos que invierten en equipos de estudios por imágenes recomiendan más CT y MRI que aquellos que no han hecho dicha inversión. Algunos médicos afirman que ejercen su profesión en forma agresiva para protegerse contra demandas legales. Más del 80% de los médicos de atención primaria de nuestra encuesta realizada en 2010 sostuvieron que la necesidad de ejercer la medicina en forma defensiva interfirió en su capacidad de brindar atención óptima.

Existe un motivo que es menos probable que los médicos admitan: es difícil deshacerse de los malos hábitos. Sin embargo, los investigadores afirman que los médicos, a menudo, aceptan la evidencia que refuerza el estilo de su ejercicio profesional, al mismo tiempo que ignoran la evidencia que lo contradice. Por ejemplo, los resultados de un ensayo publicado en 2007 demostraron que la angioplastía, un procedimiento invasivo, no dio mejores resultados que medicamentos sumados a cambios en el estilo de vida en personas con una enfermedad cardíaca estable. Pero varios años más tarde, un estudio demostró que la mayoría de los médicos todavía elegían la angioplastía sin darles primero la oportunidad a esos pasos más simples y menos costosos.

Haga estas preguntas

¿Realmente necesito esta prueba o procedimiento? La respuesta debe ser directa y simple. Las pruebas deben ayudarlos a usted y a su médico a decidir cómo tratar su problema, y los procedimientos deben ayudarlo a tener una vida más prolongada y más saludable.


¿Cuáles son las desventajas? Analice los riesgos así como las probabilidades de obtener resultados o hallazgos imprecisos que nunca provocarán síntomas, pero que puedan requerir más pruebas. Evalúe las posibles complicaciones en comparación con los posibles beneficios y los síntomas de la afección en sí.


¿Hay opciones más simples y más seguras?
A veces, realizar cambios en el estilo de vida brindará todo el alivio que necesita.


¿Qué sucede si no tomo ninguna medida? Pregunte si su afección podría empeorar o mejorar si usted no se realiza la prueba ni el procedimiento en este momento.


¿Cuánto cuesta? Pregunte si hay alternativas menos costosas o versiones genéricas de los medicamentos de marca.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?