Editar mi perfil

Cerrar

Muchos estadounidenses aún saben poco sobre la resistencia a los antibióticos

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -

Una encuesta halló que persisten concepciones erróneas sobre qué significa y cómo sucede

Los estadounidenses no saben tanto sobre los antibióticos y la resistencia a esos fármacos como deberían, muestra una encuesta reciente.

Por ejemplo, aunque casi el 90 por ciento de los estadounidenses saben que los antibióticos son efectivos para tratar las infecciones bacterianas, más de un tercio también cree equivocadamente que los fármacos pueden combatir las infecciones virales, como el resfriado común o la gripe.

"Una percepción errónea común es que los antibióticos pueden curar el resfriado común, y un abuso innecesario de los antibióticos para enfermedades como los resfriados es como echar combustible al fuego de la resistencia", lamentó la Dra. Lauri Hicks, directora médica del programa informativo sobre los antibióticos "Get Smart: Know When Antibiotics Work", de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

El número de "súper bacterias" resistentes a los antibióticos aumenta marcadamente. En 2005, casi 370,000 estadounidenses fueron hospitalizados con Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), frente a unos 2,000 en 1993. El SARM y otras infecciones resistentes a los fármacos acaban con las vidas de unas 60,000 personas cada año en EE. UU., y añaden un sinnúmero de días a las estadías hospitalarias y miles de millones de dólares en costos de atención de salud, según los CDC.

La nueva encuesta, en que se entrevistó a mil adultos por teléfono y a más en grupos de enfoque, fue llevada a cabo por The Pew Charitable Trusts en colaboración con los CDC, y será publicada como parte de la semana informativa sobre los antibióticos de los CDC.

Apenas el 25 por ciento de los respondientes estaban "muy informados" sobre la resistencia a los antibióticos, un tercio estaba "bastante informado", y 41 por ciento estaban muy poco o nada informados.

Pero incluso entre los que habían oído hablar de la resistencia a los antibióticos surgieron muchas ideas erróneas durante la encuesta.

Por ejemplo, aunque la mayoría de respondientes sabían que el uso innecesario de antibióticos podía resultar nocivo para la salud, menos de la mitad se daba cuenta de que también podía hacer daño a otros miembros de la comunidad.

Muchos participantes creían erróneamente que los individuos desarrollaban una tolerancia a los antibióticos, cuando son las bacterias en sí las que se hacen resistentes.

"Creían que se trataba de la persona, y no de la bacteria", apuntó Jay Campbell, vicepresidente de Hart Research Associates, que llevó a cabo la investigación. "Las personas no tienen claro que hay un inmenso impacto comunitario".

El 86 por ciento de los estadounidenses saben que deben terminar todo el tratamiento antibiótico recetado, aunque los síntomas hayan desaparecido, pero muchos apuntaron que en realidad no cumplen con esa regla.

Sin embargo, un experto apuntó que no todas las noticias son malas.

"También hay buenas noticias", señaló Ramanan Laxminarayan, director del Centro de Dinámicas, Economía y Políticas de las Enfermedades. Los datos indican que las recetas de antibióticos han descendido un 17 por ciento en EE. UU. desde 1999, aunque las reducciones no hayan sido uniformes. Estados como Mississippi, Luisiana, Alabama y Virginia Occidental han tenido los declives más modestos, o ligeros aumentos, en las recetas de antibióticos, mientras que estados como Alaska, Hawái y California han experimentado declives significativos en las recetas, anotó Laxminarayan.

Hay estrategias claras para ayudar a resolver el problema de la resistencia.

"La mala noticia es que las infecciones resistentes a los antibióticos aumentan a un ritmo alarmante, y nos estamos quedando sin opciones de tratamiento para muchas infecciones", advirtió Hicks. "La buena noticia es que hay pasos que todos podemos dar para detener la propagación de las infecciones resistentes".

En primer lugar, y lo más importante, es que consumidores y médicos comprendan que los antibióticos solo deben usarse cuando sean realmente necesarios, enfatizó.

Cuando se recetan, las personas deben utilizarlos de forma responsable, tomarlos exactamente según las indicaciones, practicar una buena higiene (sobre todo un lavado de manos frecuente y concienzudo) y ponerse las vacunas recomendadas, añadió Hicks.

Esto es particularmente importante dado que se están desarrollando pocos antibióticos nuevos.

"Hallar nuevos antibióticos seguros no es fácil, y el desarrollo de nuevos fármacos no se mantiene al día con la emergencia de la resistencia", lamentó Hicks. "Necesitamos utilizar los antibióticos con sabiduría, sin importar qué herramientas estén en desarrollo".

Más información

Averigüe qué tanto sabe sobre estos fármacos con esta prueba sobre los antibióticos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo